Anuncio del Año Jubilar de Estíbaliz

Carta de Mons. D. Juan Carlos Elizalde Espinal
Obispo de Vitoria

Queridos diocesanos,

Con inmensa alegría y emoción, en este día de la Presentación del Señor, fiesta también de la Virgen, –popularmente conocida como La Candelaria– os comunico que el Santo Padre, a través de la Penitenciaría Apostólica, ha concedido a la Diócesis de Vitoria el Año Jubilar de Estíbaliz, en honor de la Virgen María, con ocasión de los 100 años de su Coronación Canónica. El Jubileo conlleva la concesión de la indulgencia plenaria a los que peregrinen al Santuario de Estíbaliz del 6 de mayo de 2023 al 6 de mayo de 2024, en las condiciones que se precisarán, además del privilegio de impartir la Bendición Papal en el Santuario de la Patrona de Álava y de la Diócesis de Vitoria.

Será un año propicio para responder a la llamada del Espíritu Santo a caminar todos juntos con mayor fidelidad en el seguimiento de Cristo, escuchar con más intensidad la Palabra de Dios, favorecer a las personas vulnerables y purificar nuestro corazón de todo pecado. Como fue hace 100 años un momento especialmente vivo para Estíbaliz y para la Diócesis, por el inicio de la comunidad benedictina que por entonces se instaló en este cerro, así puede serlo también ahora por la nueva comunidad, por la renovación del Monasterio y por el proyecto evangelizador en la Diócesis.

Continuar leyendo «Anuncio del Año Jubilar de Estíbaliz»

Frenar la desigualdad injusta está en tus manos

Carta de Mons. D. Luis Javier Argüello Pérez
Arzobispo de Valladolid

Febrero 2023

Manos Unidas acude de nuevo a la cita de febrero con la Campaña Contra el Hambre. Nos invita a la oración, el ayuno y la limosna, y nos dispone así para la próxima Cuaresma.

Este año nos propone como lema ‘Frenar la desigualdad está en tus manos’, una desigualdad que brota del empobrecimiento injustamente causado por las reglas del juego de la economía mundial, a las que se suman corrupciones locales, desastres naturales, enfermedades etc.

El signo más visible del empobrecimiento es el hambre, un resumen de injusticias; y la organización Manos Unidas, surgida de las mujeres de Acción Católica, nos vuelve a llamar a la acción. La permanente referencia de la acción de esta organización católica es la dignidad humana y el bien común, claves de la Doctrina Social de la Iglesia. Frenar la desigualdad para combatir el hambre pasa por ayudas inmediatas urgentes, pero su horizonte más importante es lograr un trabajo digno para vencer el hambre y la pobreza. La desigualdad laboral es extraordinaria en nuestro mundo, especialmente, en el Sur global y desde ahí, la pobreza y el hambre no cesan.

Continuar leyendo «Frenar la desigualdad injusta está en tus manos»

«Caminando en esperanza»

Carta de Mons. D. Francisco Jesús Orozco Mengíbar
Obispo de Guadix

Queridos todos:

Coincidiendo con la Fiesta de la Presentación del Señor en el templo, el próximo día 2 de febrero, la Iglesia celebra la XXVII Jornada Mundial de la Vida Consagrada. Es una ocasión para unirnos todos los cristianos en oración por los consagrados al Señor y para agradecer la vocación y misión de quienes entregan su vida a Dios desde su consagración apostólica y contemplativa, componiendo un rico y bello mosaico de carismas que engrandecen a la Iglesia. En nuestra Diócesis, los consagrados son un regalo precioso del Señor que nos ayudan a caminar en esperanza.

Los consagrados han escuchado la llamada del Maestro para seguirle e imitarlo en su vida pobre, obediente y casta. Viviendo en pobreza están, como Cristo, junto a los pobres. Se entregan al Señor virginalmente y son libres para amar a todos. En el ejercicio de la obediencia nos enseñan a buscar siempre la voluntad del Señor. Todo para ser sólo de Cristo, siendo testimonio de esta pertenencia profética para el mundo, que vislumbra la Vida nueva del cielo.

Continuar leyendo ««Caminando en esperanza»»

Encuentro con los representantes de algunas obras caritativas

Nunciatura Apostólica de Kinsasa
Miércoles, 1 de enero de 2023

Discurso
en el encuentro con los representantes
de algunas obras caritativas

Queridos hermanos y hermanas:

Los saludo con afecto y les agradezco los cantos, los testimonios y las cosas que me han contado; pero, sobre todo, gracias por todo lo que hacen. En este país, donde hay tanta violencia, que retumba como el estruendo ensordecedor de un árbol que es derribado, ustedes son el bosque que crece todos los días en silencio y hace que la calidad del aire mejore, que se pueda respirar. Es verdad, hace más ruido el árbol que cae, pero Dios ama y cultiva la generosidad que germina en el silencio, dando fruto; y posa su mirada, con alegría, en quien se pone al servicio de los necesitados. Así crece el bien, en la sencillez de manos y corazones abiertos a los demás; en la valentía de los pasos pequeños que se dan para acercarse a los más débiles en el nombre de Jesús. Es muy cierto aquel proverbio que citó Cecilia: “Mil pasos comienzan siempre por el primero”.

Me sorprendió una cosa, y es que no me refirieron simplemente los problemas sociales ni enumeraron muchos datos sobre la pobreza, sino que sobre todo hablaron de los pobres con cariño. Hablaron de ustedes y de personas que no conocían antes, y que ahora son para ustedes familiares, con nombres y rostros. Gracias por esta mirada que sabe reconocer a Jesús en sus hermanos más pequeños. Hay que buscar y amar al Señor en los pobres y, como cristianos, tenemos que estar atentos si nos alejamos de ellos, porque hay algo que no está bien cuando un creyente mantiene a distancia a los predilectos de Cristo.

Continuar leyendo «Encuentro con los representantes de algunas obras caritativas»

Encuentro con las víctimas del este del país

Nunciatura Apostólica de Kinsasa
Miércoles, 1 de febrero de 2023

Discurso
en el encuentro con las víctimas del este del país

Queridos hermanos y hermanas:

Gracias. Gracias por la valentía de estos testimonios. Ante la violencia inhumana que han visto con sus ojos y experimentado en su propia carne, nos quedamos impresionados. Sólo cabe llorar, permaneciendo en silencio. Bunia, Beni-Butembo, Goma, Masisi, Rutshuru, Bukavu, Uvira, lugares que los medios de comunicación internacionales no mencionan casi nunca; aquí y en otros sitios, muchos de nuestros hermanos y hermanas, hijos de la misma humanidad, son tomados como rehenes por la arbitrariedad del más fuerte, por el que posee las armas más potentes, armas que siguen circulando. Mi corazón está hoy en el oriente de este inmenso país, que no tendrá paz hasta que la paz no haya llegado allí, a la zona oriental.  

Queridos habitantes del este, quiero decirles que estoy cerca de ustedes. Sus lágrimas son mis lágrimas, su dolor es mi dolor. A cada familia en luto o desplazada a causa de poblaciones incendiadas y otros crímenes de guerra, a los sobrevivientes de agresiones sexuales, a cada niño y adulto herido, les digo: estoy con ustedes, quisiera traerles la caricia de Dios. Su mirada tierna y compasiva se posa sobre ustedes. Mientras los violentos los tratan como objetos, el Padre que está en los cielos mira su dignidad y le dice a cada uno: «Tú eres de gran precio a mis ojos, porque eres valioso, y yo te amo» (Is 43,4). Hermanos y hermanas, la Iglesia está y estará siempre de vuestra parte. Dios los ama, no se ha olvidado de ustedes, ¡pero que también los hombres se acuerden de ustedes!

Continuar leyendo «Encuentro con las víctimas del este del país»

La vida consagrada que camina entre nosotros

Carta de Mons. D. Fernando García Cadiñanos
Obispo de Mondoñedo-Ferrol

Un año más, la fecha del 2 de febrero nos recuerda la presencia entre nosotros de aquellos hombres y mujeres que, a través de los votos de castidad, pobreza y obediencia y la vida en comunidad, conforman el vasto mundo que llamamos la vida consagrada. Se trata de un día donde, al recordar la Presentación de Jesús en el templo, todos los bautizados que han experimentado una llamada de especial consagración renuevan públicamente su compromiso y entrega al servicio de la Iglesia y para el bien de nuestra sociedad. Yo lo haré con todos los religiosos y religiosas de nuestra diócesis en sendas celebraciones en Ferrol y Ribadeo.

Es bueno que, en estos momentos donde existe una escasez de vocaciones para la vida consagrada y donde es evidente el envejecimiento de nuestras comunidades, dediquemos una jornada para valorar y agradecer el don que supone la vida consagrada en el seno de nuestra Iglesia diocesana de Mondoñedo-Ferrol. En la pluralidad de sus carismas embellecéis el testimonio y la vida de nuestra comunidad cristiana. Es mucho lo que hacéis en la Iglesia y con la Iglesia a favor de la evangelización y de la humanización. Pienso en vuestro testimonio en los colegios; en el acompañamiento que hacéis a personas con discapacidad; en la atención de las personas sin hogar; en el acogimiento de niños y jóvenes con dificultades; en vuestras tareas en las parroquias rurales donde estáis; en la ayuda a nuestros mayores…

Continuar leyendo «La vida consagrada que camina entre nosotros»

Mensaje a los fieles de la Archidiócesis de Granada

EL ARZOBISPO DE GRANADA

Granada, 1 de febrero de 2023
Solemnidad de san Cecilio

Queridos hermanos:

Al asumir hoy, solemnidad de san Cecilio, el servicio episcopal como nuevo arzobispo de Granada, tras la aceptación por parte del Papa Francisco de la renuncia presentada por nuestro anterior arzobispo D. Javier Martínez Fernández por motivos de edad, deseo enviaros un primer y breve mensaje de saludo en el que antes que nada, además de agradecer al Santo Padre su confianza puesta en mi persona y expresarle mi comunión fraterna, quiero dar las gracias a D. Javier por su acogida fraterna llena de cariño y confianza durante este tiempo que llevo entre vosotros, así como su entrega generosa durante dos décadas pastoreando esta Iglesia particular de Granada.

Continuar leyendo «Mensaje a los fieles de la Archidiócesis de Granada»

Santa Misa por la paz y la justicia

Aeropuerto de Ndolo, Kinsasa
Miércoles, 1 de febrero de 2023

Homilía
SANTA MISA POR LA PAZ Y LA JUSTICIA
SEGÚN EL MISAL ROMANO PARA LAS DIÓCESIS DEL ZAIRE

Bandeko, bobóto [Hermanos y hermanas, paz] R/. Bondeko [Fraternidad]

Bondéko [Fraternidad] R/. Esengo [Alegría]

Esengo, alegría: la alegría de verlos y encontrarlos es grande; he anhelado mucho este momento —¡nos ha hecho esperar un año!—, ¡gracias por estar aquí!

El Evangelio acaba de decirnos que también la alegría de los discípulos era grande la noche de Pascua, y que esta alegría surgió «cuando vieron al Señor» (Jn 20,20). En ese clima de alegría y asombro, el Resucitado habla a los suyos. ¿Y qué les dice? Ante todo, estas palabras: «¡La paz esté con ustedes!» (v. 19). Es un saludo, pero es más que un saludo: es un envío. Porque la paz, esa paz anunciada por los ángeles en la noche de Belén (cf. Lc 2,14), esa paz que Jesús prometió dejar a los suyos (cf. Jn 14,27), ahora, por primera vez, es entregada solemnemente a los discípulos. La paz de Jesús, que también se nos entrega en cada Misa, es pascual; llega con la resurrección, porque antes el Señor tenía que vencer a nuestros enemigos, el pecado y la muerte, y reconciliar al mundo con el Padre; tenía que experimentar nuestra soledad y nuestro abandono, nuestros infiernos, abrazar y salvar las distancias que nos separaban de la vida y de la esperanza. Ahora, terminadas las distancias entre el cielo y la tierra, entre Dios y el hombre, la paz de Jesús se da a los discípulos.

Continuar leyendo «Santa Misa por la paz y la justicia»

Encuentro con las autoridades, la sociedad civil y el Cuerpo Diplomático de la República Democrática del Congo

Jardín del Palacio de la Nación, Kinsasa
Martes, 31 de enero de 2023

Discurso
en el encuentro con las autoridades,
la sociedad civil y el Cuerpo Diplomático

de la República Democrática del Congo

Señor Presidente de la República,
Ilustres miembros del Gobierno y del Cuerpo Diplomático,
Distinguidas autoridades religiosas y civiles,
Insignes representantes de la sociedad civil y del mundo de la cultura,
Señoras y señores:

Los saludo cordialmente, agradeciendo al Sr. Presidente las palabras que me ha dirigido. Me siento feliz de estar aquí, en esta tierra tan bella, grandiosa, exuberante, que abarca al norte la selva ecuatorial, al centro y hacia el sur altas mesetas y sabanas boscosas, al este colinas, montañas, volcanes y lagos, y al oeste grandes caudales, con el río Congo que confluye en el océano. En su país, que es como un continente dentro del gran continente africano, parece como si toda la tierra respirara. Pero aunque la geografía de este pulmón verde es muy rica y variada, la historia no ha sido igualmente generosa. La República Democrática del Congo, atormentada por la guerra, sigue sufriendo, dentro de sus fronteras, conflictos y migraciones forzosas, y continúa padeciendo terribles formas de explotación, indignas del hombre y de la creación. Este inmenso país lleno de vida, este diafragma de África, golpeado por la violencia como un puñetazo en el estómago, pareciera desde hace tiempo que está sin aliento.Señor Presidente, usted ha mencionado este genocidio olvidado que está sufriendo la Republica del Congo.

Continuar leyendo «Encuentro con las autoridades, la sociedad civil y el Cuerpo Diplomático de la República Democrática del Congo»

“Caminando en esperanza”

Carta de Mons. D. Julián Barrio Barrio
Arzobispo de Santiago de Compostela

Día de la Vida Consagrada

Queridos Miembros de la Vida Consagrada:

Al acercarse la Jornada de la Vida Consagrada en la que renovaréis vuestro compromiso como consagrados, me uno a vosotros con mi agradecimiento y esta sencilla reflexión que espero os sirva para vuestra edificación espiritual.

Compromiso con el Reino de Dios

Dios os sigue buscando y tiene como proyecto seguir comprometiéndoos en su Reino que ha llegado (Mc 1,16-20) y que fue anunciado por Jesús. Él, hombre libre para hacer la voluntad del Padre, es el que llama y salva, despojándose de su rango y entregando en plenitud su vida por nosotros. Lo importante es su llamada, lo secundario es nuestra respuesta. El Señor os ha llamado para siempre a estar con él, tal como sois en medio de vuestras dificultades y vuestras limitaciones. La respuesta comporta querer hacer lo que Él hizo: anunciar el evangelio y expulsar demonios: la increencia, la injusticia, la codicia en el corazón, las depresiones psíquicas… (Lc 5). Y todo esto “caminando en esperanza”, para los demás y con los demás, sabiendo que Cristo, hoy, ayer y siempre, es la esperanza que nos garantiza que el tiempo no nos desgasta porque nos ayuda a encaminarnos a la eternidad. ¡Calzad siempre las sandalias de la esperanza en vuestro peregrinar como consagrados! De esta manera el futuro no os dará miedo aunque haya que pasar por cañadas oscuras porque la bondad y la misericordia del Señor os acompañan todos los días de vuestra vida y habitareis en la casa del Señor por años sin término (cf. Sal 23).

Continuar leyendo «“Caminando en esperanza”»