Santa Misa de Ordenación episcopal

Alocución de
Mons. D. SALVADOR GIMÉNEZ VALLS
Obispo titular de Abula y auxiliar de Valencia

salvador_gimenez_ordenacion

S.I. Catedral Basílica de Santa María, Valencia
Sábado 2 de julio de 2005

Sr. Arzobispo.
Sr. Cardenal.
Sres. Obispos.
Dignas autoridades.
Hermanos todos.

Los discípulos de Emaús volvían desanimados.

Tras las explicaciones de Jesús ardieron sus corazones, y le rogaron:

«QUÉDATE CON NOSOTROS PORQUE ATARDECE».

Esta súplica es, queridos amigos, la que deseo hacer viva aquí en esta acción de gracias y en el resto de mi vida.

En esta frase, «MANE NOBISCUM, DÓMINE», que he elegido como lema de mi episcopado, confluyen dos realidades: la constante evidencia de que EL SEÑOR está en la historia de los hombres, y la súplica de quien, como yo, desearía permanecer siempre junto a Él. Es el año de la Eucaristía. Continuar leyendo “Santa Misa de Ordenación episcopal”

Santa Misa con el Rito de la Ordenación episcopal de D. Salvador Giménez Valls

Homilía de
Mons. D. AGUSTÍN GARCÍA-GASCO VICENTE
Arzobispo metropolitano de Valencia

agustín.garcia-gasco

S.I. Catedral Basílica de Santa María, Valencia
Sábado 2 de julio de 2005

1. Yo soy el buen pastor. El buen pastor da su vida por sus ovejas… (Jn 10, 11. 15).

El Evangelio de San Juan que acaba de ser proclamado nos recuerda la imagen del Buen Pastor, presente en la Iglesia desde sus orígenes, por voluntad de Cristo. La figura de Jesús, el Buen Pastor, es una imagen privilegiada en la cual hay que inspirarse continuamente. Continuar leyendo “Santa Misa con el Rito de la Ordenación episcopal de D. Salvador Giménez Valls”

Cita en Lourdes

Carta de Mons. Fr. Jesús Sanz Montes, OFM
Obispo de Huesca y de Jaca

Domingo, 2 de julio de 2005

Jesús-Sanz-Montes

Queridos hermanos y amigos: paz y bien.

Es uno de los lugares más visitados del mundo y su capacidad hotelera rebasa con mucho tantísimas ciudades de renombrada fama turística. Y sin embargo, Lourdes no tiene lo que podríamos llamar un “gancho” mundano por representar la capital del juego de casino, de la diversión frívola, de las carreras deportivas o de los certámenes artísticos. ¿Por qué entonces, esta pequeña ciudad de los Pirineos franceses tiene tanta demanda y es tan visitada? Hace más de un siglo, en aquella aldea de montaña de gente sencilla, ocurrió un fenómeno que ha llenado de fama y devoción al pueblo cristiano de estos decenios. Una pequeña pastorcita, Bernardette Soubirous, fue visitada sin previo aviso, sin especiales condiciones por la Madre de Dios.

He tenido la gracia de pasar allí varios veranos cuando era seminarista, y de volver algunas veces después como sacerdote y obispo. Sin duda alguna, Lourdes representa una cita con ese perfil humano que nos hace verdaderamente iguales: cuando llama a nuestra puerta o a la de los seres más queridos, la visita del dolor en cualquiera de sus formas.

Continuar leyendo “Cita en Lourdes”