Santa Misa con motivo de la visita pastoral a la parroquia romana de Dios Padre Misericordioso

Parroquia de Dios Padre Misericordioso, Roma
Domingo, 26 de marzo de 2006

Homilía
IV DOMINGO DE CUARESMA (B)
Visita pastoral a la parroquia romana de Dios Padre Misericordioso

Queridos hermanos y hermanas: 

Este IV domingo de Cuaresma, tradicionalmente designado como «domingo Laetare«, está impregnado de una alegría que, en cierta medida, atenúa el clima penitencial de este tiempo santo: «Alégrate Jerusalén —dice la Iglesia en la antífona de entrada—, (…) gozad y alegraos vosotros, que por ella estabais tristes». De esta invitación se hace eco el estribillo del salmo responsorial: «El recuerdo de ti, Señor, es nuestra alegría». Pensar en Dios da alegría. Surge espontáneamente la pregunta: pero ¿cuál es el motivo por el que debemos alegrarnos? Desde luego, un motivo es la cercanía de la Pascua, cuya previsión nos hace gustar anticipadamente la alegría del encuentro con Cristo resucitado. Pero la razón más profunda está en el mensaje de las lecturas bíblicas que la liturgia nos propone hoy y que acabamos de escuchar. Nos recuerdan que, a pesar de nuestra indignidad, somos los destinatarios de la misericordia infinita de Dios. Dios nos ama de un modo que podríamos llamar «obstinado», y nos envuelve con su inagotable ternura.

Continuar leyendo «Santa Misa con motivo de la visita pastoral a la parroquia romana de Dios Padre Misericordioso»

La verdadera película

Carta de Mons. Fr. Jesús Sanz Montes, OFM
Obispo de Huesca y de Jaca

Domingo, 26 de marzo de 2006

Queridos hermanos y amigos: paz y bien.

«Pagaría por poder creer y tener fe», ha declarado en una masiva rueda de prensa, un cineasta español al presentar su nueva película. Es un misterio la fe, que a pesar de ridiculizarla, de perseguirla y censurarla, brota a borbotón cuando se baja la guardia del prejuicio, cuando nos aseguramos que no nos van a señalar por ser vistos con nuestra “debilidad” creyente de mostrarnos sin fe y al mismo tiempo tan añorantes de ella. Esta es la verdadera película: la que narra nuestra vida en su verdad desnuda.

Me viene a la memoria un delicioso diálogo en un fragmento de un “blues” de James Baldwin, entre Richard y su madre:

«Richard: También tú, cuando eras joven, estabas convencida de saber más que tu padre y que tu madre, ¿no es verdad? Apuesto a que en el fondo tú lo pensabas, vieja.

Continuar leyendo «La verdadera película»