Gratitud, convivencia y esperanza

Saludo de
Mons. D. Julián Ruiz Martorell
Obispo de Jaca

A la Hermandad del Primer Viernes de Mayo

Julian-Ruiz-Martorell

Primer Viernes de Mayo 2015

El Primer Viernes de Mayo se convierte, cada año, en un acontecimiento de gratitud, de convivencia, y de esperanza.

1) Gratitud renovada por la intercesión de la Virgen en la historia de Jaca, en el presente de su vivir cotidiano y en la apertura hacia el futuro.

Veneramos a la Madre de Dios con el título de la Victoria por su intercesión particular en momentos decisivos de la ciudad. Jaca vivió circunstancias de agobio y angustia. Estaba en juego la realidad más profunda de su ser, su identidad más honda. El pueblo experimentó la presencia intercesora de la Virgen y le expresó gratitud y reconocimiento.

También reconocemos que la Madre de Dios continúa protegiendo a los residentes y visitantes, a quienes tienen sus raíces es esta tierra y a quienes quedan fascinados por sus paisajes y la nobleza de sus habitantes. El hoy de nuestro vivir cotidiano está marcado por una cercanía intensa, sentida y vivida.

Y confiamos en la mediación intercesora de la Virgen para que anime todos nuestros esfuerzos encaminados a construir conjuntamente nuevas realidades e iniciativas.

2) Convivencia festiva, expresión de júbilo y encuentro, ocasión para reforzar los vínculos, para estrechar lazos de amistad, para vivir por y para los demás, en abierta solidaridad, con especial preocupación por los más débiles y desfavorecidos. La alegría exterior no nos aleja del sufrimiento de las familias que viven experiencias dolorosas. El gozo no nos hace olvidar la inquietud que producen la enfermedad y la falta de trabajo digno y estable. Nos sentimos cerca de quienes viven cualquier tipo de inseguridad e incertidumbre.

La auténtica alegría no se identifica solamente con las expresiones externas de júbilo. Las incluye, pero también las renueva y purifica. Hay una alegría que se asienta en el corazón, como motor que pone en marcha las mejoras actitudes. Es como el combustible, imprescindible para realizar largos recorridos que requieren esfuerzo, constancia y sacrificio.

3) Una jornada esperanzada y esperanzadora. Un día que se abre al futuro y que compromete en la construcción del mañana en clave de esperanza. Sin complejos, sin la tristeza que paraliza, sin la desilusión que impide avanzar.

Son muchos los motivos que impulsan al desaliento y a la falta de compromiso. Son muchas las razones que inducen a un ritmo de vida apagado. Por ello, es más necesario que nunca dirigir la mirada hacia lo alta, descubrir un horizonte más extenso y dilatado, percibir nuevas perspectivas e inaugurar nuevos senderos.

En este camino la Virgen nos acompaña. Cada Primer Viernes de Mayo nos dirigimos a la Virgen María que está siempre dispuesta a acogernos con su afecto de Madre y con su eficaz ayuda. Nuestra invocación es confiada porque experimentamos constantemente su intercesión.

La Santísima Virgen nos ayuda en nuestra vida con su incesante plegaria, inspirada por su amor ardiente. Ella nos se olvida de nosotros, que avanzamos en la peregrinación de la fe. Viendo nuestra fragilidad y nuestras necesidades, intercede ininterrumpidamente por todos. Su intervención suplicante obtiene la fuerza de la mediación de Cristo y es reflejo luminoso de la eficacia redentora del Hijo.

Envío un cordial saludo a todos los que se disponen a participar en la romería en honor a la Virgen de la Victoria.

Deseo una feliz jornada de gratitud, de convivencia y de esperanza.

ruizmartorell_firma✠ Julián Ruiz Martorell
Obispo de Jaca

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s