Santa Misa en la Solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo

Alocución del
Card. ROBERT SARAH
Prefecto de la Congregación para el Culto Divino
y la Disciplina de los Sacramentos

sarah26052016

S.I. Catedral Primada de la Asunción, Toledo
Jueves 26 de mayo de 2016

Oh, Señor: llenos de admiración y colmados de gratitud, hemos acogido en la fe tus palabras creadoras que no pasan: Esto es mi Cuerpo que será entregado por vosotros, éste es el cáliz de la Nueva Alianza en mi Sangre. A este pan y este cáliz nos hemos acercado guiados por su enseñanza: «Mi carne es verdadera comida y mi sangre es verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre habita en mí y yo en él. El que coma de este pan vivirá para siempre» (Jn 6, 55-56).

Lo hemos hecho impediros por su Iglesia que solemnemente nos ha amonestado: «Sancta sanctis», «Lo Santo para los santos» (Missale Hispano-Mozarabicum, Ritus communionis). Estas palabras de nuestra Madre, la Iglesia, nos han hecho reconocer que no somos dignos de servirte, pero también nos han animado a invocar tu abundante misericordia, para que, una vez más, como en nuestro bautismo, como en tantas confesiones y antes de tantas comuniones, tú nos rocíes con tu hisopo y derrames tu gracia santificadora que nos hace nuevos y santos.

De este modo, oh, Salvador nuestro, al acercarnos hoy a tu altar, una vez más, hemos podido vivir y cantar la dichosa y esperanzadora realidad de tu Sacramento: «Gustad y ved que bueno es el Señor» (Sal 33, 9). Sí, una vez más, con más necesidad si cabe, hemos proclamado con los textos de esta venerable liturgia hispano-mozárabe: «Alimentados con el Cuerpo y la Sangre de Cristo, te alabamos, Señor» (Missale Hispano-Mozarabicum, Ritus communionis).

Y esta es nuestro gozo y esta es nuestra esperanza: que hemos de salir a las calles y plazas de esta ciudad de Toledo para que el mundo te vea en la sencillez de una frágil ostia, pero rodeado, no sólo de la más bella custodia, sino por todo un pueblo que te adora y quiere vivir tu amor misericordioso y, así, anunciar en los puntos que dominan la ciudad: venid aquí y seguid el camino de la inteligencia. Hoy Toledo es púlpito de un corazón que vive y proclama: O Dios o nada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s