Primeras Vísperas de la solemnidad de Santiago, apóstol

Homilía de
Mons. D. Julián Barrio Barrio
Arzobispo de Santiago de Compostela

barriobarriojulian

S.I. Catedral Basílica de Santiago, Santiago de Compostela
Domingo 24 de julio de 2016

Saludo a los miembros del Cabildo, a los sacerdotes, a los miembros de Vida consagrada y a los fieles laicos aquí reunidos, pidiendo que todos “tengáis unos con otros los mismos sentimientos que tuvo Cristo Jesús”, sabiendo que “no hay mayor amor que dar la vida por los amigos”. No se puede dar la vida sin compartir lo que somos y tenemos, viviendo con altura espiritual que conlleva no buscar nunca la propia voluntad sino la voluntad de Dios, como norma única de la propia vocación.

En estas primeras Vísperas anunciamos la solemnidad de Santiago el Mayor, el primero entre los apóstoles en derramar su sangre para fecundar la Iglesia, y tan vinculado al itinerario de nuestra fe en Cristo. Se nos recuerda que hemos sido edificados sobre el fundamento de los apóstoles, siendo Jesús la piedra angular. La exclamación: “Oh pueblos de España, protegidos por un tal Patrono”, nos evoca la misericordia de Dios con nosotros. Nos admiramos ante la grandiosidad y belleza de la creación, pero como afirmaba el papa emérito Benedicto XVI, esta inmensidad y poder son superados todavía por la grandeza y la belleza de la misericordia[1]. Los que más de cerca viven este misterio son aquellos hombres y mujeres que experimentan la ternura de Dios. Testigos veraces de ella son entre otros el leproso tocado por Jesús (Mc. 1, 40-45), la mujer sorprendida en adulterio (Jn. 8, 3-10), Mateo, el publicano cobrador de impuestos (Mt. 9,9), la mujer que padecía flujos de sangre (Lc. 8, 43-48) o el paralítico al que le fueron perdonados sus pecados (Lc 5, 24). Pero, ¿qué decir de Pedro, que se oponía a la muerte en cruz de Jesús? ¿Y de Pablo, que perseguía a Cristo en los hermanos? El primero dejándose lavar los pies comprendió que su amor por Cristo no provenía de sí mismo (Jn. 13,9); el segundo, presumiendo ser buscador del Señor se dejó alcanzar por Él (Filp. 3, 12-14). Y ¿qué decir del apóstol Santiago que le pide al Señor que mande fuego para que acabe con aquellos samaritanos que no recibieron a Jesús? “Jesús se volvió y le regañó”. Todas estas vivencias que nos acerca la Palabra de Dios son iconos vivos donde podemos comprobar que la misericordia divina nos transforma.

También hoy se nos llama a ser mensajeros y testigos de la misericordia en medio del desierto espiritual por el que peregrinamos. Estamos necesitados de la verdad que nos hace libres y de vivir el amor con gratuidad para crear un ambiente cultural y social en el que la fe no se vea con recelo sino como posibilidad de diálogo para una civilización nueva preocupada por la pobreza material, cultural, relacional y espiritual que vive el hombre de nuestros días.

La vida del apóstol Santiago, ejemplo de generosa adhesión a Cristo, ondea en el misterio como también nuestras vidas. Así, soportó los sufrimientos por el Evangelio, convencido de que donde no hay nada por lo que valga la pena sufrir, incluso la vida misma pierde su valor. No hagamos del cristianismo algo insípido. Ser cristiano es asumir un riego y estar arraigado en una estrecha relación con Cristo que fortalece nuestras débiles fuerzas para que podamos ofrecer el testimonio cristiano. Son tiempos de adversidad pero no de desdicha. En la adversidad siempre se vislumbra una esperanza. En esta hora le pedimos al Señor, con el patrocinio del Apóstol Santiago, que nos guíe en el camino de la verdad, que es camino de valentía, de humildad, de purificación permanente y nos conceda ser testigos de su Misericordia, conquistados por su amor y capaces de anunciar el mensaje que el Apóstol nos transmitió. Amén.


[1] Cf. Benedicto XVI, Audiencia general. Miércoles 1 de febrero de 2006.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s