Vigilia de oración con los jóvenes

fran30072017_vigilia

Campus Misericordiae, Cracovia
Sábado 30 de julio de 2016

Discurso

Queridos jóvenes:

Es bello estar aquí con vosotros en esta Vigilia de oración.

Al terminar su valiente y conmovedor testimonio, Rand nos pedía algo. Nos decía: «Pido encarecidamente que recéis por mi amado país». Una historia marcada por la guerra, el dolor, la pérdida, que finaliza con una petición: la oración. Qué mejor que empezar nuestra vigilia rezando.

Venimos desde distintas partes del mundo, de continentes, países, lenguas, culturas, pueblos diferentes. Somos «hijos» de naciones que quizá pueden estar enfrentadas luchando por diversos conflictos, o incluso estar en guerra. Continuar leyendo “Vigilia de oración con los jóvenes”

Oración por la paz y por el fin de la violencia y el terrorismo

escudo_francisco

Dios omnipotente y misericordioso, Señor del Universo y de la historia humana.

Todo lo que has creado es bueno, y tu compasión por el hombre, que te abandona una y otra vez, es inagotable.

Venimos hoy a implorarte que ampares al mundo y a sus habitantes con la paz, alejando de él el destructivo oleaje del terrorismo, restaurando la amistad y derramando en los corazones de tus criaturas el don de la confianza y la prontitud para perdonar. Continuar leyendo “Oración por la paz y por el fin de la violencia y el terrorismo”

Santa Misa con sacerdotes, religiosas, religiosos, consagrados y seminaristas polacos

fran30072017

Santuario de San Juan Pablo II, Cracovia
Sábado 30 de julio de 2016

Homilía

El pasaje del Evangelio que hemos escuchado (cf. Jn 20,19-31) nos habla de un lugar, de un discípulo y un libro.

El lugar es la casa en la que estaban los discípulos al anochecer del día de la Pascua: de ella se dice sólo que sus puertas estaban cerradas (cf. v. 19). Ocho días más tarde, los discípulos estaban todavía en aquella casa, y sus puertas también estaban cerradas (cf. v. 26). Jesús entra, se pone en medio y trae su paz, el Espíritu Santo y el perdón de los pecados: en una palabra, la misericordia de   Dios. En este local cerrado resuena fuerte el mensaje que Jesús dirige a los suyos: «Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo» (v. 21). Continuar leyendo “Santa Misa con sacerdotes, religiosas, religiosos, consagrados y seminaristas polacos”