Celebración del Centenario de la Coronación Canónica de Nuestra Señora de los Milagros

Homilía de
Mons. D. José Mazuelos Pérez
Obispo de Asidonia-Jerez

mazuelosperezjose

El Puerto de Santa María
Jueves 8 de septiembre de 2016

Sr. Vicario General; Querido Sr. Párroco, D. Diego y Vicario Parroquial D. Jose Mauel; hermanos sacerdotes; Religiosos, un saludo especial a los sacerdotes y diáconos hijos del Puerto; saludo y agradezco al Sr. Alcalde y a la Corporación Municipal la colaboración prestada para que este acto se celebre en este entorno tan singular; junta de gobierno de la Hermandad de Ntra. Sra. de los Milagros; representantes de instituciones locales; queridas familias y hermanos todos que habéis querido reuniros en esta hermosa plaza en torno a la Virgen para evocar, agradecidamente al Señor, aquel acontecimiento -grandioso y entrañable “para todo el pueblo”- como fue la coronación canónica de la bendita imagen de Nuesra Señora de los Milagros, que hoy nos preside.

Como sabéis la coronación canónica viene siempre a confirmar la antigüedad y la grandeza de la devoción a una imagen, por eso celebrar este centenario es rubricar aún más el amor que profesa nuestra ciudad del Puerto de Santa María a su Madre la Virgen de los Milagros. Estos cien años nos llevan a mirar atrás, a plantearnos el presente y el futuro.

Ante esta celebración es lógico dirigir la mirada hacia el pasado y recordar Dos fechas históricas. La primera la aparición a Alfonso X el Sabio, que será un hito importantísimo como sabéis en la devoción de nuestra patrona, ya que desde ese hecho La Virgen de los milagros estará íntimamente ligada a la figura del rey Sabio que en su obra “Cantigas de Nuestra Señora” le dedica el “Cancionero de Santa María del Puerto” diciendo «Esta e como Santa maría filou un logar/ en o reino de Seuilla et fez que lle chama/ sen santa María do Porto» (“Aquí fue donde Santa María halló un lugar en el Reino de Sevilla y por ello hice que la llamaran Santa María del Puerto”)

La otra fecha a señalar fue en 1916, la ciudad de El Puerto de Santa María vive un hecho histórico: la Coronación Canónica por Breve del Papa Benedicto XV de Nuestra Señora de los Milagros. Lo fue por el cardenal Enrique Almaraz. Se trata de la segunda imagen coronada en la archidiócesis de Sevilla y la primera de la provincia de Cádiz.

Pues bien, si la primera fecha nos habla de la devoción a María como una Madre que protege a sus hijos, la segunda nos habla de una Reina que Reina en los cielos

Sobre la devoción, ni que decir tiene que a lo largo de la historia ha sido una bendición para nuestra ciudad y nuestra diócesis el amor a la Bendita Virgen de los Milagros. Esa mirada al tiempo transcurrido, conlleva reparar en:

¡Cuántos hermanos habrán obtenido consuelo y ánimo de nuestra Madre y ¡Cuántos padres tendrán hoy reconstruido sus matrimonios gracias a que acudieron a Ella para que el agua de sus egoísmos se convirtiera en el vino de la comunión! ¡Cuántos enfermos habrán encontrado alivio y esperanza mirando la cara de la Virgen de los Milagros! y ¡Cuántos moribundos sentirían la fuerza y el apoyo de María para -como San Juan- afrontar juntos el momento de la cruz! ¡Cuántos han peregrinado a esta basílica Menor para interceder por familiares y amigos que necesitaban de sus peticiones!

Cuantos milagros han visto y hemos visto. Traigo aquí el gran milagro del accidente del helicóptero que hace pocos años vivimos todos.

Como veis hermanos, ante nuestra Madre y junto a Ella no tenemos más remedio que dar gracias por este árbol bendito que Dios plantó en la bahía portuense, al igual que situó el “árbol de la vida” en medio del Paraíso. ¡Gracias, Señor, por darnos esta Madre que ha sido –a lo largo de los siglos- y sigue siendo el consuelo y el apoyo para tantos hombres y mujeres de nuestro entorno!

Al mismo tiempo esta celebración debe ser una renovación de nuestra fe en Cristo, nuestro Salvador; de nuestro amor a María, su Madre, para nosotros representada en esta imagen; y de nuestro agradecimiento al Señor que manifestó su gran misericordia entregándonos a su Madre como nuestra Madre que nos hace sentirnos Iglesia, familia de Dios y hermanos en Cristo.

Esta celebración es una llamada a todos a abrir nuestro corazón al Hijo de María. Hoy más que nunca tenemos necesidad de acoger a ese Niño que nos presenta su Madre, humilde y peque- ño pues, en una sociedad donde se constata el eclipse de Dios y la imposición de la economía del descarte como no se cansa de afirmar el Papa Francisco, Nuestra Madre y patrona nos confirma con su Hijo en los brazos de la necesidad de abrir nuestros corazones a ese Niño para proporcionar un dinamismo nuevo a toda la existencia y para que nos de la fuerza para construir una civilización del amor y al servicio de los más desfavorecidos.

En cuanto a su realeza, penetremos en el gozo de María Coronada en los cielos y entonemos con Ella el Nuevo Magnificat, que ya no habla de promesas sino de una promesa cumplida de una realidad presente. Escuchemos esa letra del canto que proclama las grandezas del Señor y nos anima a no tener miedo de nada pues la victoria final es de Nuestro Dios. Entonemos el canto con María y digamos al mundo entero que Dios es fiel y rico en misericordia.

Dejemos reinar en nuestro corazón a la Reina de los cielos, Madre amantísima de la Iglesia, y pidámosle que nos ayude a imitar sus virtudes, sobre todo su fe, esperanza y caridad, su obediencia, su humildad y de su colaboración en el plan de Cristo.

Y sobre todo ante esta bendita imagen de Nuestra Señora de los Milagros Coronada, no olvidemos nunca que Ella es Reina porque es la Madre del Rey. Así nos lo decía Benedicto XVI:

“La pequeña y sencilla muchacha de Nazaret se ha convertido en Reina del mundo. Esta es una de las maravillas que revela el corazón de Dios. Naturalmente la realeza de María depende totalmente de la de Cristo” (Ángelus 22-VIII-2010).

Y si Ella es Reina hagámonos hoy sus esclavos para poder liberarnos de la esclavitud del egoísmo y entrar en la libertad del amor. Que así sea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s