¡Solo por uno!

Carta de
Mons. D. Ángel Pérez Pueyo
Obispo de Barbastro-Monzón

perezpueyoangel

Domingo 11 de septiembre de 2016

Sólo por uno vale la pena tu disponibilidad y tu entrega misionera. Me conmueve, no sólo la fascinante imagen de Dios que nos muestra Jesús en el Evangelio, sino la plenitud de sentido, fecundidad, autenticidad, libertad y felicidad (salvación) que ofrece a quienes le siguen. En el relato del ladrón arrepentido, el evangelista Lucas presenta este episodio como la cima de la actividad evangelizadora y redentora de Jesús. Si lo juzgásemos con nuestras categorías mercantilistas, seguramente diríamos: ¡A esto se redujo todo! ¡Uno sólo! ¿Tiene sentido tanto esfuerzo, vale la pena tanto desgaste… para un resultado tan exiguo e insignificante?

Al releer la escena del ladrón salvado a la luz del relato de las tres parábolas de la misericordia: la oveja perdida, la dracma perdida y el hijo perdido, se vislumbra nítidamente el verdadero rostro de Dios. Las tres insisten en UNO: una oveja, una dracma, un hijo. Nosotros, tal vez nos preguntaríamos: «¿Compensa dejar las noventa y nueve por ir en busca de una que se perdió o ha quedado herida al borde del camino? Afortunadamente los criterios de Dios son otros. La importancia que Dios da a cada uno, a uno solo, incluso al más pequeño, revela nítidamente cómo es el corazón de Dios, capaz de acoger y salvar a un malhechor sin escrúpulos, desesperado, abandonado de todos… que acierta a pedir perdón, in extremis, a quien realmente se lo puede ofrecer. Esta es la “marca de fábrica” del Dios del Evangelio: uno, uno sólo es suficiente para justificar todo el cuidado, la atención, la alegría de Dios. En los tres casos curiosamente se subraya otra nota distintiva, la alegría. San Juan de Ávila, conmovido, también lo refleja en sus sermones: «Con un solo hijo hace el padre tantos regocijos; y con una sola oveja y una dracma» para que entendiéramos el gran cuidado que Dios tiene con cada uno en particular. Así lo he podido experimentar también yo este curso cuando he ido recorriendo bastantes pueblos perdidos en nuestros valles de la Ribagoza o del Sobrarbe.

Felicito a los sacerdotes que con tanta solicitud los acompañan y sostienen pero, sobre todo, a los cincuenta animadores que se han ofrecido semanal, quincenal o mensualmente a visitar algunos de estos pueblos con el deseo de constituirse en “panaderos de Dios”, repartiéndoles, a domicilio, el pan de la palabra, el pan de la eucaristía, el pan de la ternura de Dios. Y animo a otros a regalar unas horas de su fin de semana para que se enriquezcan por dentro compartiendo la llama que calienta su alma.

La clave, como nos recuerda el papa Francisco, está en salir fuera. Salir de la propia comodidad y atreverse a llegar a todas las periferias que necesitan la luz del Evangelio. Esta salida implica no quedarse esperando a que vengan a nuestras charlas, a nuestros cursos, a nuestras actividades… Fue el Señor quien tomó la iniciativa de salir al encuentro, de buscar a los lejanos, de ir a los cruces de los caminos para invitar a los excluidos. Ojalá arda en muchos de nuestros cristianos «recios» este deseo inagotable de brindar la misericordia divina a los más alejados y desheredados.

Salir hacia los demás no implica correr hacia el mundo sin rumbo y sin sentido. Todas nuestras acciones pastorales deben ayudar a cada persona al encuentro personal con Jesucristo, a vivir con mayor dignidad, a ser plenamente felices, a madurar y convertirse, a su vez, en misioneros. A veces habrá que detener el paso, hacer silencio, dejar de lado la ansiedad para mirar a los ojos y escuchar, o renunciar a las urgencias para acompañar al que se quedó al borde del camino.

Con mi afecto y bendición.

perez_pueyo_firmaÁngel Pérez Pueyo
Obispo de Barbastro-Monzón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s