Presentación de la Carta Apostólica del Santo Padre “Misericordia et misera”

Intervención de
S.E. Mons. RINO FISICHELLA
Arzobispo titular de Voghenza
Presidente del Pontificio Consejo para la
Promoción de la Nueva Evangelización

fisichella-presento-la-carta

Lunes 21 de noviembre de 2016

Con el cierre de la Puerta Santa de la Basílica de san Pedro se ha concluido el Jubileo extraordinario de la misericordia. Para entender el valor que ha tenido en la vida de la Iglesia, los objetivos propuestos, y los efectos que continuarán en las comunidades cristianas, es necesario tener en mano dos documentos programático: la Bula de convocación del Año Santo, Misericordiae vultus, y la Carta Apostólica Misericordia et misera, firmada ayer en la lonja de san Pedro por el Papa Francisco.

En el primer documento se lee: “Hay momentos en los que de un modo mucho más intenso estamos llamados a tener la mirada fija en la misericordia para poder ser también nosotros mismos signo eficaz del obrar del Padre. Es por esto que he anunciado un Jubileo Extraordinario de la Misericordia como tiempo propicio para la Iglesia, para que haga más fuerte y eficaz el testimonio de los creyentes” (MV 3). El deseo del Papa Francisco era expresamente éste: hacer cumplir a los creyentes la experiencia de la misericordia para convertirse en instrumento de la misericordia. Para ello, a saber, que en la vida de la misericordia de la Iglesia vuelva a ser algo extraordinariamente propulsión y eficaz. No podemos ocultar que la misericordia, empezando por el uso del término, se había convertido en algo obsoleto, relegado principalmente a la piedad popular y sin un verdadero valor en el estilo de vida cristiana. Con este Jubileo, una cosa es cierta: la misericordia se ha convertido en la protagonista, al menos durante un año, de la vida cotidiana de los cristianos. Haber confiado al Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización la realización del Jubileo también estaba destinado a hacer de este tema, que es la esencia del Evangelio, el camino de la evangelización de nuestros días para fortalecer la fe, sacudir la indiferencia , y provocar una forma coherente de vida.

No hay que olvidar, por otra parte, que el Jubileo es esencialmente una experiencia religiosa y espiritual. La trayectoria prevista desde Castel Sant’Angelo hasta la Puerta Santa quería poner de relieve que en  medio de  la ciudad y de  los turistas, se creaba  un espacio especial para la peregrinación, la reflexión y la oración. Los millones de peregrinos que  han hecho así  han  querido dar este testimonio concreto  que han entendido muy bien los que han atravesado la Vía della Conciliazione . La concretización de los signos de misericordia, actuados principalmente en los “Viernes de la misericordia”, ha llamado la atención de la opinión pública poniéndola no solamente frente a las nuevas pobrezas de nuestro mundo, sino también ante la respuesta simple y operativa de la Iglesia. Si otros pensaban que el Jubileo era principalmente una fuente de ingresos, sobre todo en un momento de crisis como el actual, han entendido mal su significado más profundo. No estamos decepcionados, pero todo tiene su razón de ser; sin embargo, pensando en poner en peligro un evento como el Jubileo para una manipulación con diferentes propósitos, no merece la pena replicar.

Desde el inicio del Jubileo, siempre me he negado a presentar estimaciones sobre la presencia en Roma de los peregrinos. Hoy, podemos afirmar con datos seguros que en el Jubileo en Roma han participado 21.292.926 peregrinos. El grupo más numeroso ha sido el  italiano, seguido por el grupo alemán, después Estados Unidos. Polonia, España… para llegar a Rusia, China, Japón, Corea del Sur, Venezuela, el Chad, Ruanda, Angola, Islas Cook, Nepal … En definitiva, peregrinos provenientes de 156 países de todo el mundo han estado presentes en Roma. Se puede decir que el mundo entero ha venido a  Roma.

Además, por primera vez en la historia de los Jubileos, este Año Santo ha tenido una caracterización universal. En todo el mundo se abrieron Puertas de la Misericordia como  testimonio de que el amor de Dios no podía saber de cualquier frontera. Según los datos de que disponemos, en los países donde el catolicismo tiene más arraigo, el porcentaje de fieles que cruzó la Puerta Santa ha superado el 80% del número total de católicos. Este resultado se logró gracias a la difusión en las diócesis; el 50% de las aproximadamente 3.000 diócesis en todo el mundo se encuentran en Europa y en América Central y del Sur. El creciente número de diócesis en África y, en parte, en Asia, ha permitido llegar a millones de personas en el resto del mundo. A nivel mundial, de hecho, gracias a los datos proporcionados por algunas diócesis importantes de todo el mundo, fue posible estimar un promedio de asistencia entre el 56% y el 62% del total de la población católica; una cifra que oscila entre 700 y 850 millones de fieles que han cruzado la Puerta Santa entre el  8 de diciembre 2015 y el mes de noviembre de 2016, en sus diócesis. A estos hay que añadir los fieles que han cruzado las Puertas de la Misericordia abiertas en santuarios y lugares de peregrinación en todo el mundo. Se trata, por tanto, del recuento fuera de las Puertas con respecto a la Diócesis. En este sentido, es posible verificar que los mayores santuarios registran una media de asistencia, de 3 millones de fieles; por ejemplo, el santuario de Cracovia ha sido un lugar de peregrinación para 5 millones de católicos; el santuario de Santiago de Compostela ha batido el récord de afluencia del año 2010; al santuario de Guadalupe acudieron alrededor de 22 millones de peregrinos. La suma de estos datos, por lo tanto, conduce a un resultado global de más de 900 a 950 millones de fieles que en todo el mundo han pasado por la Puerta Santa.

En fin, tampoco hay que olvidar que este Jubileo ha viajado incluso en el Internet. El sitio creado en siete idiomas ha recibido más de 6.523.000; la visualización de la página ha sido de 16.220.000; las acciones en el sitio 11.800.000; las búsquedas más allá de 32.300, mientras que las descargas han sido 1.524.000. Los suscriptores del sitio son más de 8 millones. Sólo unos pocos ejemplos para ver de primera mano el poder comunicativo de algunos eventos: el vídeo de Francisco en la plaza de San Pedro confesando a los chicos, en menos de 24 horas, llegó a más de 2.398 millones de personas con más de 42.000 “me gusta”; y 8.000 acciones de las cuales 1.500 comentarios. Las imágenes Francisco en el departamento neonatal del Hospital de St. John dentro de unas pocas horas llegaron a 1.800.000 personas, con 6.600 acciones… En definitiva, la comunicación no es el fracaso y fue capaz de convertirse en un evento verdaderamente global en el espacio de unos pocos minutos.

Vale la pena dedicar  unas palabras a los Voluntarios del Jubileo que han venido a  Roma. Fueron 4.000, de los cuales 1.800 de SMOM dedicados exclusivamente al servicio sanitario en las cuatro basílicas papales. Procedían de 36 países diferentes; el más anciano tenía 84 años , el más joven 18. Un tipo muy diferenciado de las personas que se han ofrecido tiempo de vacaciones, días de fiesta de la escuela o su tiempo libre, para llevar ayuda concreta a los peregrinos de la solidaridad. Un compromiso que merece nuestro aplauso y agradecimiento sincero por el duro trabajo realizado y el sacrificio realizado.

A todos los peregrinos se les ha ofrecido la imagen de una ciudad segura. El Jubileo se abrió  poco después de un ataque de violencia inaudita en Europa; desde el principio el  miedo  había desanimado a muchos a partir para Roma. Sin embargo, con cada semana que pasaba, gracias a una eficaz obra de seguridad en la ciudad, los peregrinos fueron capaces de vivir con paz y entusiasmo la propia experiencia jubilar. Sincero agradecimiento al Ministro del Interior que como jefe de seguridad del país proporciona un rostro sereno y seguro de Roma. En este sentido, ha habido una colaboración ganadora entre Italia y la Santa Sede que a través de la Secretaría Técnica, presidida por el prefecto de Roma, era capaz de garantizar el buen funcionamiento de todas las iniciativas Jubilee, especialmente para grandes eventos que involucran un flujo considerable de peregrinos. Las dificultades normales para una visión diferente de los problemas que ha habido, pero la cooperación activa ha permitido a más y llegar a una solución compartida por la seguridad de los ciudadanos, los peregrinos y turistas. Mi más sincero agradecimiento también a la región del Lazio han preparado para un servicio de atención médica y servicio de urgencias en el evento no sólo en los hospitales sino también durante todas las celebraciones jubilares.

Pero para entender si este Jubileo tendrá la eficacia esperada, es necesario tener entre las manos la Carta apostólica Misericordia et misera en la que se lee: “La misericordia no puede ser un paréntesis en la vida de la Iglesia, sino que constituye su misma existencia, que manifiesta y hace tangible la verdad profunda del Evangelio. Todo se revela en la misericordia; todo se resuelve en el amor misericordioso del Padre” (MM 1). Partiendo de la imagen bíblica, narrada en el capítulo 8 del Evangelio de Juan, que cuenta el encuentro de Jesús con la mujer adultera, el Papa Francisco el camino hacia el futuro la vida de la Iglesia de modo que siempre pueda ser instrumento de la misericordia hacia todos sin excluir a nadie.

Los dos pilares sobre los que se asienta la Carta son el hecho de que la misericordia debe ser celebrada y vivida. Partiendo de aquí se dan  líneas pastorales que serán muy útiles para el proyecto vital  de las comunidades cristianas de todo el mundo. En primer lugar, la celebración de la misericordia. Es bueno tener en cuenta que Francisco en estas páginas ofrece pautas concretas que ya se han reflejado en la celebración del Jubileo. Una primera novedad es que los Misioneros de la Misericordia se confirman en su servicio para que “se prolongue todavía, hasta nueva disposición, como signo concreto de que la gracia del Jubileo siga siendo viva y eficaz” (MM 9). De hecho, la acción de los misioneros ha sido muy fructífera; han confesado durante días enteros, han viajado de una parte a otra de sus respectivos países para hacer tangible que la misericordia no tiene límites. De la misma manera, el Papa Francisco escribe: “para que ningún obstáculo se interponga entre la petición de reconciliación y el perdón de Dios, de ahora en adelante concedo a todos los sacerdotes, en razón de su ministerio, la facultad de absolver a quienes hayan procurado el pecado de aborto” (MM 12). Como es sabido este pecado estaba reservado a los obispos que, dependiendo de las circunstancias, concedían a los sacerdotes de sus respectivas diócesis el poder de absolver. A partir de hoy, “en virtud de su ministerio”, es decir, por el hecho mismo de ser ministros de la reconciliación, el pecado de aborto, podrá ser perdonado por cada sacerdote, sin ningún tipo de delega en particular. Con el mismo espíritu de salir al encuentro de las necesidades de los fieles, el Santo Padre “confiando en la buena voluntad de sus sacerdotes, para que se pueda recuperar con la ayuda de Dios, la plena comunión con la Iglesia Católica” (MM 12) establece que cuantos frecuentan las iglesias oficiadas por los sacerdotes de la Fraternidad de San Pío X pueden recibir válida y lícitamente la absolución sacramental.

También hay una iniciativa que sale al encuentro de los planes pastorales de la diócesis, y será la oportunidad de dar más espacio a la Palabra de Dios: “Sería oportuno que cada comunidad, en un domingo del Año litúrgico, renovase su compromiso en favor de la difusión, conocimiento y profundización de la Sagrada Escritura: un domingo dedicado enteramente a la Palabra de Dios para comprender la inagotable riqueza que proviene de ese diálogo constante de Dios con su pueblo” (MM 7).

El segundo pilar de la Carta Apostólica, se centra más en vivir la misericordia y en el  “carácter social” (MM 19), que reviste. El Papa Francisco no oculta que siempre está implícita la tentación de hacer una “teoría de la piedad”; que excede el extremo de convertirse en no “la vida diaria de la participación y el intercambio” (MM 20). En este contexto se propone la Jornada mundial de los pobres. como compromiso de toda la Iglesia para “reflexionar cómo la pobreza está en el corazón del Evangelio y sobre el hecho que, mientras Lázaro esté echado a la puerta de nuestra casa, no podrá haber justicia ni paz social” (MM 21).

El Papa Francisco en esta Carta esta no hace más que profundizar en el tema que tanto ama de la misericordia como una dimensión esencial de la fe y del testimonio cristiano. La provocación de releer las obras espirituales y corporales de misericordia tradicionales  a la luz de las nuevas formas de pobreza en el mundo de  hoy, son una invitación concreta, para que las comunidades cristianas y cada creyente de espacio a la imaginación de la misericordia, que produzca una “cultura de la misericordia, basada en el redescubrimiento del encuentro con los demás: una cultura en la que ninguno mire al otro con indiferencia ni aparte la mirada cuando vea el sufrimiento de los hermanos” (MM 20).

2 comentarios sobre “Presentación de la Carta Apostólica del Santo Padre “Misericordia et misera”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s