Celebración del Tota Pulchra

Homilía de
Mons. D. Julián Ruiz Martorell
Obispo de Huesca

acotaciones-del

S.I. Catedral de la Transfiguración del Señor, Huesca
Miércoles 7 de diciembre de 2016

TOTA PULCHRA 2016

0) Cada año nos reunimos en esta Catedral para entonar el himno “Tota Pulchra” y la “Salve Regina” y expresar nuestro reconocimiento y gratitud a la Virgen Inmaculada. A ella se aplican las palabras del Cantar de los Cantares (4,7) que nos permiten reconocer con devoción: “Toda hermosa eres, María, y no hay mancha alguna en ti”.

El Cabildo Diocesano, la Corporación Municipal y el Claustro de Profesores del Instituto de Enseñanza Secundaria “Ramón y Cajal”, heredero de la Universidad Sertoriana, colaboran en una iniciativa que hace posible y real el diálogo entre la fe y la cultura, expresión de una armoniosa síntesis entre la adhesión a Jesucristo y la vida.

Un fragmento del Cantar de los cantares proclama: “Tota pulchra es, amica mea, et macula non est in te”. Estas palabras se aplican a María Inmaculada que nos enseña cómo tenemos que escuchar a Dios y cómo es posible hablar de Dios con la vida.

El Claustro de Profesores del Instituto “Ramón y Cajal” desarrolla el “ars docendi” (arte de enseñar), la Corporación Municipal lleva a cabo el “ars regendi” (arte de regir), el Cabildo desempeña el “ars celebrandi” (arte de celebrar, pues le corresponde el culto solemne en la Catedral).

1) El beato Pablo VI dijo a los artistas: “Os necesitamos. Nuestro ministerio necesita vuestra colaboración. Porque, como sabéis, nuestro ministerio es predicar y hacer accesible y comprensible, más aún, conmovedor, el mundo del espíritu, de lo invisible, de lo inefable, de Dios. Y en esta operación… vosotros sois maestros. Es vuestro oficio, vuestra misión; y vuestro arte consiste en descubrir los tesoros del cielo del espíritu y revestirlos de palabra, de colores, de formas, de accesibilidad”.

El vínculo profundo entre belleza y esperanza constituía también el núcleo fundamental del sugestivo Mensaje que Pablo VI dirigió a los artistas al clausurar el concilio ecuménico Vaticano II, el 8 de diciembre de 1965: “A todos vosotros -proclamó solemnemente- la Iglesia del Concilio dice por nuestra voz: si sois los amigos del arte verdadero, vosotros sois nuestros amigos” (Concilio Vaticano II. Constituciones. Decretos. Declaraciones, BAC 1968, p. 841). Y añadió: “Este mundo en que vivimos tiene necesidad de la belleza para no caer en la desesperanza. La belleza, como la verdad, es lo que pone la alegría en el corazón de los hombres; es el fruto precioso que resiste a la usura del tiempo, que une las generaciones y las hace comunicarse en la admiración. Y todo ello por vuestras manos… Recordad que sois los guardianes de la belleza en el mundo” (ib.).

2) San Juan Pablo II escribió una “Carta a los artistas” en la víspera del gran jubileo del año 2000, con la solemnidad de un documento papal y el tono amistoso de una conversación entre “los que -como reza el encabezamiento- con apasionada entrega buscan nuevas “epifanías” de la belleza”.

San Juan Pablo II citaba un verso de un poeta polaco, Cyprian Norwid: “La belleza sirve para entusiasmar en el trabajo; el trabajo, para resurgir” (n. 3). Y más adelante añadía: “En cuanto búsqueda de la belleza, fruto de una imaginación que va más allá de lo cotidiano, es por su naturaleza una especie de llamada al Misterio. Incluso cuando escudriña las profundidades más oscuras del alma o los aspectos más desconcertantes del mal, el artista se hace, de algún modo, voz de la expectativa universal de redención” (n. 10). Y en la conclusión afirma: “La belleza es clave del misterio y llamada a lo trascendente” (n. 16).

3) Benedicto XVI, en su “Encuentro con los artistas” del 21 de noviembre de 2009, afirmó: “Lamentablemente, el momento actual no sólo está marcado por fenómenos negativos a nivel social y económico, sino también por una esperanza cada vez más débil, por cierta desconfianza en las relaciones humanas, de manera que aumentan los signos de resignación, de agresividad y de desesperación. Además, el mundo en que vivimos corre el riesgo de cambiar su rostro a causa de la acción no siempre sensata del hombre, que, en lugar de cultivar su belleza, explota sin conciencia los recursos del planeta en beneficio de pocos y a menudo daña sus maravillas naturales. ¿Qué puede volver a dar entusiasmo y confianza, qué puede alentar al espíritu humano a encontrar de nuevo el camino, a levantar la mirada hacia el horizonte, a soñar con una vida digna de su vocación, sino la belleza? Vosotros, queridos artistas, sabéis bien que la experiencia de la belleza, de la belleza auténtica, no efímera ni superficial, no es algo accesorio o secundario en la búsqueda del sentido y de la felicidad, porque esa experiencia no aleja de la realidad, sino, al contrario, lleva a una confrontación abierta con la vida diaria, para liberarla de la oscuridad y trasfigurarla, a fin de hacerla luminosa y bella”.

“Una función esencial de la verdadera belleza, que ya puso de relieve Platón, consiste en dar al hombre una saludable “sacudida”, que lo hace salir de sí mismo, lo arranca de la resignación, del acomodamiento del día a día e incluso lo hace sufrir, como un dardo que lo hiere, pero precisamente de este modo lo “despierta” y le vuelve a abrir los ojos del corazón y de la mente, dándole alas e impulsándolo hacia lo alto. La expresión de Dostoievski que voy a citar es sin duda atrevida y paradójica, pero invita a reflexionar: “La humanidad puede vivir -dice- sin la ciencia, puede vivir sin pan, pero nunca podría vivir sin la belleza, porque ya no habría motivo para estar en el mundo. Todo el secreto está aquí, toda la historia está aquí”. (…) La belleza impresiona, pero precisamente así recuerda al hombre su destino último, lo pone de nuevo en marcha, lo llena de nueva esperanza, le da la valentía para vivir a fondo el don único de la existencia”.

“(…) La belleza auténtica, en cambio, abre el corazón humano a la nostalgia, al deseo profundo de conocer, de amar, de ir hacia el Otro, hacia el más allá. Si aceptamos que la belleza nos toque íntimamente, nos hiera, nos abra los ojos, redescubrimos la alegría de la visión, de la capacidad de captar el sentido profundo de nuestra existencia, el Misterio del que formamos parte y que nos puede dar la plenitud, la felicidad, la pasión del compromiso diario.

“Queridos artistas (…). Vosotros sois los guardianes de la belleza; gracias a vuestro talento, tenéis la posibilidad de hablar al corazón de la humanidad, de tocar la sensibilidad individual y colectiva, de suscitar sueños y esperanzas, de ensanchar los horizontes del conocimiento y del compromiso humano. Por eso, sed agradecidos por los dones recibidos y plenamente conscientes de la gran responsabilidad de comunicar la belleza, de hacer comunicar en la belleza y mediante la belleza. Sed también vosotros, mediante vuestro arte, anunciadores y testigos de esperanza para la humanidad. Y no tengáis miedo de confrontaros con la fuente primera y última de la belleza, de dialogar con los creyentes, con quienes como vosotros se sienten peregrinos en el mundo y en la historia hacia la Belleza infinita. La fe no quita nada a vuestro genio, a vuestro arte, más aún, los exalta y los alimenta, los alienta a cruzar el umbral y a contemplar con mirada fascinada y conmovida la meta última y definitiva, el sol sin ocaso que ilumina y embellece el presente”.

“San Agustín, cantor enamorado de la belleza, reflexionando sobre el destino último del hombre (…) escribía: “Gozaremos, por tanto, hermanos, de una visión que los ojos nunca contemplaron, que los oídos nunca oyeron, que la fantasía nunca imaginó: una visión que supera todas las bellezas terrenas, la del oro, la de la plata, la de los bosques y los campos, la del mar y el cielo, la del sol y la luna, la de las estrellas y los ángeles; la razón es la siguiente: que esta es la fuente de todas las demás bellezas” (In Ep. Jo. Tr. 4, 5: PL 35, 2008)”.

4) “Los artistas son testigos de esperanza para la humanidad, por ello debemos cuidar la belleza, y la belleza sanará tantas heridas del alma y del corazón del hombre de nuestro tiempo”, dijo el Papa Francisco en un Mensaje a los miembros de las Academias Pontificias.

En su discurso, el Santo Padre alentó a los miembros de las Academias Pontificias a seguir profundizando sobre los temas fundamentales que ayudan a conseguir una visión humanística cristiana. “Las Iglesias parroquiales, especialmente si surgen en contextos periféricos son “oasis de belleza” y de acogida, a pesar de su simplicidad, favoreciendo el encuentro con Dios para un desarrollo armonioso de la comunidad”.

“Los artistas, escribió el Pontífice en su mensaje, especialmente aquellos que son creyentes, tienen una tarea importante: realizar la obra de arte que, por medio del lenguaje de la belleza, llevan una chispa de esperanza allí donde las personas parecen rendirse a la indiferencia y a la maldad”. El Obispo de Roma pidió a los arquitectos y pintores, escultores y músicos, fotógrafos y poetas, artistas de cada disciplina, hacer brillar la belleza, “sobre todo allí donde la oscuridad domina lo cotidiano”.  El Papa Francisco solicitó a los artistas “crear pequeñas “chispas de belleza” arquitectónicas y artísticas para devolver a las áreas más degradadas y afeadas en sentido de la belleza, de la dignidad y del decoro humano, incluso más que urbano”.

El Sucesor de Pedro recordó que los artistas son testigos de esperanza para la humanidad, por ello los invitó a cuidar de la belleza.

Además, en el documento, el Papa Francisco animó a sostener a los jóvenes que se empeñan en ofrecer una válida contribución a la humanidad. El Papa Francisco concluyó su mensaje encomendando a la Virgen María, la Tota Pulchra, la verdadera centella de la belleza de Dios, que brilla con su materna protección sobre nuestro camino cotidiano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s