Navidad musical 2016

Carta de
Mons. D. Raúl Berzosa Martínez
Obispo de Ciudad Rodrigo

berzosamartinezcecilioraul

Tres motivaciones me mueven a escribir sobre la música: la primera, porque es tiempo de Navidad y no podemos imaginar una Navidad sin música. La segunda, porque se cumple el 50 aniversario del documento sobre la Liturgia (Sacrosantum Concilium) donde se habla extensamente sobre música litúrgica y sagrada. Y la tercera razón, porque he vuelto a releer las declaraciones que hizo el Papa Benedicto XVI, en Julio del 2015, al serle otorgado el doctorado honoris causa de la Academia de Música de Cracovia, por el amor y la atención de Joseph Ratzinger hacia la música litúrgica. El Papa recordó su infancia, cuando asistía a las misas acompañadas con coro y orquesta, y que, cuando “resonaban las primeras notas de Mozart, el cielo casi se abría para él y experimentaba profundamente la presencia del Señor”.

El Papa nos plantea dos preguntas muy sugerentes: “¿Qué es la música?… ¿De dónde viene y a qué nos lleva?”… –Respondió que la música, nace en un primer momento, como una experiencia de amor, que empuja al hombre a expresarse de una manera nueva.

Un segundo origen de la música es la experiencia de la tristeza, al ser golpeados humanamente por la muerte, el dolor, o los abismos de la existencia. Dimensiones que no se pueden expresar solamente con palabras y discursos.

Y, en tercer lugar, el origen de la música, es el encuentro con lo divino, que desde el inicio define al ser humano. Precisamente, en ningún otro ámbito cultural  – subrayó el Papa Benedicto XVI- la música tiene la grandeza que en se expresa en la dimensión de la fe: de Palestrina a Bach, de Hendel a Mozart, de Beethoven a Bruckner, se muestra que la música sagrada es una experiencia única. La música halla su manantial más profundo en el encuentro con Dios, particularmente en el encuentro con Jesucristo.

Esta música sagrada es una demostración de la verdad del cristianismo y una manera muy especial de participar en la celebración de los misterios de la fe. Concluye el Papa que “donde existe un encuentro con el Dios viviente que en Cristo viene hacia nosotros, allí nace y crece nuevamente también una respuesta musical”

Ojalá sea así también en Navidad y las músicas que escuchemos o interpretemos no sean sólo “profanas y de dudoso gusto” sino “expresión de la alegría de creer y de la belleza de la fe”. Que no falten los villancicos más populares y bellos en casa, en la calle y en los templos.

¡Feliz Navidad musical 2016! Mi bendición a todas las familias, especialmente a las más necesitadas.

firma-raul-berzosa
✠ Raúl Berzosa Martínez
Obispo de Ciudad Rodrigo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s