La auténtica paz y la verdadera alegría de la Navidad

Carta de
Mons. D. José Leonardo Lemos Montanet
Obispo de Orense

JoseLeonardoLemosMontanet

Diciembre 2016

Dentro de unos días nos encontraremos de lleno en las fiestas navideñas. Desde hace décadas parece que esta fiesta tan hermosa, cargada de profundo sentido humano y divino, se ha convertido en una ocasión para consumir y, a veces, para consumir incluso lo que no se tiene.

La publicidad, las luces de colores y las músicas navideñas, nos envuelven por todas partes y, sin querer, parece que nos cautivan el corazón como si se tratase de un encantamiento. El ritmo de la Navidad parece estar marcado por los grandes almacenes, la lotería y los adornos multicolores que alegran nuestras calles y plazas.

Pero, ¿qué es la Navidad? Una fiesta cristiana donde celebramos el gran misterio de la encarnación de Dios, un misterio que ha revolucionado la historia cultural y religiosa de la humanidad.

Jesús, el Hijo de Dios, quiso compartir con todos los hombres y mujeres, de ayer, hoy y mañana, su propia vida. Se hizo hombre y, a través de este hecho, nos enriqueció con “su pobreza”. Porque nuestro Dios se hizo pequeño, muy pequeño. Se hizo carne igual que la nuestra para elevarnos y ayudarnos de este modo a abrir una puerta a la esperanza.

Al contemplar las pequeñas figuras del Niño Dios nos llenamos de ternura y todo nuestro ser parece que quiere recuperar esa sencillez de niño para descubrir en los demás el rostro del mismo Dios. Por eso, una de las muchas ideas de la Navidad es compartir. Compartir con familiares y amigos los mejores deseos; compartir con los necesitados la ternura que el Buen Dios hace crecer en nuestras vidas, si le dejamos.

Compartir lo que tenemos, poco o mucho, con aquellos que no tienen: tiempo, regalos, cariño, compañía, comida, dinero. En la medida en que abramos, de par en par, nuestro corazón a los otros, así percibiremo en lo más íntimo de nuestro ser como Dios se multiplica en nuestra existencia. No te olvides, en la medida en que damos o compartimos, el Señor nos da el ciento por uno.

Os deseo lo mejor en estas fiestas tan entrañables y, seguro, que lo mejor es que Dios sea con nosotros para que os bendiga con todaclase de bienes materiales y espirituales y así, regalados por el que no se deja ganar en generosidad, podamos compartir lo que tenemos con los demás. No te olvides: ¡Navidad es compartir! Sólo compartiendo lo mucho que Dios nos da seremos capaces de ser agradecidos y esto nos llenará de paz y alegría; la auténtica paz y la verdadera alegría de la Navidad.

Con afecto os bendice.

lemos_montanet_firma✠ J. Leonardo Lemos Montanet
Obispo de Orense

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s