Navidad, celebración interior para iluminar el mundo

Mensaje de Navidad 2016

Mons. D. Rafael Zornoza Boy
Obispo de Cádiz y Ceuta

ZornozaBoyRafael

La Navidad que se acerca es una celebración de gran alegría, también externa, pero sobre todo es un evento religioso para el que es necesario una preparación espiritual.  Para preparar y celebrar la Navidad el Papa Francisco, por tarto,  ha pedido hacer un examen de conciencia y abandonar la “búsqueda del éxito a toda costa”, del “poder en detrimento de los más débiles”, de la riqueza y del “placer a cualquier precio”. “Es necesario realizar un cambio en nuestra vida, un examen de conciencia para dejar a un lado el camino lleno de ídolos de este mundo, actitudes propias del diablo como buscar el éxito a toda costa, buscar el poder en detrimento de los más débiles, tener sed de la riqueza y buscar el placer a cualquier precio”. Que Dios se haga hombre tiene que ver con el Reino de Dios y el Reino de los cielos. El Reino de Dios se extenderá sin fin hasta la vida eterna, pero lo más impresionante es que el Reino de Dios está aquí presente  y que es posible experimentar desde ahora su potencia espiritual. Curiosamente su criterio y estilo, vividos en nuestra propia vida, serán el criterio de discernimiento cuando demos cuenta de ella al final, ante el Señor que se ha hecho hombre para abrirnos la puerta del cielo.

Es importante que brille nuestra alegría y se manifieste a los demás. Nuestras celebraciones, llenas de sencillez y profundidad para vivir la vida cargada de valores, de deseo de bien, de paz y de servicio, deseosos de compartir con los necesitados y atentos con los pobres, enfermos y desvalidos, son algo más que bombillitas led o espumillón barato para decorar una sala: son un verdadero faro, un foco de luz ardiente que sintoniza inmediatamente con lo más íntimo del corazón de todos, al que muestra con naturalidad la belleza de una sociedad iluminada por Dios.

María es la Virgen de la espera y de la esperanza, es el modelo de la actitud espiritual con el que la Iglesia celebra y vive los misterios divinos. Con la fiesta de la Inmaculada hemos celebrado el feliz comienzo de la Iglesia, hermosa, sin mancha ni arruga (Pablo VI, Marialis Cultus 3). Ella nos anima a prepararnos con actitud vigilante, orando y alabando a Dios.

Que la Virgen María nos ayude a prepararnos al encuentro con este Amor cada vez más grande que en la noche de Navidad se ha hecho pequeño, como una semilla caída en la tierra, la semilla del Reino de Dios. Debemos pedir su intercesión materna para la conversión de los corazones y el don de la paz.

zornoza-firmaRafael Zornoza Boy
Obispo de Cádiz y Ceuta

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s