Santa Misa en la fiesta del Bautismo del Señor

Homilía de
Mons. D. Juan del Río Martín
Arzobispo Castrense de España

delrio08012017

S.I. Catedral de las Fuerzas Armadas de España, Madrid
Domingo 8 de enero de 2017

1. El Señor bendice a su pueblo con la paz (Sal 28).

La celebración de la 50 Jornada Mundial de la Paz, ha tenido lugar el 1 de enero. Por razones pastorales en nuestro Arzobispado Castrense de España, lo celebramos habitualmente en esta fiesta del bautismo de Jesús. El lema del Mensaje del papa Francisco para este año lleva por titulo: La no violencia: un estilo de política para la paz. Entre otros muchas enseñanzas nos viene a decir: “Cuando las víctimas de la violencia vencen la tentación de venganza, se convierten en los protóginas más creíbles de la construcción de la paz”. La no violencia se ha de dar a todos los niveles: personales, locales y mundiales. Cuando esto sucede, entonces “la no violencia” se convierte en un estilo de nuestras relaciones, y de la misma política en sus diversos aspectos.

Responder a la violencia con más violencia, en un mundo fragmentado, solo lleva a más muerte física y espiritual, a enorme sufrimiento y a emigraciones forzadas como estamos viendo actualmente. Cuando ponemos nuestra mirada en Jesús, el Príncipe de la paz, nos dice que el: “corazón humano es el verdadero campo de batalla donde se enfrenta, la violencia y la paz”. Además, nos estimula a que nos dejemos bendecir con su gracia, para que “el corazón de piedra” endurecido por la violencia, se convierta en “un corazón de carne” que acoja la misericordia y el perdón divino. La otra gran verdad que nos revela el Dios crucificado y abandonado es que la venganza no está en su ideario, que el “amor a los enemigos” es la “carta magna de la no violencia” de sus seguidores. Este es el modo de responder contra toda injusticia.

2. Mirad a mi siervo, a quién sostengo….para que traiga la justicia y el derecho a las naciones… (Is 42, 1ss.)

El bautismo del Ungido fue muy importante para la comunidad primitiva, ya que se encuentra reflejado en los cuatros evangelistas. Ello, nos lleva a pensar en nuestro propio bautismo. Esta epifanía al comienzo de la vida pública de Jesús se presenta bajo el “ropaje del Siervo doliente” del profeta de Isaías, llamado a propagar la justicia de Dios que nos hace “salvo”. Por eso mismo, Juan el Bautista reconoce en el Evangelio que se acaba de proclamar,  que Jesús es superior a él (cf. Mat 3,14) ¿Por qué pide entonces el bautizo Aquel que esta llamado a ser “el Cordero que quita el pecado del mundo”. Pues se trata de manifestar dos grandes realidades salvadoras: Por una parte, la solidaridad del Dios con el hombre que se revela en Jesús de Nazaret. El que no tiene pecado, aparece aparentemente como pecador para enseñarnos que “tanto amó Dios al mundo que nos entrego a su propio Hijo”. Por otro lado, el acontecimiento del Jordán se muestra como redención del pecado y de la muerte de la humanidad, es obra de toda la Trinidad, llevada a cabo por el Padre que envía a su Hijo, “el predilecto”, y ungido por la fuerza del Espíritu, que en el texto evangélico aparece en forma de “paloma”.

3. Esta claro que Dios no hace distinciones…anunciando la paz que traería Jesucristo (Hech 10, 35).

Por encima de cualquier barrera humana, quienes “confiesen con sus labios y corazón de que Jesús, es el Hijo de Dios se salvará” (Rom 10,9). Por la fe en ese Dios Uno y Trino y por el sacramento de las aguas bautismales, los cristianos somos constituidos “hijos en el Hijo”, por lo tanto, constructores de la paz que nos ha traído Jesús de Nazaret, haciéndolo de manera humilde y silenciosa. Desde esa nueva vida en Cristo, ella nos ilumina y nos hace vivir la vida con los demás en unos esquemas muy diferentes al mundo: “mi paz os dejo, mi paz os doy , no os la doy como la da el mundo” (Jn 14,27). Queda claro que desde perspectiva del Evangelio la no violencia constituye un ideal imprescindible. Las diferencias entre los hombres no pueden seguir zanjándose por los caminos del terror y con la sinrazón de la fuerza. La paz no se impone con las armas, sino con el diálogo, el encuentro, la paciencia, la verdad y la justicia.

A pesar de los anhelos de paz que todos tenemos, hemos de contar con la existencia del mal y de la ambición humana, que destruye a las personas y a las naciones, de ahí la existencia de unas Fuerzas Armadas y unos Cuerpos de Seguridad del Estado que nos garanticen el derecho y el deber de mantener la defensa, la integridad y la independencia nacional. Los miembros que las componen fueron llamados por san Juan Pablo II “centinelas de la paz”, porque no está reñido el ser militar, guardia civil o policía con la fe en Dios y con el compromiso de ser constructores de la paz.

Para que perseveren firmes en esta vocación evangélica de estar dispuestos a dar la vida por sus conciudadanos, la Iglesia les presta su asistencia pastoral mediante sacerdotes especializados, que son nuestros capellanes castrenses, que desde aquí reciben nuestros reconocimiento y nuestro aliento para seguir ejerciendo su ministerio de paz entre las armas, como un reclamo y derecho que tiene el militar creyente de ser asistido en sus necesidades espirituales y pastorales, para que como dice el papa Francisco: “vuestra misión de acompañamiento espiritual…pueda contribuir a prevenir las violaciones del Derecho Humanitario, reduciendo el dolor y los sufrimientos que la guerra provoca, desde luego en quien la sufre, pero también quien combate en ella….(así también) Estáis llamados a alimentar en los militares y en sus familias la dimensión espiritual y ética, para que los ayude a afrontar las dificultades y los interrogantes, con frecuencia desgarradores, inherentes a ese peculiar servicio a la patria y a la humanidad” (Roma, 26-10-2015).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s