Seamos buena noticia

Carta de
Mons. D. Atilano Rodríguez Martínez
Obispo de Sigüenza-Guadalajara

atilano rodriguez martinez

Domingo 8 de enero de 2017

Cada día se producen en nuestro mundo muchas buenas noticias que, con frecuencia, pasan inadvertidas o no son debidamente valoradas. Miles de personas, dejando a un lado sus intereses personales, cuidan con mimo a los enfermos, ofrecen ayuda y consuelo a los necesitados, acogen a los emigrantes y refugiados, recorren caminos para la construcción de la paz y ponen los medios para que los excluidos de la sociedad recobren sus derechos y su dignidad.

A pesar de la existencia de estas buenas noticias, corremos el riesgo de ver la realidad con una visión negativa, pues los medios de comunicación nos recuerdan insistentemente la falta de respeto a la vida humana, las injusticias sociales y los enfrentamientos armados en distintos rincones del planeta. Estas dolorosas realidades, que afectan a tantas personas inocentes, son el resultado del fanatismo religioso, de la avaricia, del afán de poder y del deseo incontrolado de riquezas por parte de unos pocos.

En medio de estas malas noticias, que pueden inducirnos a pensar que no hay esperanza ni futuro para la humanidad, la Iglesia nos recuerda durante el tiempo de Navidad una gran noticia: Dios, que es Padre de todos, de los violentos y de los que ansían la paz, nos regala a su Hijo para iluminar las tinieblas del mundo con la claridad de su venida.

Esta incomparable noticia puede pasar desapercibida para quienes no son creyentes, pero también para quienes nos confesamos cristianos por el hecho de haber recibido un día el sacramento del bautismo. Todos corremos el peligro de olvidar que el Niño Dios viene al mundo para ser compañero de camino, para iluminar nuestras tinieblas, para perdonar nuestros pecados y para ser el único Salvador de los hombres.

Dios, por medio de su Hijo muy amado, viene a visitarnos y a quedarse con nosotros para que no olvidemos que, si le recibimos como el único Salvador de nuestras vidas, dejándole guiar nuestros pensamientos y acciones en cada instante de la existencia, es posible la paz, la alegría, la justicia y la fraternidad entre todos los seres humanos.

Durante los encuentros navideños con los amigos o con los miembros de nuestra familia renacen en lo más profundo del corazón humano los buenos sentimientos hacia las personas queridas y también hacia quienes viven lejos de nosotros. Con la ayuda del Señor y con nuestra colaboración, tendríamos que lograr que estos buenos sentimientos se plasmen en acciones concretas hacia nuestros semejantes, no sólo durante los días de Navidad, sino a lo largo del nuevo año.

Sabemos que es posible un mundo mejor, un mundo pacificado y solidario, pero para lograrlo cada uno hemos de superar nuestros egoísmos y abrir nuestro corazón a los hermanos. La contemplación y la adoración del Niño Dios tienen que impulsarnos a salir al encuentro de aquellos hermanos que no han descubierto el verdadero sentido de su vida o son tratados injustamente cerca o lejos de nosotros.

En este tiempo de Navidad, además de revisar nuestros sentimientos y nuestra preocupación por la búsqueda del bien común, hemos de pedir confiadamente al Niño Dios que los responsables del gobierno de las naciones y los poderosos de este mundo no sean insensibles ante el sufrimiento de los más débiles y adopten medidas que tengan siempre presentes a los más necesitados.

Con mi cordial saludo y bendición,

firma_atilano_rodriguez
Atilano Rodríguez Martínez
Obispo de Sigüenza-Guadalajara

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s