Volvieron a su tierra por otro camino

Carta de
Mons. D. Juan Carlos Elizalde Espinal
Obispo de Vitoria

Con motivo de la Constitución del Consejo Episcopal

juan-carlos-elizalde

Elizkide guztioi nire agurrik beroena eguberrialdia amaitu berria dugun egun hauetan.

Queridos diocesanos: Los Reyes Magos “volvieron a su tierra por otro camino” (Mt 2,12). Todos estamos invitados a volver al tiempo ordinario, a la cuesta de Enero “por otro camino”. Después de la experiencia profunda de la Navidad podemos retomar el camino con un ánimo renovado y con una enorme esperanza en la seguridad de que el Señor nos va a acompañar desde dentro cada día del 2017. Ésta es la experiencia de la Iglesia.

Durante el Adviento se hizo la consulta para la elección del Vicario General y de los Vicarios Episcopales. Participaron 145 sacerdotes de un total de 239, 25 laicos con encargo pastoral de 30, 31 comunidades femeninas de vida consagrada de 54, 8 comunidades masculinas de 19 y 39 consejos pastorales de parroquias o de unidades pastorales. Fue un tiempo de oración por esta comunidad cristiana que peregrina en Vitoria y por mí, sucesor de los apóstoles, que debía elegir a mis colaboradores más inmediatos.

La Navidad ha sido un tiempo de encuentros y propuestas. Me ha ayudado saber en qué sacerdotes se depositaba la confianza. Por arciprestazgos fui manifestando que los sacerdotes que formen parte del Consejo Episcopal serán una fraternidad para el servicio de la diócesis en comunión con toda la Iglesia y su magisterio, tratando de recoger la variedad de edades y sensibilidades de nuestro presbiterio y con ganas de trabajar mucho y con entusiasmo. Creo que ése ha sido el resultado. Personalmente he quedado profundamente satisfecho. Habitualmente he procurado respetar el resultado de la consulta. Alguno, antes de la misma, por motivos personales me manifestó su deseo de continuar en sus tareas sin formar parte del Consejo Episcopal, alguno ha considerado que no está debidamente preparado para asumir ahora esta labor y alguno, de gran respaldo, en la consulta he preferido que su dedicación preferente siga siendo la alta responsabilidad diocesana que tiene encomendada. Como han sido muchos los sacerdotes altamente valorados no ha habido dificultad para formar el equipo.

Finalmente ha quedado constituido un Consejo Episcopal, a mi juicio, variado, amplio, cohesionado, con un fuerte respaldo en la consulta en todos los casos y con un deseo enorme de trabajar con ilusión y realismo recogiendo todas las fuerzas de la diócesis. Con la ayuda de este equipo yo también voy a estar más libre para atender a cada sacerdote y a cada persona que lo solicite.

Esta semana haré los Ejercicios Espirituales con los Obispos y me prepararé desde la oración para esta nueva etapa. También los nuevos vicarios episcopales vivirán días de recogimiento y preparación.

El lunes 16 de Enero se harán públicos sus nombres cuando juren sus cargos a las 12:30 en la Capilla del Obispado. Compartiremos una comida de fraternidad los miembros del Consejo saliente y el entrante. Los dos pies con los que caminamos en la Iglesia son la memoria agradecida del pasado y el reto del futuro. Podemos afrontar con enorme esperanza esta nueva etapa porque partimos de un profundo agradecimiento al Consejo Episcopal de estos últimos años. Todos los nuevos vicarios y yo mismo contamos con ellos y especialmente con su Vicario General durante tantos años, como consejero personal. D. Miguel nos bendecirá desde el cielo a todos.

Urtarrilak 28an bidaltze-Meza Katedral Berrian eguerdiko 12etan.

Convoco con especial alegría y fuerza a la Eucaristía de Envío de los nuevos vicarios episcopales el sábado 28 de Enero a las 12:00 de la mañana en la Catedral Nueva, Parroquia de María Inmaculada. Se celebrará ahí por su accesibilidad y proporciones. Queda invitada toda la diócesis: presbíteros y diáconos, religiosas y religiosos, laicos y familias, jóvenes y mayores, parroquias y unidades pastorales. La Iglesia es familia, fraternidad, casa común y es bueno visibilizar el afecto, la comunión, la alegría y la colaboración. Estas experiencias nos fortalecen y nos hacen caer en la cuenta de nuestra identidad y misión. Nuestras comunidades más sencillas tienen necesidad de sentirse parte de un pueblo grande y de una Iglesia en salida en favor de los últimos. Y todos, empezando por los sacerdotes, necesitamos experimentar la ternura, el afecto y la cercanía con sus frutos: la alegría y la esperanza.

Con todo mi afecto, mi bendición de padre y pastor. Bihotzez, nire bedeinkaena.

elizalde_firma
✠ Juan Carlos Elizalde Espinal
Obispo de Vitoria

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s