Llamados a la vida

Carta de
Mons. D. Joaquín Mª López de Andujar y Cánovas del Castillo
Obispo de Getafe

LopezdeAndujaryCanovasdelCastilloJoaquinM

Creo que todos los hombres llevamos en lo profundo del corazón un deseo muy fuerte de vivir. Queremos vivir y queremos que nuestra vida sea una vida fecunda y feliz. Este deseo de vida obedece, sin duda, a una llamada de Dios. Dios quiere que vivamos, Dios nos llama a la vida. No podemos perder nunca de vista que la llamada más fundamental que se nos dirige es la llamada a vivir. El primer don que Dios nos hace es el don de la vida, y ese don es ya una vocación.

Sin embargo, tenemos que reconocer que no siempre resulta fácil asumir que la vida es un don. La vida, en ocasiones, lleva consigo tal carga de dolor, de sufrimiento, de decepciones, que hay momentos en los que nos parece que hemos de considerarla más como una cruz que tenemos que arrastrar que como un regalo que podemos disfrutar.

Ocurre muy frecuentemente que lo que bloquea a muchas personas en su crecimiento espiritual y en su maduración como personas es que no se aceptan como son y no aceptan las limitaciones propias de cualquier criatura humana. Frente a esa no aceptación, tendríamos que escuchar dentro de nosotros, en lo más interior de nuestro ser, la voz de Dios, que continuamente nos dice: “¡Vive! ¡Quiero que vivas! ¡Tu vida es algo bueno y hermoso!”.

Ésta es la llamada mas profunda que Dios nos dirige. Es muy importante y muy bueno para nosotros que, cuando la vida nos parezca demasiado pesada, nos aferremos a estas palabras, respondamos a esa llamada voluntariamente, optemos por la vida y la aceptemos como es, incluso con su carga de sufrimiento y de dolor. Cuando la vida se asume con confianza llega a convertirse en un don inmenso. En medio de las peores situaciones, siempre hay una llamada de Dios que, si la aceptamos, es un llamada a vivir y, en definitiva, a sacar provecho de todo.

En este año, pidamos a Dios que nos ayude a detectar y a curar, si alguna vez nos ocurre, nuestro rechazo a vivir. Amemos y elijamos la vida. No una vida soñada e imaginada, sino la vida que Dios nos propone día tras día. Y en esa vida iremos descubriendo, con asombro, un sinfín de riquezas ocultas.

López de Andujar firmaJoaquín Mª López de Andujar y Cánovas del Castillo
Obispo de Getafe

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s