Carta del obispo, 5 de febrero de 2017

Carta de
Mons. D. Gregorio Martínez Sacristán
Obispo de Zamora

martinezsacristangregorio

Domingo 5 de febrero de 2017

Muy queridos amigos:

El 11 de febrero, las comunidades cristianas invocarán con devoción, una vez más, a Santa María Virgen, en la memoria de Nuestra Señora de Lourdes, fiesta en la que, ya hace veinticinco años, fue instituida la Jornada Mundial del Enfermo; por lo cual quiero ayudaros a redescubrir la gran relevancia de la Pastoral de la Salud, que ha de estar presente en la vida de las parroquias, para que los enfermos y todos los que sufren ocupen un lugar bien privilegiado para toda la Iglesia.

Celebrar esta Jornada nos remite a la experiencia vivida por la joven Bernadette en la gruta de Massabielle en Lourdes, cuando percibió la visita de María Inmaculada que la miraba y le hablaba con tal aprecio y respeto que la movió a extender este amor maternal de la “hermosa Señora” hacia las otras personas, dedicando su vida a servir a los demás, mirándolas con estima y reconociendo su inviolable dignidad. Este estilo de servir debe ser modelo para el cuidado con los enfermos por quienes trabajan en el ámbito sanitario y por cuantos los atienden y acompañan en sus hogares.

Esta solicitud amorosa por los enfermos, exigible para todos los cristianos, encuentra su fundamento y estímulo en el mismo actuar de Jesucristo, quien frecuentemente se encontró con personas enfermas y sufrientes. Los acogía con fraterna caridad, escuchaba con atención sus lamentos y sus peticiones de sanación y, con su fuerza salvadora, signo de la llegada en su persona del Reino de Dios, les concedía la curación, con vistas a que se reintegraran sanos en la vida familiar y social, testimoniando la dicha que habían recibido.

Los enfermos requieren una atención preferente por parte de la Iglesia, como lo ha demostrado continuadamente, tal como lo vivieron, incluso como auténticos pioneros en la acogida efectiva de los dolientes, numerosos santos y santas, algunos de los cuales dieron origen a congregaciones caracterizadas por este carisma. También en el presente, en todas las comunidades parroquiales ha de verificarse esta preocupación, interés y dedicación por sus miembros enfermos y sufrientes, sin que esto se reduzca a la cercanía desarrollada por sus familiares o amistades. Sino que la Pastoral de la Salud ha de ser uno de los acentos, insistencias y servicios que se potencian, promueven y realizan cotidianamente, para lo cual se requiere reconocer que la atención y el cuidado de los dolientes constituye una verdadera vocación con la que Jesús enriquece a sus seguidores para que sean presencia de su identificación con los que sienten limitada su salud. Así, el Señor, asociado con sus hermanos más débiles, nos llama a todos a sensibilizarnos, apreciarlos y ayudarlos.

A la vez quiero recordaros que esta misión sanante hacia los sufrientes la renovaremos y revitalizaremos contemplando el ejemplo que descubrimos en el santuario de Lourdes, por ello os propongo participar en la próxima peregrinación diocesana a esta “casa” de María, organizada por la Hospitalidad de Lourdes, ya que nos ayudará a aprender, asimilar y acrecentar nuestro amor maternal y nuestra solicitud ante el sufrimiento de toda persona.

firma-martinez-sacristan
✠ Gregorio Martínez Sacristán
Obispo de Zamora

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s