Carta del obispo, 19 de febrero de 2017

Carta de
Mons. D. Gregorio Martínez Sacristán
Obispo de Zamora

martinezsacristangregorio

Domingo 19 de febrero de 2017

Muy queridos amigos:

Cuando acudimos a nuestras iglesias para participar en la Eucaristía nos damos cuenta de que sobre el altar se coloca un libro voluminoso usado continuamente por el sacerdote para celebrar este sacramento: es el Misal, del cual, a partir del I Domingo de Cuaresma, se comenzará a utilizar una nueva edición en castellano. En concreto, se trata de la traducción oficial de la tercera edición típica del Misal Romano, que fue promulgado por Pablo VI y renovado por Juan Pablo II, como fruto de la reforma litúrgica promovida por el Concilio Vaticano II; por tanto, es un libro fundamental en la vida de la Iglesia. Esta nueva edición del Misal Romano no es un nuevo Misal, sino una nueva versión del que ya utilizábamos en nuestras eucaristías, por lo que no hemos de esperar que su uso conlleve una remodelación de la celebración eucarística. Es una nueva traducción completa a nuestra lengua, desde una mayor fidelidad y literalidad al texto original latino.

Una de las aportaciones más destacadas y aleccionadoras es la Ordenación general del Misal Romano en su nueva versión, que aparece al comienzo del volumen como si fuera su introducción. Su finalidad es fundamentar teológica y pastoralmente la acción litúrgica y disponer su correcta realización, estableciendo de manera detallada no sólo el significado de las diversas partes y elementos de la celebración sino también la función de los ministerios que en ella intervienen. Por lo cual, cuantos realizan alguna función en la preparación y el desarrollo de la Santa Misa, ya sean sacerdotes, consagrados o laicos, conviene que conozcan íntegramente el contenido de esta Ordenación para garantizar la celebración según las orientaciones y las normas de la Iglesia.

La utilización de esta nueva edición del Misal puede ser una oportunidad para alcanzar uno de los objetivos preferentes de la reforma litúrgica: la participación de todos los fieles en la Eucaristía. Debemos seguir trabajando para que cuantos asisten a Misa no lo hagan como extraños o mudos espectadores, sino que comprendiendo los ritos y los textos “participen consciente, piadosa y activamente en la acción sagrada, sean instruidos con la Palabra de Dios, se fortalezcan del Cuerpo del Señor, den gracias a Dios, aprendan a ofrecerse a sí mismos al ofrecer la hostia inmaculada no sólo por manos del sacerdote, sino juntamente con él” (SC 48). Así, en el Misal todos los fieles encontramos un libro para cultivar nuestra vida espiritual y nuestro testimonio cristiano, ya que en él hallamos un rico compendio de fórmulas oracionales y de expresiones de la fe.

Una de las novedades es una modificación importante en las palabras de la consagración del cáliz. Así, en lugar de la actual expresión “por todos los hombres”, ahora se dirá: “por muchos”, ya que de esta manera se pretende una mayor fidelidad a los textos originales del Nuevo Testamento y a la tradición litúrgica de la Iglesia latina, sin que esto implique un cambio en el alcance universal de la alianza en la Sangre de Cristo. Por tanto, acojamos con receptividad esta nueva edición del Misal, usándolo de modo exclusivo en las celebraciones eucarísticas de todas las comunidades, procurando descubrir el sentido de todos los gestos y palabras, y realizando siempre una esmerada celebración de la Misa.

firma-martinez-sacristan
✠ Gregorio Martínez Sacristán
Obispo de Zamora

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s