Testigos del Resucitado

Carta de
Mons. D.  Carlos Escribano Subías
Obispo de Calahorra y La Calzada–Logroño

escribanosubiascarlosmanuel

Domingo 16 de febrero de 2017

¡Verdaderamente ha resucitado el Señor! ¡Aleluya! La sobria intensidad de los días Santos estalla con el acontecimiento de la Resurrección del Señor. Cristo ha derrotado a la muerte, ha vencido al pecado y nos abre las puertas para alcanzar la vida eterna. De la Resurrección brota toda la vida de la Iglesia y afecta de modo singular a la existencia misma de todos los cristianos. Creer en el Resucitado se convierte para el creyente en un compromiso de vida. Desde la mañana de la Resurrección, los testigos de la misma han recibido el encargo de trasmitir a los demás esa dicha: “… id aprisa a decir a sus discípulos: «Ha resucitado de entre los muertos y va por delante de vosotros a Galilea»” (Mt 28, 7).

Un mensaje de optimismo y esperanza se adueña de la Iglesia naciente. Se irá creando en la conciencia de sus miembros la necesidad del compromiso evangelizador por parte de todos. «Toda la Iglesia —escribía el Beato Pablo VI— recibe la misión de evangelizar, y la actividad de cada miembro constituye algo importante para el conjunto. Permanece como un signo, opaco y luminoso al mismo tiempo, de una nueva presencia de Jesucristo, de su partida y de su permanencia. Ella lo prolonga y lo continúa» (EN 15).

La Iglesia que hoy peregrina en tierras riojanas debe asumir en este momento de la historia el reto de la nueva evangelización, la capacidad de asumir la fecunda dinámica de la conversión pastoral, que nos lleve a ser una Iglesia en salida, una iglesia en estado permanente de misión como nos reclama el Papa Francisco. La fe en el Resucitado debe engendrar en el corazón de la Iglesia diocesana la alegría de la experiencia cristiana que nos debe llevar a superar nuestro cansancio y debilidad. Es verdad que la tarea de la evangelización se encuentra frente a nuevos desafíos, que cuestionan prácticas ya consolidadas, que debilitan caminos habituales y estandarizados; en una palabra, que obligan a la Iglesia a interrogarse nuevamente sobre el sentido de sus acciones de anuncio y de transmisión de la fe. Pero la presencia del Resucitado impide que nos cerremos en nosotros mismos, con una resignación estéril y frustrante. Hay que romper con los vestigios de temor, cansancio y aturdimiento que el contexto evangelizador actual haya podido inducir en nosotros. No es ese el modo de reaccionar de la Iglesia a lo largo de su historia, ni puede serlo entre nosotros actualmente. La acción permanente de Espíritu Santo y el trabajo, que por parte de todos, debemos seguir realizando en nuestra diócesis mirando al futuro con ilusión, deben llenarnos de confianza y energías para anunciar y proclamar el Evangelio a través de nuevos caminos, con la confianza que engendra la certeza de la presencia del Resucitado que nos sigue alentando, a través de la acción del Espíritu Santo, a llevar adelante la tarea encomendada por el mismo Jesús: “Id al mundo entero y anunciad el evangelio”. (Mc 16,15)

La Virgen María, que vivió junto a su divino Hijo cada fase de su misión en la tierra, nos ayude a acoger con fe el don de la Pascua y nos convierta en testigos felices, fieles y gozosos del Señor resucitado. ¡Feliz Pascua de Resurrección a todos!

escribano_firma
Carlos Escribano Subías
Obispo de Calahorra y La Calzada-Logroño

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s