Santa Misa con el Rito de Beatificación del Venerable Siervo de Dios Luis Antonio Ormières, presbítero

amato Luis Antonio Ormières

Beato Louis Antoine Ormières (1809-1890)

Homilía

Angelo Card. Amato, SDB

1. La Iglesia, en fiesta aún por la resurrección de Jesús, presenta hoy a nuestra contemplación a un auténtico discípulo del Señor Resucitado, el Beato Louis Antoine Ormières, fundador de la Congregación del Ángel de la Guarda. Francés de nacimiento y español de adopción, se distinguió por su apostolado con los pequeños, necesitados de formación cristiana y de instrucción humana. A su muerte, acaecida en Gijón el 16 (dieciséis) de enero de 1890 (mil ochocientos noventa), había fundado 87 (ochenta y siete) escuelas en Francia y en España.

El nuevo Beato era, de hecho, un educador nato, un hombre de acción y de servicio, con una personalidad rica de virtudes cristianas, como la fe, la esperanza, la caridad, acompañas de un rico bagaje de cualidades humanas como la bondad, la gratitud, la serenidad, la amistad. En él la misericordia de Dios se hacía ternura con los pequeños, los débiles, los pobres, los inocentes. En él era una realidad viva la exhortación del apóstol Pablo: «Como elegidos de Dios, sus santos y amados, revístanse de sentimientos profunda compasión. Practiquen la benevolencia, la humildad, la dulzura, la paciencia» (Col 3, 12).

2. Son muchos los testimonios de caridad: defiende, por ejemplo, a un hombre acusado injustamente de robo; ofrece hospitalidad a los exiliados de España; suplica a personas pudientes para ayudar a un muchacho que debía hacerse cargo de la familia por la muerte de su padre; se ocupa de la situación de miseria de la madre de dos hermanos; anima con palabras paternales a una monja gravemente enferma.

«Era verdaderamente un hombre de Dios, un verdadero santo», exclamaba entusiasta su primer biógrafo [1]. Su regla de vida eran los Evangelios. Su fe se alimentaba de la palabra de Dios, de la Eucaristía y de una filiad devoción a María. Repetía a menudo el acto de confianza en la providencia: Fiat voluntas tua.

Su caridad era como un perfume que se expandía hacia el prójimo, sobre todo hacia los pobres, los pequeños, los necesitados. Pidió, por ejemplo, ir a una parroquia afectada por una grave epidemia. Era tan generoso en el asistir a los enfermos que el obispo lo llamó verdadero mártir de la caridad [2]. Acudía rápidamente a socorrer a los que se encontraban en dificultad por la epidemia del cólera, la guerra, el tifus e invitaba a sus Hijas espirituales a imitarle en el ayudar a los desventurados. Decía: «Hijas mías, debéis tomar alas y ser valientes» [3].

3. Las virtudes son anillos de la cadena de oro de la santidad. Quien posee una, posee las otras. De la gran fe de nuestro Beato manaban, por ejemplo, algunas actitudes como la templanza, la mansedumbre, la humildad. Se sabe que la humildad es el fundamento de toda virtud. Y el Padre Omières sobresalía en la humildad. Era humilde en presencia, en los modos, en la enseñanza. Para él los títulos, – como, por ejemplo, el de canónigo honorario – no tenían valor. Un testigo afirma: «Mi querido amigo, en su gran humildad, nunca me había dicho que era canónigo honorario» [4].

Aceptaba los propios límites sin desesperanza, confiando en la misericordia del Señor. Exhortaba a las Hermanas a tener una baja consideración de sí mismas y de contar, en cambio, siempre y en todo con la gracia divina. Las caídas, solía decir, deben servir para humillarnos y no para desanimarnos: «Cuanto más el Señor nos hace ver nuestra nada y nuestra incapacidad, tanto más debemos confiar en la ayuda de la gracia» [5].

A ejemplo de San Francisco de Sales, la humildad había transformado su índole más bien fogosa en un comportamiento manso y paciente. Tenía una especial devoción también por San Francisco de Asís, porque el seráfico patriarca había vivido una existencia de humildad, sencillez y pobreza.

4. Invitaba a las Hermanas a vivir del propio trabajo con dignidad y pobreza. Para él la pobreza significaba vida de trabajo. Y él daba ejemplo. Era, de hecho, un trabajador incansable. Sentía la necesidad irresistible de trabajar por los pobres, que socorría con generosidad y a los que hablaba con la bondad de Dios. Se enorgullecía sabiendo que en España las Hermanas eran llamadas Hermanitas de los pobres. Se dedicaban, como ángeles, a la educación y formación de la juventud rural.

El Cher Père – como era familiarmente llamado en francés – era por tanto humilde, pobre, trabajador y siempre entregado a la voluntad de Dios. Este fue el secreto de su santidad. Esta es la palabra que confía a sus religiosas, a los sacerdotes, a los educadores y a todos los bautizados, para que todos puedan llegar a ser auténticos discípulos de Cristo y benefactores de la humanidad.

5. La obra maestra del nuevo Beato es la vitalidad y la continuación de su carisma en el apostolado de sus Hijas espirituales, esparcidas por todo el mundo. De hecho las Hermanas del Ángel de la Guarda están hoy presentes en Europa (España, Alemania, Italia), Asia (Japón), África (Mali, Costa de Marfil) y América (Venezuela, Colombia, Ecuador, Estados Unidos, México, Nicaragua, El Salvador).

Su misión es la de ser verdaderos ángeles custodios del prójimo, necesitado de guía y de consuelo, con una actitud de sencillez, de fe humilde y de confianza en Dios mediante el testimonio coherente del Evangelio.

La beatificación de hoy debe infundir en las Hermanas del Ángel de la Guarda confianza y entusiasmo en su vocación, para continuar, con renovado impulso creativo, su precioso apostolado en la Iglesia y en el mundo, sobre todo en aquellas tierras en las que el rostro misericordioso de Cristo es todavía desconocido.

Beato Luis Antonio Ormiéres, ruega por nosotros. Amén.

Oviedo, 22.IV.2017


[1] Positio, p. 453.

[2] Positio, p. 473.

[3] Ib.

[4] Positio, p. 496.

[5] Ib.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s