Las apariciones del Resucitado

Carta de
Mons. D. César Franco Martínez
Obispo de Segovia

CesarFrancoMartinez

Domingo 23 de abril de 2017

El tiempo pascual es un tiempo hermoso que nos ayuda a comprender la nueva forma de vida de Jesús, el Resucitado. Las apariciones que narran los evangelios son hechos históricos, de los que fueron testigos quienes habían convivido con Jesús: las mujeres, los Doce, los discípulos de Emaús y otros, y el perseguidor Saulo de Tarso, que llegaría a ser san Pablo, apóstol de los gentiles.

Quienes afirman que las apariciones son proyecciones subjetivas de los discípulos de Cristo se basan en que los relatos tienen contradicciones, y resulta difícil compaginarlos. Es precisamente este dato el que los hace más verosímiles como señalan los críticos literarios. Si se hubieran inventado, es lógico pensar que sus autores habrían creado relatos bien pulidos y libres de toda incoherencia. No es este el lugar para explicar en detalle cómo la crítica ha dado razón de esas dificultades que llamamos contradicciones. Recomiendo a los lectores el capítulo que dedica Benedicto XVI en su libro Jesús de Nazaret al tema de la resurrección y de las apariciones. Baste decir aquí que la teoría de que los discípulos proyectaron su fe en Jesús creando estos relatos carece de lógica, puesto que, según los evangelios, no creyeron en la resurrección. Fue la resurrección y las apariciones las que provocaron la fe mostrando que Jesús vivía entre los suyos de forma nueva.

Los relatos de las apariciones nacieron de forma diferente a como nace el relato de la pasión. Éste nace como una crónica de los hechos que fueron seguidos por los discípulos de Cristo día a día. De ahí la coherencia de todo el relato a pesar de las diferencias que cada evangelista señala en razón de su intención literaria. Los relatos de apariciones nacieron como piezas sueltas, aisladas, porque no hubo una secuencia «histórica» de las mismas, sino que cada una de ellas tuvo su destinatario, personal o colectivo, y finalmente se unieron al relato de la pasión dejando las huellas de su origen singular. Cuando san Pablo recoge la tradición primitiva sobre estos hechos dice así: «Os trasmití lo que también yo recibí: que Cristo… resucitó al tercer día, según las Escrituras; y que se apareció a Cefas (Pedro) y más tarde a los Doce, después se apareció a más de quinientos hermanos juntos, la mayoría de los cuales vive todavía, otros han muerto; después se apareció a Santiago, más tarde a todos los apóstoles; por último, como a un aborto, se me apareció también a mí» (1Cor 15,3-8).

Hay dos claves literarias para entender los relatos de apariciones, que muestran la nueva vida del Resucitado. La primera, es la identidad y diferencia de su forma corporal. El Resucitado es el Crucificado, por eso puede mostrar sus llagas y decirle a Tomás que lo compruebe tocándolas y metiendo la mano en su costado. Pero su naturaleza humana ha sido transformada, glorificada. Aparece y desaparece y supera cualquier obstáculo de espacio y tiempo. Vive ya en una dimensión nueva, divina, fuera del curso de la historia, pero con el poder de intervenir en ella. La segunda clave consiste en la dialéctica entre no conocer y reconocer. En un primer momento Jesús no es conocido; sólo cuando él quiere se le reconoce. El misterio rodea su persona. Con esta clave se quiere recalcar lo que ya hemos dicho: Jesús ha pasado de este mundo al Padre y pertenece ya al ámbito de lo divino. Con sus apariciones quiere confirmar a los suyos en la fe y reanudar con ellos una vida distinta de la terrena, fundada en la fe. Por eso dice a Tomas: bienaventurados quienes crean sin haberme visto. Ellos vieron para que nosotros creamos. Con las apariciones, Jesús capacitó a los apóstoles para dar testimonio de que vivía para siempre.

César Franco Martínez
Obispo de Segovia

Anuncios

Un comentario sobre “Las apariciones del Resucitado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s