Nueva fraternidad (III): Los trabajos de Jesús

Carta de
Mons. D. Agustín Cortés Soriano
Obispo de Sant Feliu de Llobregat

cortessorianoagustin

Domingo 4 de mayo de 2017

L a pregunta del fariseo a Jesús «Pero ¿quién es mi prójimo?» (Lc 10,29), es hoy pertinente. No pensemos que está claramente respondida por todos. Tengamos en cuenta que hay aquí dos cuestiones muy relacionadas, pero diferentes. Hemos de responder a las dos. La primera es la cuestión de «¿a quién y por qué tenemos que amar?». La segunda está motivada por la respuesta que muchos darían a esta primera pregunta: muchos dirán «tenemos que amar a todos, porque todos somos hermanos». Pero, ¿es así realmente? El que sí sabemos es que Dios, el Dios de la tradición bíblica en el cual creemos, trabajó a lo largo de los siglos para restablecer la fraternidad humana, malograda por el pecado. Y lo hizo llamando y acompañando a un Pueblo. De él tenía que nacer el Mesías Salvador, que llevaría a su cumplimiento la Ley del amor a Dios y al prójimo. Jesús nació en este Pueblo y se presentó como el Mesías esperado. ¿Qué hizo y qué dijo respecto al amor y la fraternidad? Sabemos que usó la palabra «hermano» para referirse a tres clases de personas. En primer lugar, hablaba de «hermanos» denominando a todos los miembros de un mismo Pueblo. En principio este Pueblo era Israel: «hermano» era lo mismo que conciudadano, pertenecer a la misma nación era el título que justificaba el trato especial fraterno. Era el Pueblo elegido… Así, encontramos toda una serie de mandamientos morales: el perdón sin límites (Mt 18,15ss.), la limosna, el amor, la ayuda, la corrección (Mt 5-7, etc.). Un trato de amor basado en el amor sin límites del Padre celestial. Aun así Jesús, lo sabemos bien, luchó constantemente contra la idea de un Pueblo cerrado, que se creía sujeto de privilegios exclusivos frente a los otros pueblos. Una y otra vez iba anunciando que al Reino de Dios vendrían otros de toda la tierra a ocupar el lugar de los hijos, el lugar de los que siempre habían estado «en casa», de los que habían sido llamados primero. De hecho su relación con paganos fue un verdadero escándalo. Algunos paganos, como la mujer siria o el centurión, merecían su elogio como modelos de fe y confianza… Aquella fraternidad «nacional», privilegiada y cerrada, empezaba a resquebrajarse. La comunidad cristiana que había detrás, por ejemplo, del Evangelio de san Mateo, ya entendía que, cuando Jesús hablaba de «hermanos», se refería a un nuevo Pueblo. El mismo Jesús habló de «hermanos» refiriéndose a otra clase de personas, es decir, a un grupo concreto que se congregaba en torno suyo. Eran sus discípulos, entre los cuales estaba todavía otro grupo denominado los Doce. Todo un signo del nacimiento de un nuevo Pueblo, un nuevo Israel, una nueva comunidad. Pedro tenía que confirmar en la fe a sus hermanos (Lc 22,31), entre ellos no se tenían que considerar rabinos, todos eran hermanos (Mt 23, 8), el Resucitado encargaba a las mujeres que anunciaran la Buena Nueva a los hermanos (Mt 28,10). Pertenecer a esta nueva fraternidad ya no venía de haber nacido en un pueblo, sino del hecho espiritual de cumplir la voluntad del Padre (Mc 3,31-35) y quien, renunciando a todo, se incorporaba al grupo recibiría una multitud de hermanos (Mc 10,29ss.). El Evangelio de san Juan nos dejará todo un inmenso mensaje de fraternidad nueva fundada en la participación del mismo amor entre Jesús y su Padre. Pero todavía hemos de escuchar de Jesús una tercera palabra. Respondiendo a aquella pregunta del fariseo, no hablará de «hermano», sino de «próimo» o en todo caso de «hermanos pequeños»: serán las víctimas desvalidas que encuentras a raíz del camino (Lc 10,29ss.) o cualquier pobre necesitado (Mt 25,31s.). Más que ser ellos, hemos de convertirnos nosotros en hermanos suyos.

agustin-cortes-soriano-firma
✠ Agustín Cortés Soriano
Obispo de Sant Feliu de Llobregat

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s