Colecta Pro Reconstrucción de Templos 2017

Carta de
Mons. D. Julián Ruiz Martorell
Obispo de Jaca

2017_ruiz_martorell_julian

Durante muchos siglos, la Iglesia, a través de su ser y de su actividad, sigue” ofreciendo el testimonio vivo de la presencia de Dios en medio del mundo. Como consecuencia, se ha generado un extraordinario y multiforme patrimonio que forma parte del acervo cultual y cultural, con una finalidad primordialmente religiosa.

La historia de la salvación se expresó en piedras, ladrillos, pinturas, vidrieras, esculturas, orfebrería, artesanía, retablos, partituras e instrumentos musicales, pergaminos, libros, cantorales, etc. Se usaron materiales muy diversos para expresar la belleza, el bien, la verdad y la bondad.

La oración del pueblo de Dios se elevó hacia el cielo en forma de torres, espadañas y campanarios. El toque de las campanas acompañó los momentos más importantes de la historia personal y colectiva. Fueron como plegarias que invitaron a la celebración de la fe, de la vida, de la fraternidad y de la convivencia. Expresaron llamadas de emergencia y fueron signos de esperanza, incluso en el atardecer de la vida.

Todos tenemos una gran responsabilidad en la conservación, sostenimiento y difusión del patrimonio histórico, artístico, documental y monumental que hemos recibido de nuestros predecesores.

Hemos de sentir como propia la desolación que viven las pequeñas localidades donde el patrimonio se deteriora y no existen posibilidades razonables de afrontar su mantenimiento y restauración. Se trata de pueblos sencillos cuya memoria conservamos en el corazón. Esos pueblos que son las raíces de nuestra vida, el testimonio visible y tangible que configura nuestro cimiento.

Cada año se realizan acciones concretas para responder en los momentos más urgentes y en los casos más necesarios. Pero, con el paso del tiempo, las actuaciones son más numerosas y los recursos no crecen de modo proporcionado.

Es preciso llevar a cabo obras de emergencia necesarias para impedir la destrucción o el grave deterioro de los bienes muebles e inmuebles, para reparar los daños causados por acontecimientos catastróficos o para evitar situaciones que supongan grave peligro para las personas o las cosas. El proyecto, el seguimiento, la ejecución, la financiación y la evaluación de las obras requieren cuantiosos recursos económicos.

Por ello, hacemos una nueva llamada, a través de la colecta, para que no se quede ninguna solicitud sin atender y para que nos sintamos todos corresponsables en la tarea apasionante de suscitar respeto, valoración y aprecio por el patrimonio común.

Muchas gracias por la colaboración económica recibida en años pasados. Y deseamos que siga siendo creciente la generosidad de todos.

Que la Virgen María siga intercediendo por nosotros para que sigamos viviendo una fe más fuerte, una esperanza más segura y un amor más constante.

ruizmartorell_firma✠ Julián Ruiz Martorell
Obispo de Jaca

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s