Fe­liz Na­vi­dad 2017

Carta de
Mons. D. Atilano Rodríguez Martínez
Obispo de Sigüenza-Guadalajara

atilano rodriguez martinez

Domingo 24 de diciembre de 2017

Du­ran­te el tiem­po de Na­vi­dad, los cris­tia­nos ce­le­bra­mos el aniver­sa­rio del na­ci­mien­to de nues­tro Se­ñor Je­su­cris­to. Pero no ce­le­bra­mos este acon­te­ci­mien­to como un he­cho del pa­sa­do sin re­per­cu­sión en el pre­sen­te. El Niño, anun­cia­do por los pro­fe­tas y na­ci­do en Be­lén hace más de dos mil años, con­ti­núa na­cien­do hoy para que los cris­tia­nos y las per­so­nas de bue­na vo­lun­tad po­da­mos ex­pe­ri­men­tar su amor, su cer­ca­nía y su sal­va­ción.

Jesús, muer­to y re­su­ci­ta­do por la sal­va­ción de la hu­ma­ni­dad, per­ma­ne­ce vivo en­tre no­so­tros, es­pe­cial­men­te, a tra­vés de su Pa­la­bra y de los Sa­cra­men­tos. En ellos ce­le­bra­mos y ac­tua­li­za­mos, por la ac­ción del Es­pí­ri­tu San­to, cada uno de los mis­te­rios de la vida de Je­sús. Por eso, po­de­mos acer­car­nos a Él y ex­pe­ri­men­tar su pre­sen­cia sal­va­do­ra en to­dos los mo­men­tos de la his­to­ria.

Dios vie­ne al mun­do para po­ner su tien­da en­tre los hom­bres y para ha­cer ger­mi­nar en el co­ra­zón hu­mano el amor, la ale­gría y la paz. Por me­dio de Je­sús, Dios se acer­ca a no­so­tros para re­ga­lar­nos su Cuer­po y su San­gre, para sos­te­ner nues­tra es­pe­ran­za y para for­ta­le­cer nues­tras ro­di­llas va­ci­lan­tes. Quie­nes se ali­men­tan de su Pa­la­bra y del Pan eu­ca­rís­ti­co, de­ján­do­se trans­for­mar por él, pue­den ex­pe­ri­men­tar cada día el mis­te­rio de la Na­vi­dad, el mis­te­rio de la en­car­na­ción del Ver­bo de Dios.

Es más, para que nues­tra ex­pe­rien­cia re­li­gio­sa y nues­tra co­mu­nión con Cris­to no se que­da­se en un puro es­pi­ri­tua­lis­mo, Je­sús ha que­ri­do que­dar­se tam­bién para siem­pre con no­so­tros en los her­ma­nos, es­pe­cial­men­te en los más po­bres. En la aco­gi­da, es­cu­cha y aten­ción a los ne­ce­si­ta­dos po­de­mos se­guir ex­pe­ri­men­tan­do las cons­tan­tes ve­ni­das sal­va­do­ras del Dios he­cho car­ne a nues­tras vi­das. Lo que ha­ga­mos o de­je­mos de ha­cer con cada uno de ellos, se lo ha­ce­mos o de­ja­mos de ha­cer al mis­mo Se­ñor.

Por eso, la con­tem­pla­ción del Niño Dios en tan­tos mar­gi­na­dos ten­dría que im­pul­sar­nos a prac­ti­car la so­li­da­ri­dad, com­par­tien­do los bie­nes re­ci­bi­dos de Dios con quie­nes son su­fren ex­clu­sión so­cial o tra­to in­jus­to. Con el na­ci­mien­to de Je­sús, Dios mis­mo vie­ne a mo­rar en no­so­tros para li­be­rar­nos del egoís­mo, de la co­rrup­ción y del afán de po­der.

El ham­bre y la muer­te de mi­llo­nes de per­so­nas cada día en el mun­do, así como la de­ser­ti­za­ción de la casa co­mún, como con­se­cuen­cia del afán de ga­nan­cias de al­gu­nos paí­ses y mul­ti­na­cio­na­les, ten­drían que ha­cer­nos pen­sar a to­dos. No po­de­mos ce­rrar los ojos ante las gra­ves in­jus­ti­cias so­cia­les que pri­van de lo ne­ce­sa­rio para vi­vir a mi­llo­nes de per­so­nas, cer­ca o le­jos de no­so­tros.

Dios no sólo nos re­ga­la a su Hijo. Por me­dio de Él nos re­ga­la tam­bién el pla­ne­ta y los her­ma­nos, para que, cui­dan­do unos de otros, po­da­mos vi­vir con dig­ni­dad. Si fué­se­mos ver­da­de­ra­men­te so­li­da­rios con nues­tros se­me­jan­tes, como el Se­ñor lo es con no­so­tros, to­dos po­dría­mos dis­fru­tar de las ri­que­zas de la tie­rra.

El gri­to de los po­bres del mun­do cla­ma jus­ti­cia, res­pe­to y dig­ni­dad. No nos ce­rre­mos a este gri­to de­ses­pe­ra­do y car­ga­do de an­gus­tia. Abra­mos nues­tro co­ra­zón ante toda mi­se­ria hu­ma­na y no per­mi­ta­mos que na­die a nues­tro lado su­fra por fal­ta de ali­men­tos. Que el Prín­ci­pe de la Paz, con su na­ci­mien­to, nos dé fuer­zas para lu­char con­tra la in­jus­ti­cia y la vio­len­cia, y nos im­pul­se a ex­ten­der nues­tras ma­nos para to­car al mis­mo Cris­to en cada po­bre y ex­clui­do.

Con mi cor­dial sa­lu­do, fe­liz Na­vi­dad.

firma_atilano_rodriguez
 Atilano Rodríguez Martínez
Obispo de Sigüenza-Guadalajara

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s