¡Feliz Navidad!

Carta de
Mons. D. Celso Morga Iruzubieta
Arzobispo de Mérida-Badajoz

2017_morga_iruzubieta_celso

Domingo 24 de diciembre de 2017

Queridos fieles:

Me enfrento a estos folios en blanco rodeado de muchas felicitaciones navideñas, de ida y vuelta, que vienen a recordarnos que estamos en el corazón de mucha gente que nos lo hace saber a las puertas de la Navidad, al tiempo que nosotros nos esforzamos por hacérselo saber a ellos.

Son una muestra de que el tiempo que vivimos es muy especial para todos. Unos lo vivirán en su sentido pleno, desde Dios que se hace hombre para salvarnos, otros lo revestirán de nostalgia, abrazándose a lo que fue y nunca volverá a ser, como si el empeño lo hiciera posible de alguna manera. Otros pondrán el acento en el consumo, no siempre alocado, también acompañado de personas queridas; oiremos a gente decir que el “sonido” de la Navidad lo ponen los niños de San Ildefonso y muchos también harán celebraciones alejados de toda idea de Dios.

Pocas fiestas son tan anunciadas como la Navidad, las luces en las calles nos recuerdan las fiestas navideñas desde antes incluso que comenzáramos el Adviento. Se hace de muchas maneras, aunque pocas son anuncio de la Natividad, del nacimiento de Jesús, esencia y fundamento de las fiestas que celebramos los cristianos.

El nacimiento de Jesús marca toda una civilización, ha generado una cultura que perviviría un tiempo aunque los cristianos desapareciéramos de golpe. Todos esos anuncios a los que me refiero nos ayudan a recordar, pero algunas manifestaciones nos predisponen a deformar la esencia de lo que celebramos.

Una fiesta tan trascendente y antigua tiene muchas adherencias que no siempre nos dejan ver la esencia de lo que realmente significa. Por ello, como Pastor vuestro, me toca recordaros esa esencia de la Navidad y animaros a celebrarla con alegría exterior que sea manifestación de la que brota de dentro, con alegría verdadera que aleja los miedos que encogen el corazón humano. “Díjoles el Ángel: No temáis, os traigo una buena nueva, una gran alegría, que es para todo el pueblo; pues os ha nacido hoy un salvador, que es el Mesías Señor, en la ciudad de David” (Lc 2, 10-12).

El nacimiento de Cristo le ha dado sentido a nuestra vida, su mensaje de salvación ha cambiado la forma de ver la Historia en general y nuestra historia personal. Dios ha roto su silencio de una manera impresionante, entrado en nuestro mundo vestido de nosotros, con nuestra carne, dispuesto a sufrir. Nacido de la Virgen María, se hizo verdaderamente uno de nosotros, en todo semejante a nosotros, menos en el pecado, por eso la Navidad es la fiesta de la alegría, ya nada será igual.

¡Feliz Navidad!

morga_firma
 Celso Morga Iruzubieta
Arzobispo de Mérida-Badajoz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s