Pedagogía del deseo

Carta de
Mons. D. Joaquín Mª López de Andujar y Cánovas del Castillo
Administrador apostólico de Getafe

LopezdeAndujaryCanovasdelCastilloJoaquinM

Los padres y los educadores están hoy muy preocupados porque ven que los niños, desde muy pequeños, al tener siempre atendidos todos sus deseos y caprichos, viven en una permanente insatisfacción. Al tener de todo, llega un momento en que ya no les satisface nada. El papa emérito Benedicto XVI insistía mucho en la necesidad de educar el deseo. Es necesario promover una especie de pedagogía del deseo para iluminar el camino de una verdadera maduración de la persona.

Esta pedagogía, decía Benedicto XVI, debiera comprender, al menos, dos aspectos: aprender el gusto de las alegrías auténticas de la vida y no conformarse nunca con lo que ya se ha alcanzado.

Primero, no todas las satisfacciones producen en nosotros el mismo efecto. Algunas dejan un rastro positivo, son capaces de pacificar el alma, nos hacen más activos y generosos. Otras, en cambio, tras el resplandor inicial, parecen decepcionar las expectativas que habían despertado y dejan un poso de amargura y de insatisfacción y una sensación de vacío.

Educar y ayudar, desde muy niños, a saborear las alegrías verdaderas, en todos los ámbitos de la existencia permitirá desprenderse y rechazar todo aquello que, aunque aparentemente sea atractivo, resulta al final insípido, fuente de una rutina vacía y, finalmente, pérdida de libertad. Todo esto hará posible que surja en el hombre el deseo de los bienes auténticos y, en última instancia, el deseo de Dios.

Y en segundo lugar, conviene no conformarse nunca con lo que se ha alcanzado. Son precisamente las alegrías más verdaderas las que nos hacen capaces de despertar en nosotros la sana inquietud de llegar a ser más exigentes con nosotros mismos, de querer los bienes más altos y más profundos, y de percibir cada vez con mayor claridad que nada finito puede llegar a calmar nuestro corazón. Y también de percibir que este dinamismo del deseo está necesitado de redención. Lo que necesitamos no es ahogar el deseo, sino purificarlo.

lopez de andujar firma
✠ Joaquín Mª López de Andujar y Cánovas del Castillo
Administrador apostólico de Getafe

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s