La conversión pastoral

Carta de
Mons. D. Juan Antonio Menéndez Fernández
Obispo de Astorga

JuanAntonioMenendez

Domingo 18 de febrero de 2018

Queridos diocesanos:

El tiempo litúrgico de la Cuaresma que hemos comenzado el Miércoles de Ceniza nos invita a pedir al Señor la gracia de la conversión de la mente y del corazón para acercarnos más a la santidad cuya meta es participar un día en la gloria de Dios. La conversión siempre es algo personal fruto de la gracia de Dios que nos transforma interiormente con la cooperación de nuestra libertad. Pero también tiene una dimensión comunitaria, pues, quien se convierte al Señor y se acerca más a la perfección contribuye a manifestar la santidad de la Iglesia y a renovarla.

El Papa Francisco nos habla con frecuencia de promover “la conversión pastoral” como una firme actitud pastoral de impulso misionero que impregne todo lo que hacemos en la diócesis, arciprestazgos, parroquias, cofradías, asociaciones y comunidades religiosas. Todo ha de estar orientado al anuncio del evangelio y a la extensión del Reino de Dios.

Esta actitud misionera nos exige renuncias y, a veces, rupturas dolorosas con tradiciones del pasado porque en estos momentos ya no sirven para ofrecer a las personas, especialmente a los más jóvenes, el Evangelio de Jesucristo. Recuerdo a un sacerdote que se enfadaba mucho porque los feligreses no iban a confesar en el tiempo de la Cuaresma. El problema no estaba en la falta de interés de los fieles por la confesión sino en que el sacerdote seguía convocando las confesiones para una hora temprana de la mañana porque “siempre se había hecho así”. A esa hora la gente teína que trabajar.

Muchos fieles piden cambios y reformas en las estructuras de la Iglesia. Cambios que son necesarios porque tenemos que adaptar a los tiempos la comunicación del mensaje de la salvación. El límite de todo cambio y reforma está en aquello que constituye el depósito de la fe y de las costumbres que nos han transmitido como tradición que viene del Señor. Todo lo demás admite reforma y cambio para alcanzar el objetivo de la evangelización que es llevar el amor de Dios a los corazones de los hombres de las culturas y desde el interior transformar, con la ayuda de la gracia, todas las cosas según la voluntad de Dios manifestada en Cristo.

Por eso la conversión pastoral exige una especial fortaleza espiritual y una gran dosis de discernimiento para saber qué es aquello a lo que tenemos que renunciar y aquello que debemos crear o potenciar.

Los retos que nos plantea el Plan Pastoral Diocesano: “Llamados a formar un nuevo Pueblo” nos indican el camino de conversión pastoral para cada uno de nosotros y para todas las estructuras diocesanas y parroquiales. A lo largo del tiempo de la Cuaresma y de la Pascua, realizaremos en todas las parroquias de la diócesis una campaña de sensibilización por medio de una encuesta para que cada parroquia se examine y descubra la necesidad de “una conversión pastoral” para cumplir su misión fundamental: anunciar el evangelio a todos los hombres.

menendezfernandez_firma
✠ Juan Antonio Menéndez Fernández
Obispo de Astorga

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s