El fue­go de Cris­to re­su­ci­ta­do

Carta de
Mons. D. Jesús García Burillo
Obispo de Ávila

2017_Garcia_Burillo_Jesus

Que­ri­dos dio­ce­sa­nos:

Aco­ge­mos este tiem­po de Cua­res­ma, en el Año Ju­bi­lar Te­re­siano, como una gra­cia de Dios, un signo sa­cra­men­tal de nues­tra con­ver­sión. Como cada año, el Papa nos ayu­da en este ca­mino cua­res­mal con un men­sa­je, esta vez ins­pi­ra­do en una ex­pre­sión de Je­sús en el Evan­ge­lio de Ma­teo: «Al cre­cer la mal­dad, se en­fria­rá el amor en la ma­yo­ría» (24, 12).

Esta fra­se se en­cuen­tra en el dis­cur­so en que Je­sús ha­bla del fi­nal de los tiem­pos, des­cri­bien­do la si­tua­ción en que se en­cuen­tran los fie­les: ante los acon­te­ci­mien­tos dra­má­ti­cos, apa­re­cen fal­sos pro­fe­tas que en­ga­ñan a la gen­te has­ta apa­gar la ca­ri­dad en sus co­ra­zo­nes, has­ta de­jar he­la­do su co­ra­zón.

¿Qué for­mas asu­men hoy los fal­sos pro­fe­tas? Son como “en­can­ta­do­res de ser­pien­tes” que se apro­ve­chan de las emo­cio­nes hu­ma­nas para es­cla­vi­zar a las per­so­nas. Pen­se­mos en cuán­tos se de­jan fas­ci­nar por un pla­cer mo­men­tá­neo que con­fun­den con la fe­li­ci­dad, cuán­tos vi­ven fas­ci­na­dos por el di­ne­ro o el po­der, cuán­tos pien­san que se bas­tan a sí mis­mos y no ne­ce­si­tan a na­die ni a Dios.

  Fal­sos pro­fe­tas son tam­bién los “char­la­ta­nes” que ofre­cen so­lu­cio­nes fá­ci­les al su­fri­mien­to, re­me­dios que re­sul­tan inú­ti­les: pen­se­mos a cuán­tos jó­ve­nes se les ofre­ce la dro­ga o el al­cohol, o unas re­la­cio­nes de “usar y ti­rar”, o ga­nan­cias fá­ci­les pero des­ho­nes­tas. Es el en­ga­ño de la va­ni­dad, que des­hu­ma­ni­za, des­tru­ye la li­ber­tad, la ca­pa­ci­dad de amar y la dig­ni­dad.

Es­tos fal­sos pro­fe­tas ame­na­zan con apa­gar la ca­ri­dad, he­lar los co­ra­zo­nes. Y lo que apa­ga la ca­ri­dad es ante todo la avi­dez, el ape­go a las co­sas, si­tua­cio­nes o per­so­nas; a esto le si­gue el re­cha­zo de Dios y del pró­ji­mo, a quie­nes po­de­mos ver como “enemi­gos” de nues­tros de­seos y ape­gos. Tam­bién la crea­ción es un tes­ti­go si­len­cio­so de este en­fria­mien­to de la ca­ri­dad: la tie­rra y los ma­res es­tán en­ve­ne­na­dos a cau­sa de los desechos arro­ja­dos por ne­gli­gen­cia e in­te­rés, in­clu­so de se­res hu­ma­nos; los cie­los ame­na­zan con llo­ver ins­tru­men­tos de muer­te…

Pero el amor pue­de en­friar­se tam­bién en nues­tras co­mu­ni­da­des cris­tia­nas. Las se­ña­les más evi­den­tes de esta fal­ta de amor son la pe­re­za egoís­ta, el pe­si­mis­mo es­té­ril, la ten­ta­ción de ais­lar­se y de en­ta­blar con­ti­nuas gue­rras fra­tri­ci­das, la men­ta­li­dad mun­da­na que in­du­ce a ocu­par­se sólo de lo apa­ren­te, dis­mi­nu­yen­do lo que de ver­dad im­por­ta, el en­tu­sias­mo mi­sio­ne­ro.

¿Qué po­de­mos ha­cer? La Igle­sia, nues­tra ma­dre y maes­tra, nos ofre­ce en este tiem­po de cua­res­ma el dul­ce re­me­dio de la ora­ción, la li­mos­na y el ayuno. Una ora­ción que nos ayu­de a des­cu­brir los en­ga­ños se­cre­tos del co­ra­zón y la bús­que­da de Dios, una li­mos­na que nos ayu­de a des­cu­brir un es­ti­lo de vida que com­par­te su vida con los de­más, con los po­bres, y un ayuno que nos ayu­de a ex­pe­ri­men­tar lo mis­mo que sien­ten quie­nes mue­ren de ham­bre a dia­rio.

Que­ri­dos dio­ce­sa­nos, des­de siem­pre el de­mo­nio pre­sen­ta el mal como bien y lo fal­so como ver­da­de­ro, para con­fun­dir el co­ra­zón del ser hu­mano, hoy le lla­ma­mos pos­ver­dad; por eso cada uno de no­so­tros está lla­ma­do a dis­cer­nir y a exa­mi­nar su co­ra­zón. Pero no es­ta­mos ni va­mos so­los en este ca­mino, la luz pas­cual de Cris­to re­su­ci­ta­do nos in­di­ca la meta e ilu­mi­na nues­tros pa­sos. Que la luz de Cris­to re­su­ci­ta­do y glo­rio­so, el fue­go nue­vo de Cris­to, di­si­pe las ti­nie­blas de nues­tro co­ra­zón y de nues­tro es­pí­ri­tu, para que en no­so­tros vuel­va a ar­der la fe, la es­pe­ran­za y la ca­ri­dad.

¡Buen ca­mino cua­res­mal!

garcia-burillo-firma✠ Jesús García Burillo
Obispo de Ávila

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s