Sobriedad y humildad, virtudes cuaresmales

Carta de
Mons. D. Sebastià Taltavull Anglada
Obispo de Mallorca

2017_taltavull_anglada_sebastia

Domingo 25 de febrero de 2018

El tiempo que vivimos pide el atrevimiento de proponer una forma alternativa de entender la calidad de vida. El planteamiento nos lo hace el Papa Francisco como uno de los signos de identidad de la espiritualidad cristiana. Dice que la espiritualidad cristiana propone un crecimiento con sobriedad y una capacidad de disfrutar con poco. No hay duda de que estamos ante una alternativa a la obsesión consumista y que la constante acumulación de posibilidades para consumir distrae el corazón e impide valorar cada cosa y cada momento. Por eso, dirá también que la sobriedad, que se vive con libertad y conciencia, es liberadora.

En la sobriedad, elemento más que necesario para nuestro tiempo, hay que añadir la humildad. Su desaparición podría acabar dañando la sociedad y el ambiente, hasta ir en contra de uno mismo, por provenir de un intento de dominar sin ningún límite. La humildad es expresión de paz interior y de una vida unificada que ha renunciado a la dispersión de sentimientos y actividades. La humildad es verdad, saca de la persona toda máscara y la hace resplandecer por lo que es, no por la apariencia o por lo que tiene.

El itinerario cuaresmal invita a hacer la experiencia de una conversión, de un cambio del corazón con Dios, con los demás y hacia el medio natural que nos rodea. Del mismo modo, un cambio en los estilos de vida orientados al bien común nos abrirían a nuevas formas de creatividad y valoración de las cosas sencillas y pequeñas -ejemplos de sobriedad y humildad- que nos conducirían a verdaderas formas de relación humana, más humanizadoras.

Mientras el hueco está en el corazón de la persona, dice Francisco, más necesita objetos para comprar, poseer y consumir. Para superarlo, si conseguimos vencer el individualismo, realmente podremos desarrollar un estilo de vida alternativo, entonces también será posible un cambio importante en la sociedad. La opción por el cambio siempre aparece cuando somos capaces de pensar con toda humildad si todo lo que hacemos en la vida rueda en torno a un mismo o si los otros tienen cabida. La sobriedad nos prepara para la solidaridad y la humildad nos empuja para que sea un hecho. No perdemos nada, lo ganamos todo!

taltavull_firma
 Sebastià Taltavull Anglada
Obispo de Mallorca

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s