Otro estilo de vida

Carta de
Mons. D. Sebastià Taltavull Anglada
Obispo de Mallorca

2017_taltavull_anglada_sebastia

Domingo 4 de marzo de 2018

La propuesta de otro estilo de vida no es nada fácil para los que están acostumbrados a vivir en la abundancia. Tampoco para los que ayudan a los ricos a ser más ricos, cuando toda la economía debería ayudar a los pobres a salir de su situación de pobreza. Mirando nuestra realidad, es un hecho ante el que no podemos quedar pasivos ni mucho menos indiferentes. La parábola evangélica del rico y el pobre revela precisamente este problema: no es que el rico vaya contra el pobre, sino que lo olvida. Hoy, la indiferencia está tomando dimensiones insospechadas hasta convertirse toda ella en un fenómeno global.

Tenemos que pensar que también en este campo es urgente la conversión, lo que significa aceptar la necesidad de apostar por otro estilo de vida más acorde con el Evangelio , que empieza por una mayor toma de conciencia personal, familiar y comunitaria, sigue para tomar decisiones valientes y desemboca en comportamientos concretos. Entran en escena la valoración del bien común por encima del bien individual, la opción por compartir en lugar de la obsesión por el acaparamiento, la responsabilidad que evita cualquier intento de evasión. El papa Francisco ve el fundamento de la conversión en “una espiritualidad cristiana que alienta un estilo de vida profético y contemplativo, capaz de disfrutar profundamente sin obsesionarse por el consumo” (LS 222).

Esta obsesión consumista menudo nos hace perder el norte y enfría nuestra fe, nos hace comprar cosas que no necesitamos, con un dinero que no tenemos y quién sabe si para hacer ostentación ante una gente que no nos interesa. Es absurdo que se actúe con tanta inconsciencia. “La espiritualidad cristiana, por otra parte, propone un crecimiento con sobriedad y una capacidad de disfrutar con poco. Es un retorno a la simplicidad que nos permite detenernos a valorar las cosas pequeñas, agradecer las posibilidades que ofrece la vida sin pegar a lo que tenemos ni entristecernos por lo que no poseemos”(ibid.). Seguro que todo esto tiene que ver con la generosidad del limosna y el sentido solidario del ayuno. Conviene asumirlo en la oración y estar dispuestos a hacer camino!

taltavull_firma
 Sebastià Taltavull Anglada
Obispo de Mallorca

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s