Semana Santa 2018

Carta de
Mons. D. Eusebio Hernández Sola, OAR
Obispo de Tarazona

eusebio hernandez sola

Al llegar la Semana Santa, celebración de la pasión, muerte, sepultura y resurrección de Jesucristo nuestro Señor, detenemos el paso y nos disponemos a preparar nuestro espíritu para sintonizar interiormente con las fiestas centrales de nuestra fe. Saludo y doy las gracias a cuantos en nuestras parroquias y comunidades dedicáis tiempo y esfuerzo a preparar la Liturgia de estos días Santos, y a todos los hermanos de Cofradías y hermandades que sacáis a nuestras calles aquello que con amor celebramos en nuestros templos.

Valoremos las expresiones de la piedad popular de estos días. Una fe no inculturada es una fe insuficientemente asumida, ya que el pueblo tiende a poner su sello en todo lo que recibe. En las manifestaciones de la religiosidad popular de estos días se entremezclan y se unen vitalmente la fe, la cultura del pueblo. Las imágenes artísticas del Señor y de su Madre son al mismo tiempo testimonio de fe, magnífica expresión cultural y espejo del modo de ser, de pensar, de sentir, de vivir y de convivir de nuestro pueblo.

Os invito a celebrar la Semana Santa con alma, corazón y vida, acercándonos personalmente a Cristo, que nos ama y nos ha librado de nuestros pecados con su sangre. No dejemos pasar esta oportunidad.

En nuestra Diócesis, la Semana Santa de este año está enmarcada en el Plan de Pastoral que, en el presente curso, está orientado a fortalecer nuestra identidad de discípulos de Jesucristo poniendo a la diócesis en estado de misión. Ser cristiano es ser discípulo, y consiste –sobre todo– en pensar, sentir y vivir como Cristo. En efecto, como afirma el apóstol San Juan, “quien dice que cree en él, debe vivir como vivió él” (1Jn. 2,6).

En la Semana Santa, tanto en la celebraciones litúrgicas como en las escenas de los Pasos Procesionales, podemos hacer memoria, contemplar y aprender de Cristo para llegar a “tener entre nosotros sus mismos sentimientos”. Aprender de Él, que, ante el daño que le hicieron, no devolvió mal por mal, no respondió maldición con maldición, no amenazó a sus verdugos, sino que les perdonó. Aprender de Él que, cargando con las culpas y pecados que no le correspondían, en vez de tomar venganza encomendó su situación a Dios Padre que juzga justamente pero perdona con misericordia. De este modo cargó los pecados de todos nosotros para traernos la salvación. “Sus heridas nos han curado”. Por eso, con gratitud, celebramos su Pasión, Muerte y Resurrección, proclamando: “Te adoramos, ¡oh Cristo! y te bendecimos, pues por tu santa cruz redimiste al mundo”.

Queridos diocesanos, esta Semana Santa es el momento, hagamos realidad “La Iglesia en misión”, salgamos y llenemos de Evangelio la calle y la vida de los hombres y mujeres de nuestro tiempo. Os deseo de corazón una gozosa y santa Semana Santa.

firma_eusebio_hernandez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s