Sembrar a corto y a largo plazo

Carta de
Mons. D. José Rico Pavés
Obispo auxiliar de Getafe

2017_rico_paves_jose

El mes de febrero nos trajo siembra renovada de simientes cuyos frutos verán la luz en tiempos venideros. Es el mes de las últimas podas, de las cigüeñas retornadas y de las primeras flores. Ciclo hermoso de las estaciones que, por repetido, no deja de ser menos admirable. Como las estaciones traen renovación a las criaturas, así la Liturgia, con sus tiempos, nos abre al encuentro siempre actualizado de quien lleva consigo toda novedad. La palabra de la Iglesia que pronuncia el sucesor de Pedro de manera autorizada se acomoda a la sutil sinfonía que interpretan al unísono Creación y Liturgia, y, bajo la dirección del único Maestro, nos ofrece el ejercicio de una siembra a corto y largo plazo.

A corto plazo, la predicación al hilo de las fiestas litúrgicas recoge la luz de la Palabra de Dios que alumbra los pasos de la Iglesia en este mundo. La fiesta de la Presentación del Señor acogió la 22ª Jornada Mundial de la Vida Consagrada. Francisco volvió al origen de toda vocación: “Todo comenzó gracias al encuentro con el Señor”.

El Miércoles de Ceniza, el Papa retomó el mensaje de Cuaresma para este año: para superar todo lo que hace enfriar el corazón, la Iglesia nos ofrece el dulce remedio de la oración, la limosna y el ayuno. Es tiempo rico para dejar que nuestro corazón vuelva a latir al palpitar del Corazón de Jesús. Las catequesis de las audiencias de los miércoles continuaron la exposición sobre la santa misa. Francisco se detiene ahora en la Liturgia de la Palabra. Las lecturas alcanzan su cima en el Evangelio, donde permanece la Palabra viva de Jesús.

A largo plazo, el Papa vuelve a mirar a los jóvenes, y en el mensaje para la 32ª Jornada Mundial de la Juventud invita a dirigirnos de nuevo a la Virgen María, la joven de Nazaret, para escuchar con Ella la voz de Dios que infunde valor y da la gracia necesaria para responder a su llamada: “No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios” (Lc 1, 30).

Con la carta apostólica en forma de motu proprio Imparare a congedarsi (Aprender a retirarse), el papa Francisco ha introducido algunas modificaciones en la normativa que regula las renuncias de obispos y otros cargos pontificios: se mantiene a los 75 años, pero el Papa puede decidir no aceptarla o no responder, y en esos casos se espera “una nueva forma de disponibilidad”.

En febrero se hizo pública la Constitución apostólica ‘Veritatis gaudium’ sobre las universidades y facultades eclesiásticas, que pone el acento en la misión y quiere responder a las exigencias académicas del presente.

rico_paves_firma

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s