Dejad de hacer el mal, aprended a hacer el bien

Carta de
Mons. D. Juan Antonio Menéndez Fernández
Obispo de Astorga

JuanAntonioMenendez

Domingo 11 de marzo de 2018

Queridos diocesanos:

El Señor exhortaba al Pueblo de Israel por boca del profeta Isaías a “Dejar de hacer el mal y a aprender a hacer el bien” (Is. 1, 16). Esta advertencia del señor sigue vigente porque Dios no quiere la muerte del pecador sino que se convierta y viva. Dios desea que seamos santos e irreprensibles en su presencia.

¿Cómo podemos aprender los hombres a obrar el bien? El Concilio Vaticano II en la Constitución Gaudium et spes nos dice que: “En lo más profundo de su conciencia descubre el hombre la existencia de una ley que él no se dicta a sí mismo, pero a la cual debe obedecer, y cuya voz resuena, cuando es necesario, en los oídos de su corazón, advirtiéndole que debe amar y practicar el bien y que debe evitar el mal: haz esto, evita aquello… Es la conciencia la que de modo admirable da a conocer esa ley cuyo cumplimiento consiste en el amor de Dios y del prójimo… La orientación del hombre hacia el bien sólo se logra con el uso de la libertad, la cual posee un valor que nuestros contemporáneos ensalzan con entusiasmo” (GS 16).

Por tanto, para aprender a obrar el bien y a evitar el mal es necesario formar la conciencia rectamente para que sepamos en todo momento lo que conviene hacer para agradar a Dios y servir al prójimo. En la Sagrada Escritura encontramos diversas listas de obras malas que atentan contra la verdad objetiva de la Ley de Dios. Los diez mandamientos entregados por Dios a Moisés en el Monte Sinaí, son mandatos que ayudaban al Pueblo de Israel a obrar conforme a lo que Dios quiere. Jesús nos dijo que no vino a abolir la Ley de Dios sino a darle cumplimiento. El cumplimiento de la Ley que Jesús propone es el mandato nuevo: “Amaos unos a otros como yo os he amado”. El Papa emérito decía en la Encíclica Dios es amor que: “Amor a Dios y amor al prójimo son inseparables, son un único mandamiento. Pero ambos viven del amor que viene de Dios, que nos ha amado primero. Así, pues, no se trata ya de un « mandamiento » externo que nos impone lo imposible, sino de una experiencia de amor nacida desde dentro, un amor que por su propia naturaleza ha de ser ulteriormente comunicado a otros.” (DCE 18)

Hacer el bien, por tanto, consiste en amar como Dios ama. Y esto necesita un aprendizaje no sólo intelectual, sino también vital. De ahí la importancia que tiene para el cristiano la catequesis y la formación permanente, la celebración y sobre todo la comunión del Cuerpo y de la Sangre de Cristo. Conociendo más el amor de Dios, con su gracia y con su ayuda, somos capaces de amar como Él ama porque “el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones con el Espíritu que se nos ha dado” (Rm 5,5)

Entonces, ¿Si conocemos el camino del bien obrar, por qué obramos mal? Porque el hombre es un ser libre y como consecuencia responsable de sus actos. “Dios ha querido dejar al hombre en manos de su propia decisión de modo que busque a su Creador sin coacciones” (GS 17). Por esta razón la moral siempre nos ha enseñado que un acto malo es pecaminoso y se puede imputar a la responsabilidad de quien lo hace si éste tiene pleno conocimiento de la gravedad del mal sancionado por la Ley de Dios y tiene plena libertad sin coacción de ningún tipo.

El pecado de obra es consecuencia de un mal uso de la libertad del hombre que claudica ante la atracción de las malas pasiones que la Iglesia ha concretado en los llamados siete pecados capitales: soberbia, avaricia, lujuria, ira, gula, envidia y pereza. Santo Tomás propone como primer principio ético: “Haz el bien y evita el mal”. A este principio hemos de atenernos si de verdad no queremos cometer pecados de obra.

Vuestro obispo.

menendezfernandez_firma✠ Juan Antonio Menéndez Fernández
Obispo de Astorga

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s