En­trar en el cas­ti­llo

Carta de
Mons. D. Jesús García Burillo
Obispo de Ávila

2017_Garcia_Burillo_Jesus

Que­ri­dos dio­ce­sa­nos:

En mi car­ta an­te­rior re­co­gía el men­sa­je del Papa Fran­cis­co para la cua­res­ma, que nos aler­ta­ba con­tra los fal­sos pro­fe­tas, los “en­can­ta­do­res de ser­pien­tes” que se apro­ve­chan de las emo­cio­nes hu­ma­nas para es­cla­vi­zar a las per­so­nas, que se de­jan fas­ci­nar por un pla­cer mo­men­tá­neo con­fun­dién­do­lo con la fe­li­ci­dad; a los fas­ci­na­dos por el di­ne­ro o el po­der, a los que se bas­tan a sí mis­mos y no ne­ce­si­tan a na­die ni a Dios. Son tam­bién “char­la­ta­nes” que ofre­cen so­lu­cio­nes fá­ci­les al su­fri­mien­to: pen­se­mos en los jó­ve­nes a quie­nes se ofre­ce la dro­ga o el al­cohol o unas re­la­cio­nes de “usar y ti­rar”, o ga­nan­cias fá­ci­les pero des­ho­nes­tas. Es­tos fal­sos pro­fe­tasame­na­zan con he­lar los co­ra­zo­nes por me­dio de la avi­dez, del ape­go a las co­sas o a las per­so­nas; por el re­cha­zo a Dios y al pró­ji­mo, a quie­nes ve­mos como “enemi­gos” de nues­tros de­seos.

Y el Papa, en­ton­ces, se pre­gun­ta ¿qué po­de­mos ha­cer? Y nos da las tres res­pues­tas que la Igle­sia ofre­ce cada año en el tiem­po de cua­res­ma: ora­ción, li­mos­na y ayuno. Hoy ha­bla­mos de la ora­ción.

En mi car­ta pas­to­ral para este año Ju­bi­lar os he pro­pues­to ca­mi­nar con de­ter­mi­na­ción, es de­cir, en­trar de­ci­di­da­men­te en no­so­tros mis­mos para orar. Y la San­ta nos pre­gun­ta: ¿por qué no en­tra­mos den­tro de no­so­tros y ha­ce­mos ora­ción? La res­pues­ta más fre­cuen­te es que no te­ne­mos tiem­po, que vi­vi­mos muy ocu­pa­dos, ago­bia­dos, dis­per­sos en mil res­pon­sa­bi­li­da­des y ta­reas. Mu­chos qui­sie­ran te­ner tiem­po para de­di­car­lo a Dios, pero rara vez pue­den ha­cer­lo por sus mu­chas ocu­pa­cio­nes. A es­tos se di­ri­ge la San­ta: “es­tán muy me­ti­das (las al­mas) en el mun­do, tie­nen bue­nos de­seos y al­gu­na vez, aun­que de tar­de en tar­de, se en­co­mien­dan a nues­tro Se­ñor; al­gu­na vez al mes re­zan lle­nos de mil ne­go­cios, que a don­de está su te­so­ro se va allá el co­ra­zón… en fin en­tran con ellos tan­tas sa­ban­di­jas que ni les de­jan ver la her­mo­su­ra del cas­ti­llo, ni so­se­gar” (1M 1,8). Qué lás­ti­ma –nos dice ella- per­der­nos la en­tra­da en este cas­ti­llo res­plan­de­cien­te y her­mo­so, esta per­la orien­tal, este ár­bol de vida, plan­ta­do en las aguas de la vida que es el mis­mo Dios. Por­que las per­so­nas que no tie­nen ora­ción –dice ella- son como tu­lli­das o pa­ra­lí­ti­cas.

La San­ta ha­bla de tres obs­tácu­los prin­ci­pa­les que nos im­pi­den en­trar en el cas­ti­llo in­te­rior del alma. El pri­me­ro es la fal­ta de hu­mil­dad. Nos lo aca­ba de des­cri­bir: no te­ne­mos tiem­po para nada, es­ta­mos ocu­pa­dí­si­mos en los asun­tos vi­ta­les, no te­ne­mos ca­pa­ci­dad para re­co­no­cer nues­tras ca­ren­cias, la au­sen­cia de lo que es esen­cial en nues­tra vida, nues­tros queha­ce­res y ago­bios. El se­gun­do obs­tácu­lo es el he­cho de en­con­trar­nos muy ale­ja­dos de Dios. La San­ta lo dice más cla­ra­men­te: “no hay ti­nie­blas más te­ne­bro­sas, ni cosa tan os­cu­ra y ne­gra” como vi­vir en pe­ca­do mor­tal. Cuan­do al­guien usa de su li­ber­tad para opo­ner­se de­li­be­ra­da y gra­ve­men­te a la vo­lun­tad de Dios no pue­de ha­cer el ca­mino in­te­rior por­que no es ca­paz de per­ci­bir la be­lle­za del cas­ti­llo ni se en­cuen­tra con ga­nas ni dis­po­si­ción de ha­cer­lo. El re­me­dio a este obs­tácu­lo re­si­de –lo sa­be­mos- en el sa­cra­men­to del Per­dón.  Y el ter­cer im­pe­di­men­to está re­la­cio­na­do con los an­te­rio­res y con­sis­te en la dis­per­sión in­te­rior. Uno pue­de re­co­no­cer que ne­ce­si­ta­ría lle­gar a Dios, man­te­ner con Él una re­la­ción flui­da y fre­cuen­te que le die­ra se­gu­ri­dad, ale­gría y gozo en el vi­vir dia­rio… pero si es­ta­mos dis­per­sos, re­vuel­tos in­te­rior­men­te, so­mos in­ca­pa­ces de em­pren­der el ca­mino del en­cuen­tro con Dios.

Os ani­mo, que­ri­dos ami­gos, a afron­tar y su­perar nues­tra dis­per­sión y a em­pren­der el ca­mino del en­cuen­tro con Dios en este tiem­po de cua­res­ma. Ha­bre­mos res­pon­di­do así a la pri­me­ra in­vi­ta­ción fren­te a los fal­sos pro­fe­tas: la ora­ción. Con mi afec­to y mi ben­di­ción para to­dos.

garcia-burillo-firma✠ Jesús García Burillo
Obispo de Ávila

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s