Pascua florida

Carta de
Mons. D. Juan Antonio Menéndez Fernández
Obispo de Astorga

JuanAntonioMenendez

Domingo 1 de abril de 2018

Queridos diocesanos:

¡Feliz Pascua de resurrección!

Un año más hemos vivido el Santo Triduo Pascual con piedad y fervor en las celebraciones litúrgicas propias de estos días o en las procesiones que han recorrido las calles de nuestros pueblos. Previamente, en la Cuaresma nos habíamos preparado para este acontecimiento de gracia, confesando nuestros pecados y renovando las promesas de nuestro bautismo. ¡Demos gracias a Dios por tanta gracia que derrama sobre nuestros corazones! Agradezcamos también su inmenso amor por todos los hombres y por la creación entera. Su amor divino que ha sido derramado en nuestros corazones con el Espíritu Santo es el que nos mueve a amar a nuestros hermanos, particularmente a los más necesitados. Con las obras del amor fraterno manifestamos al mundo que Jesús vive y concede a la humanidad su consuelo y su paz.

A partir del domingo de resurrección se abre la cincuentena pascual para que disfrutemos de la alegría de la Pascua. La liturgia de cada día, especialmente la de los domingos, nos invita a vivir el gozo pascual, unidos a la Virgen María y al coro de los ángeles y de los santos. La Pascua nos eleva, nos hacer gustar ya en este mundo el mundo espiritual que gustaremos para siempre cuando vivamos nuestra propia Pascua. Entonemos un cántico nuevo al Señor que vence a la muerte y sale del sepulcro victorioso para instaurar en el mundo una nueva vida, la vida eterna.

Disfrutemos comulgando en Pascua Florida, uniéndonos así a Cristo resucitado. El sale a nuestro encuentro para concedernos su gracia, su fuerza y su amistad para vencer las tentaciones que nos ponen al borde del abismo. Él nos alegra el corazón con su presencia en nuestra vida y nos envía a alegrar la vida de los demás, curando sus heridas materiales o espirituales con el bálsamo de la misericordia.

Vivir plenamente la liturgia pascual es vivir unidos al Señor que nos reúne como hermanos de una misma familia y nos envía a realizar en el mundo lo mismo que él hizo: amar hasta el extremo. Aprovechemos este tiempo para crecer en el amor fraterno dentro de tu propia familia, con los compañeros de trabajo, con los amigos o con los hermanos de la parroquia. Cada Pascua reaviva en nosotros las ascuas encendidas del amor que ha puesto en nuestro corazón el Espíritu Santo. No dejes que se apague este amor por negligencia o por olvido. Renuévalo constantemente participando en la vida sacramental y en el ejercicio del amor fraterno.

Deseo que paséis unas felices fiestas de Pascua

Vuestro obispo

menendezfernandez_firma✠ Juan Antonio Menéndez Fernández
Obispo de Astorga

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s