Educar para acoger la vida

Carta de
Mons. D. Juan Antonio Menéndez Fernández
Obispo de Astorga

JuanAntonioMenendez

Domingo 8 de abril de 2018

Queridos diocesanos:

El primer derecho de todo ser humano es el derecho a la vida. Actualmente, por desgracia, tenemos que recordar esta obviedad ante la mentalidad de desprecio a la vida humana que poco a poco se está imponiendo en nuestra cultura. La ley del más fuerte que regía en la antigüedad vuelve a querer imponerse en la actualidad. El aborto provocado, la eutanasia, la violencia doméstica, el terrorismo y las guerras son, entre otras, la causa que trunca millones de vidas cada año en el mundo.

La vida humana desde su concepción hasta su muerte natural es inviolable. Nadie puede tocarla. Está protegida por la propia dignidad de la persona y por el mandamiento divino de “no matarás”. La vida del ser humano merece, pues, un respeto absoluto y todos los hombres debemos aunar fuerzas para acogerla, protegerla y defenderla de cualquier agresión física, económica o cultural que la deteriore.

El Papa San Juan Pablo II luchó incansablemente por extender en el mundo la cultura de la vida como don de Dios. Nosotros siguiendo su estela también queremos defender la vida y la calidad de vida de todo ser humano que viene a este mundo. Son muchas las organizaciones eclesiales y civiles que, de una de otra manera, se afanan por acompañar y defender la vida humana desde su concepción hasta su muerte natural. Su labor es encomiable porque no está exenta de dificultades.

En los últimos años ha disminuido el número de abortos practicados en nuestro país y también las mujeres muertas como consecuencia de la violencia doméstica. Esto es una buena noticia; pero debemos seguir luchando para que se respete siempre la integridad de la vida humana, particularmente la de los más indefensos.

Los obispos de la Subcomisión de Familia y vida señalan en el Mensaje para la Jornada de la Vida tres concepciones reductivas sobre el don de la vida que se están propagando en nuestra cultura actual: “Una primera concepción reductiva es considerar la vida humana como un elemento más de una naturaleza general, como si fuera un punto insignificante en un despliegue cósmico… Una segunda concepción… consiste en reducir la vida humana al concepto de calidad de vida, y de este modo se afirma que hay vidas que no son dignas de ser vividas, pues no tienen “calidad” suficiente… Una tercera concepción consiste en considerar que el valor de la vida es el que la sociedad le da”.

En nuestra Diócesis de Astorga celebraremos la Jornada por la Vida el domingo día 8 de abril por la tarde en la parroquia del Barco de Valdeorras con un Via Lucis. Y , a partir del día 9 de abril, nos uniremos a la cadena del rezo del Santo Rosario pidiendo a Dios por intercesión de la Virgen María, la Reina del Cielo, que nos enseñe a acoger, proteger y defender siempre nuestra vida y la vida del hermano.

menendezfernandez_firma✠ Juan Antonio Menéndez Fernández
Obispo de Astorga

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s