Para mayor gloria de Dios

Carta de
Mons. D. José Rico Pavés
Obispo auxiliar de Getafe

2017_rico_paves_jose

El mes de abril, como fruto temprano de la Pascua, nos trajo la publicación de la exhortación apostólica Gaudete et exsultate, sobre la llamada a la santidad en el mundo actual. Con ella quiere el papa Francisco que “toda la Iglesia se dedique a promover el deseo de la santidad”. El documento no quiere ser un tratado sobre la santidad, sino que su objetivo es “hacer resonar una vez más la llamada a la santidad, procurando encarnarla en el contexto actual, con sus riesgos, desafíos y oportunidades”.

La nueva exhortación se sitúa en continuidad con enseñanzas anteriores, principalmente con la exhortación Evangelii gaudium. Si en ésta el Papa revelaba cuál quería ser el hilo interior de su pontificado, ahora se vuelve a manifestar la orientación más profunda de sus actuaciones. En la conclusión de Gaudete et exsultate reaparece la misma motivación: “Pidamos que el Espíritu Santo infunda en nosotros un intenso anhelo de ser santos para mayor gloria de Dios y alentémonos unos a otros en este intento” (n. 177).

El tiempo de Pascua nos ayuda a descubrir de nuevo nuestra identidad de discípulos del Señor Resucitado. Al igual que en la mañana del primer domingo de la historia, también nosotros debemos dejarnos sorprender por el anuncio de la resurrección y hemos de sentir la prisa por compartir este anuncio. Como el apóstol Tomás, estamos llamados a vencer la incredulidad y a pasar del ver al creer. Pedimos en el tiempo de Pascua la gracia de reconocer a nuestro Dios, de encontrar en su perdón nuestra alegría, de encontrar en su misericordia nuestra esperanza.

En el pasado mes, el Papa manifestó su preocupación profunda por la situación del mundo: los conflictos bélicos en Siria y en otras regiones del mundo, las revueltas en Nicaragua, el encuentro entre los mandatarios de las dos Coreas… Pero la misma preocupación se ha hecho manifiesta ante los resultados de las investigaciones encargadas de esclarecer los casos de abusos y encubrimiento que están sacudiendo la Iglesia en Chile, o el dramático desenlace del niño británico Alfie Evans.

No ignora el Papa tantas situaciones dolorosas del mundo contemporáneo, y sobre ellas desea proyectar la luz esperanzada de Cristo Resucitado.

Mientras invocamos a María en el tiempo de Pascua con el título de Reina del Cielo, miramos nuestro mundo con preocupación esperanzada. Celebrar el triunfo de Cristo sobre el pecado y sobre la muerte nos vuelve a recordar que hemos sido llamados a una vida santa.

rico_paves_firma

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s