Día del Corpus. Jornada de Caridad

Carta de
Mons. D. José Luis Retana Gozalo
Obispo de Plasencia

jose luis retama

Cada día nos trae su propio afán. Algunas fechas están marcadas en el calendario con un nombre importante para nosotros. El próximo 3 de junio es el Día del Corpus. Seguimos utilizando esa palabra latina, que traducida y completada, quiere decir: el Día del Santísimo Cuerpo y Sangre de Jesucristo; con otras palabras, el Día de la Eucaristía.

Recordamos el Jueves Santo, cuando Jesucristo celebra por primera vez el Día del Amor, porque Él “habiendo amado a los suyos, nos amó hasta el extremo de dar la vida por nosotros”.

Amar hasta el extremo significa también mantener la presencia junto a la persona amada. La Eucaristía hace verdaderamente presente a Jesucristo junto a nosotros a través de los siglos. Y esta presencia es alimento, es comida. Él dijo: tenéis que comer mi carne y beber mi sangre, si queréis tener vida en vosotros. Todo el mundo sabe por experiencia que tenemos que alimentarnos diariamente para manteneros con vida y con fortaleza. Jesucristo no pudo elegir nada mejor que el pan y el vino para mantener su presencia viva junto a nosotros en beneficio de la humanidad.

El amor necesita correspondencia de la persona amada. Esta correspondencia se manifiesta en estar juntos y hacer lo que agrada a la persona que amamos. Toda esta verdad ha de tener consecuencias importantes en nuestra forma de vivir. No puede dejarnos indiferentes. Unas consecuencias miran directamente a Jesucristo. ¡Qué alegría poder participar cada domingo en la Santa Misa, invitados por Jesucristo a sentamos en su mesa! Como disfrutan la madre, sus hijos y nietos, reuniéndolos en tomo a la mesa para comer en su casa, así disfruta Jesucristo cuando nos ve participando en la Misa. Otras consecuencias se dirigen a los hermanos. Las palabras que Cáritas propone como lema para este año orientan nuestra forma de amar a los hermanos: Tu compromiso mejora el mundo.

Cada palabra es importante. TÚ, se refiere a ti, no al vecino. Fácilmente pensamos que son los otros los que deben hacer algo; esta forma de pensar es un error y trae malas consecuencias, pues no se haría nada. Compromiso: has de tomarlo con el interés con el que haces tus cosas y poner el mismo empeño en llevarlo adelante. Mejora: después de tu acción, lo que hayas tocado, tiene que quedar mejor; no vale cualquier chapucilla. El mundo: no ha de beneficiarte a ti solo, ha de servir mejor a los demás. Es necesaria una vida cristiana de ojos abiertos, que busca rostros oprimidos, para salir al encuentro, al estilo de Jesús, de las personas que sufren para acercarse a ellos con ternura y ofrecer remedio eficaz a su situación. En palabras del Papa Francisco: “No sirven ni las propuestas místicas sin un fuerte compromiso social y misionero, ni los discursos y praxis sociales sin una espiritualidad que transforme el corazón”. Cáritas es una institución de la Iglesia que quiere seguir este camino marcado por el Papa.

retama_firma
✠ José Luis Retana Gozalo
Obispo de Plasencia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s