Peregrinación a Tierra Santa

Carta de
Mons. D.  Carlos Escribano Subías
Obispo de Calahorra y La Calzada–Logroño

carlos escribano

Domingo 10 de junio de 2018

Entre los días 5 y 12 de agosto tendrá lugar la peregrinación diocesana a Tierra Santa, en la que yo mismo participaré, si Dios quiere. Todo el Antiguo Testamento nos relata el deseo del pueblo de Israel por llegar a la Tierra Prometida. Una vez alcanzada, todo israelita piadoso peregrinaba a Jerusalén anhelando contemplar las moradas de Sión (Sal 83,1) y experimentaba una alegría indescriptible al pisar los umbrales de Jerusalén (Sal 121,1-2).

Pero la más decisiva peregrinación a la tierra de Israel la hizo el Hijo de Dios en la plenitud de los tiempos, al encarnarse en el seno de la Virgen María. En estos lugares santos, se entretejió su existencia histórica, su vida oculta en  Nazaret, su predicación y milagros, la fundación de la Iglesia, su pasión, muerte y resurrección. A partir de la ascensión y el envío del Espíritu Santo, inicia la Iglesia su peregrinación de siglos, y muchos cristianos no sólo han seguido los  pasos de Jesús, acogiendo existencialmente el mandamiento del amor, sino que han seguido también las huellas de su presencia en los mismos lugares en los que tuvo lugar el acontecimiento de nuestra salvación.

Los discípulos de Jesús creemos todo aquello que los Apóstoles, testigos de los dichos y hechos de Jesús, “vieron y contemplaron tocante al Verbo de la vida” (1 Jn 1,1). El conocimiento de los lugares en los que se desarrolló la vida santa de Jesús nos acerca a Él, fortalece nuestro amor, robustece nuestra fe y nos permite saborear mejor su mensaje y su vida entera. Peregrinar es siempre un magnífico ejercicio que nos ayuda a desinstalarnos y ponernos en camino. Peregrinar a Tierra Santa nos obliga a salir de nuestro entorno, de nuestro propio yo, y nos impulsa a ir al encuentro del que es razón de nuestra vida que, a su vez, viene permanentemente a nuestro encuentro: Cristo, nuestro Salvador. Es por ello que, generación tras generación, muchos cristianos han mostrado un deseo vehemente por rezar donde Jesús rezó, meditar donde Él sufrió y gozarse con los hechos con los que Él gozó. Nosotros podemos formar parte de ese grupo de afortunados.

Por otra parte, peregrinar a Tierra Santa tiene unas dimensiones de eclesialidad y comunión muy dignas de ser tenidas en cuenta. Como es de todos sabido la Iglesia en esa región atraviesa momentos muy difíciles, hasta el punto de que “existe un peligro real de que la Iglesia desaparezca de Tierra Santa y de que los Franciscanos Guardianes nos convirtamos en meros custodios de piedras, de monumentos que recuerdan un pasado glorioso” (Testimonio del Ministro General de los Franciscanos). Son muchos los cristianos que en Tierra Santa están pasando en sus vidas momentos de auténtica inseguridad por profesar su fe en Jesucristo y de verdadera penuria económica, motivada fundamentalmente por la falta de trabajo. Todo ello les obliga a marchar fuera de su tierra en búsqueda de seguridad y de mejores condiciones de vida.

La Iglesia madre que peregrina en la tierra de Jesús necesita una vez más nuestro apoyo y cercanía. Nosotros, desde La Rioja, queremos dárselo. Como en peregrinaciones anteriores presididas por el hoy Cardenal de Barcelona, D. Juan José Omella, vamos a llevar una aportación económica en nombre de todos a aquella Iglesia hermana y necesitada. Es por ello que pido a las instituciones diocesanas, singularmente a las parroquias, cofradías y a las comunidades religiosas, que, en la medida de sus posibilidades, efectúen una colecta con este loable fin. Yo personalmente haré entrega de la misma a algunas parroquias, al Patriarcado Latino, es decir al Arzobispado latino de Jerusalén, tal como hemos hecho en otras ocasiones.

No dejéis de rezar para que la para que la paz se establezca pronto en Oriente Medio y, especialmente, para que judíos y palestinos lleguen a entenderse, respetarse y trabajar por construir un sociedad capaz de vivir en paz a pesar de las diferencias étnicas, culturales y religiosas que allí existen.

Y pedid también para que esta peregrinación a Tierra Santa produzca sus frutos en todos y cada uno de nosotros. Con mi afecto y bendición.

escribano_firma
✠ Carlos Escribano Subías
Obispo de Calahorra y La Calzada-Logroño

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s