Las Fiestas Patronales y la Misión Diocesana

Carta de
Mons. D.  Carlos Escribano Subías
Obispo de Calahorra y La Calzada–Logroño

carlos escribano

Domingo 22 de julio de 2018

A lo largo del verano se van sucediendo las fiestas patronales en nuestros pueblos y ciudades. La devoción a Santa María, que se nos presenta bajo distintas advocaciones en nuestra tierra riojana, y los nombres de los Santos Patronos que salpican nuestra geografía, presentan ante nuestros ojos un gran mosaico de devoción popular que se entremezcla con las fiestas estivales. Es el sentir de una religiosidad popular que expresa la fe de nuestras gentes.

El verano cambia también la fisonomía de nuestros pueblos. Muchos vecinos de los mismos aprovechan el tiempo de verano para recuperar por unos días su historia personal, las raíces familiares o para disfrutar con los muchos amigos y conocidos a quienes no tienen la oportunidad de ver el resto del año. Las fiestas patronales son un magnífico reclamo para todos ellos, pues con motivo de la celebración de turno, se sienten convocados a volver con ánimo fraterno y espíritu festivo, a sus lugares de origen.

Es verdad que en ocasiones las celebraciones patronales ven desdibujado su origen religioso quedando potenciada especialmente su vertiente celebrativo-social. Pero también es cierto que son muchos los valores que contienen las fiestas de nuestros pueblos: la convivencia, la solidaridad, la hospitalidad, el compartir, el sentido intuido aunque no clarificado de la trascendencia, etc. Toda esta dinámica, que surge de manera espontánea en las gentes de nuestros pueblos, puede convertirse también en una magnífica base antropológica y cultural para buscar caminos de evangelización.

Las celebraciones eucarísticas que se suceden esos días en los templos parroquiales o en las ermitas, las procesiones y demás manifestaciones religiosas, nos animan a pensar, como nos recordaba el papa Francisco en la Evangelii Gaudium que “en la piedad popular, por ser fruto del Evangelio inculturado, subyace una fuerza activamente evangelizadora que no podemos menospreciar: sería desconocer la obra del Espíritu Santo. Más bien estamos llamados a alentarla y fortalecerla para profundizar el proceso de inculturación que es una realidad nunca acabada. Las expresiones de la piedad popular tienen mucho que enseñarnos y, para quien sabe leerlas, son un lugar teológico al que debemos prestar atención, particularmente a la hora de pensar la nueva evangelización” (nº 126).

El nuestro es tiempo de misión. Y, en este sentido, resulta muy positiva la presencia y la vida de nuestras Hermandades y Cofradías que se multiplican llenas de historia en los pueblos y ciudades de toda La Rioja. También vosotras tenéis que descubrir y desarrollar plenamente vuestro papel en la Misión Diocesana que estamos poniendo en marcha en nuestra diócesis. Con vuestro proceder sencillo y popular, estáis en condiciones inmejorables para vivir y ayudar a vivir la fe con naturalidad a los hermanos y cofrades y a mucha más gente. Lo recordaba el Papa Benedicto XVI a las Cofradías italianas: «En la época de grandes cambios que estamos atravesando, la Iglesia […] os necesita también a vosotros, queridos amigos, para llevar el anuncio del Evangelio de la caridad a todos, recorriendo caminos antiguos y nuevos. Así pues, vuestras beneméritas cofradías, arraigadas en el sólido fundamento de la fe en Cristo, con la singular multiplicidad de carismas y la vitalidad eclesial que las distingue, han de seguir difundiendo el mensaje de la salvación en medio del pueblo, actuando en las múltiples fronteras de la nueva evangelización». (A la Confederación de cofradías de las diócesis de Italia: 10.XI.2011).

Es por ello que os convocamos de un modo particular el próximo 17 de Noviembre a participar en la Celebración diocesana de envío misionero. Que junto a vuestras imágenes titulares, signo de la fe que hemos recibido de nuestros mayores, sean muchas las personas que se sientan invitadas a convertirse en este momento de nuestra historia en discípulos misioneros para anunciar en nuestra sociedad el mensaje del amor de Dios. Bajo su amparo protector ponemos a nuestros pueblos, a las familias y los proyectos evangelizadores y misioneros que todos albergamos en nuestro corazón.

escribano_firma
✠ Carlos Escribano Subías
Obispo de Calahorra y La Calzada-Logroño

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s