Sínodo de los obispos (I): Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional

Carta de
Mons. D. Vicente Jiménez Zamora
Arzobispo de Zaragoza

2017_jimenez_zamora_vicente

Domingo 23 de septiembre de 2018

Queridos diocesanos:

El papa Francisco ha convocado un Sínodo de los obispos, que se celebrará en Roma del 3 al 28 de octubre de 2018, y cuyo lema es ‘Los jóvenes, la fe y el discernimiento’. Con motivo de este importante acontecimiento eclesial, escribo dos cartas pastorales, para preparar el ambiente de reflexión y oración en nuestra diócesis de Zaragoza, en un clima de comunión eclesial. Los dos escritos pretenden aproximarnos al documento llamado Instrumentum laboris, que servirá de base en los trabajos de los padres sinodales, presididos por el papa Francisco.

El Instrumentum laboris es un texto amplio y articulado. El objetivo primero del Sínodo es hacer que toda la Iglesia tome conciencia de su importante tarea de acompañar a cada joven, sin excluir a nadie, hacia la alegría del amor; en segundo lugar, tomando esta misión en serio, la Iglesia misma podrá adquirir un renovado dinamismo juvenil; en tercer lugar es importante para la Iglesia aprovechar esta oportunidad de discernimiento vocacional, con el fin de descubrir cómo puede responder mejor hoy a su llamada de ser alma, luz, sal, y levadura de nuestro mundo.

Estructura del documento

Como consecuencia de estos fines y propósitos del Sínodo, el Instrumentum laboris está redactado según el método del discernimiento. El papa Francisco, en la exhortación apostólica Evangelii Gaudium 51, presenta el proceso del discernimiento con tres verbos: reconocer, interpretar, elegir. Por esta razón el texto se divide en tres partes en relación con cada uno de estos tres verbos.

El primer momento del discernimiento está marcado por el verbo reconocer. Inmediatamente viene a la mente el relato de Emaús, donde se dice que a los discípulos “se les abrieron los ojos y lo reconocieron” (Lc 24, 31). Es evidente que “reconocer” es algo más que ver o un simple escuchar: se trata de dejarse habitar por la gracia para tener la mirada del discípulo, una comprensión de la realidad que es capaz de ver con el corazón, la inteligencia que surge de las entrañas de misericordia que moran en cada uno de nosotros. “Reconocer” significa participar de la mirada de Dios sobre la realidad, observando la forma en que Dios nos habla a través de ella.

El segundo momento se centra en el verbo interpretar. La realidad es más importante que la idea, pero las ideas se vuelven necesarias cuando se reconocen las llamadas que provienen de la realidad. Se necesita un marco de referencia para interpretar la realidad; de lo contrario, somos víctimas de la superficialidad. Es necesario profundizar, hacia un nivel bíblico y antropológico, teológico y eclesiológico, pedagógico y espiritual. Las buenas ideas iluminan, aclaran, desatan nudos, ayudan a desenredar la madeja, a vencer la confusión y resolver la fragmentación, acompañando hacia una visión integral y sinfónica.

El tercer momento se concentra en la necesidad de elegir. Después de reconocer e interpretar, la fase más delicada e importante es tomar decisiones valientes y previsoras a la luz del camino recorrido. El discernimiento corre demasiadas veces el peligro de encasillarse en el análisis interminable de muchas interpretaciones diferentes, que no llegan a buen término, es decir, a las decisiones concretas, proféticas y prácticas. Por eso es importante completar el camino a través de opciones compartidas que nos ayudan en nuestro recorrido de conversión pastoral y misionera.

Fuentes del documento

El Instrumentum laboris es el punto de convergencia de la escucha de todos los miembros del pueblo de Dios y también de diferentes voces que no pertenecen a la Iglesia. El documento, de hecho, es el resultado de un amplio proceso de consulta promovido por la Secretaría General del Sínodo a partir de la presentación del Documento preparatorio (enero de 2017).

Para este sínodo, la consulta ha sido muy amplia, añadiendo a la modalidad clásica (consulta a las Conferencias Episcopales, a los Dicasterios de la Curia Romana y a la Unión de Superiores Mayores) otras iniciativas dirigidas a involucrar a todo el pueblo de Dios, especialmente a los jóvenes.

La primera iniciativa fue el Seminario Internacional sobre la condición de los jóvenes celebrado en septiembre de 2017. Participaron alrededor de cincuenta expertos y una veintena de jóvenes de los cinco continentes.

La segunda iniciativa ha sido el Cuestionario online presente en la web del 14 de junio al 31 de diciembre de 2017. Se dirigía explícitamente a los jóvenes para que pudieran dar a conocer sus situaciones concretas de vida y expresar su opinión sobre algunos temas importantes relacionados con la Iglesia y la sociedad.

La tercera iniciativa fue la Reunión pre-sinodal, celebrada del 19 al 24 de marzo de este año, a la que asistieron 300 jóvenes físicamente presentes en Roma y unos 15.000 conectados online a través de páginas de Facebook en los 6 idiomas principales. El Documento final de esta reunión es el fruto de intensas jornadas de trabajo y expresa la voz directa de los jóvenes. El texto, que ha sido ya publicado, se entregó al Santo Padre.

De este modo el Sínodo de los Obispos sobre los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional será una expresión de los sentimientos, deseos y expectativas de todos los jóvenes del mundo, tal como deseaba el papa Francisco desde el comienzo del proceso sinodal.

Con mi afecto y bendición,

jimenezzamora_firma

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s