Santa Misa en la fiesta de la bienaventurada Virgen María del Pilar

Homilía de
Mons. D. Jesús Fernández González
Obispo auxiliar de Santiago

2017_fernandez_gonzalez_jesus

Iglesia de los Franciscanos, 12 de octubre de 2018

Todo el pueblo de Israel, con su rey a la cabeza, está de fiesta. El monarca les ha congregado en Jerusalén para subir el Arca del Señor a la tienda preparada en el monte Sión, en espera de poder colocarla en un lugar estable. Fuera de Dios, nada había tan sagrado para ellos. En realidad, el Arca era signo de la presencia de un Dios que se había convertido en nómada a su lado y que no les había dejado de la mano. Ciertamente, en su interior se alojaban las tablas de la Ley que el Altísimo le había encomendado a Moisés en el monte Horeb. Guiados por la Palabra de Dios habían avanzado hacia la Tierra prometida, habían conquistado la libertad, se habían integrado como pueblo. La fiesta estaba justificada.

En paralelo al Arca del Antiguo Testamento, situamos a la Virgen María. La celebración de la fiesta de Nuestra Señora del Pilar nos ofrece la oportunidad de contemplarla como el “Arca de la Nueva Alianza”. En efecto, la antigua había servido de morada a la Palabra de Dios; ella, va a alojar a la Palabra que se ha hecho carne, Jesucristo.

Los cristianos creemos también que Dios no nos abandona, está siempre presente en la vida de todos y de cada uno, ya sea en los momentos felices, ya sea en las dificultades. Así nos lo prometió al ascender a los cielos: Mirad que yo estoy con vosotros todos los días hasta el final de los tiempos. Él nos visita en lo creado, en los acontecimientos, en los hermanos, en los santos, en María. Y, sobre todo, sale a nuestro encuentro en los sacramentos, y siempre, de la mano de María, la Madre que nos acerca al Hijo. Con él, todo se renueva y el reinado de Dios avanza en medio de nosotros.

Ante el Arca de la Antigua Alianza danzó el propio rey David. Ante el Arca de la Nueva, ante Jesús que la habitaba, s. Juan Bautista saltó de alegría en el vientre de su madre. ¿No nos llenaremos de gozo y fiesta también nosotros al ser visitados por el Señor?

En una ocasión, Jesús dijo: “El que escucha estas palabras mías y las pone en práctica se parece a aquel hombre prudente que edificó su casa sobre roca” (Mt 7, 24). Así lo hizo María, y así se lo reconoció su Hijo Jesús. La ocasión –nos la ha narrado el evangelista s. Lucas- se la ofreció la exclamación que le dirigió una mujer que, emocionada al verle, exclamó: Bienaventurado el vientre que te llevó y los pechos que te criaron. La respuesta de Jesús fue contundente: Bienaventurados los que escuchan la Palabra de Dios y la cumplen. Y, nos preguntamos, ¿quién como ella escuchó la Palabra y la puso en práctica? Ella es, sin duda, la mujer más fiel a Dios, su mejor discípula. Su vida se apoyó siempre en el que es la roca firme. Así lo expresa el hecho de que, según la tradición, se le apareciera al Apóstol Santiago dándole ánimos en Zaragoza, sobre una columna.

Nos alegramos, pues, en el Señor. Engendrado por obra y gracia del Espíritu Santo en el seno de María, la mujer creyente y fiel, viene a nosotros gracias a la que es Arca de la Nueva Alianza. Nos llena de gozo nuestro Dios que, en su Palabra encarnada en Jesucristo, nos ofrece un cimiento, una roca segura para construir nuestra vida y nuestro mundo. Y, con el salmista, decimos la oración que sin duda haría suya la Virgen de Nazaret: El Señor me ha coronado, sobre la columna me ha exaltado.

En este día de la fiesta nacional, felicitamos a nuestra Madre y le pedimos que nos ayude a compartir lo mejor de nosotros mismos, a destacar lo que nos une y a evitar que las ideologías y la manipulación de la verdad se constituyan en obstáculo para el encuentro entre nuestras regiones y pueblos. Conmovidos por la tragedia vivida en Mallorca, ponemos en sus manos a todas las personas fallecidas y a sus familias. Finalmente, le encomendamos también el Cuerpo de la Guardia Civil que vela por nuestra paz y seguridad; también a sus familias y amistades. Que Ntra. Sra. del Pilar los proteja siempre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s