Decreto sobre el Año Jubilar del Sagrado Corazón

escudo-obispo-demetrio

MONS. DEMETRIO FERNÁNDEZ GONZÁLEZ
por la gracia de Dios y de la Sede Apostólica
Obispo de Córdoba

D E C R E T O

Prot. Nº S 2018/10/67

La Penitenciaría Apostólica respondió afirmativamente, el pasado día 5 de octubre, a la solicitud de concesión de Indulgencia plenaria que le presenté (Ref. Prot. Nº 755/18/I y Nº 756/18/I), con ocasión de la celebración en el año 2019 del Primer Centenario de la Consagración pública de España al Sagrado Corazón de Jesús y el 90º Aniversario de la bendición del Monumento al Sagrado Corazón de Las Ermitas de Córdoba y consagración de la ciudad de Córdoba al Sagrado Corazón. El Año Jubilar que se nos ha concedido comenzará el día 24 de octubre de 2018 y concluirá el día 24 de octubre de 2019.

Atendiendo a lo establecido en los decretos de la Penitenciaría, podrán lucrar la Indulgencia plenaria los fieles cristianos que estén verdaderamente arrepentidos del pecado cometido, que cumplan debidamente las condiciones acostumbradas (Confesión sacramental, participación en la Eucaristía y comulgar, y orar por las intenciones del Santo Padre), y participar en los actos que se organicen con ocasión del Jubileo con la intención de lucrar la indulgencia plenaria, según se dispone a continuación:

1. Los fieles que durante este tiempo participen en actos Jubilares o recen ante monumentos o imágenes del Sagrado Corazón de Jesús expuestas a la pública veneración en los siguientes lugares: Santa Iglesia Catedral, Iglesia del Juramento de San Rafael (Custodio de la Ciudad), Iglesia de San Hipólito en Córdoba (sede del Apostolado de la Oración), las Ermitas de Córdoba o tempos de la Diócesis de Córdoba. Estas oraciones deben concluir con el rezo del Padrenuestro, la recitación del Credo y una oración a la Santísima Virgen María.

2. Las personas mayores, los enfermos y los que, estando legítimamente impedidos por causa grave, no pueden salir de sus hogares, también pueden lucrar la Indulgencia plenaria, si se unen espiritualmente a las celebraciones Jubilares, siguiendo su retransmisión a través de la radio, televisión o Internet, haciendo un acto de aborrecimiento del pecado y teniendo intención de cumplir, lo antes posible, las tres condiciones establecidas, además de ofrecer sus oraciones y padecimientos a Dios misericordioso.

3. Los fieles podrán aplicar la Indulgencia a sí o en sufragio por las almas de los fieles que se encuentran en el Purgatorio.

La celebración de este acontecimiento es una ocasión de gracia para todos los fieles de la Diócesis. Para mejor disponernos a vivir este momento eclesial es necesaria la preparación, especialmente mediante la confesión sacramental que permitirá la reconciliación con Dios y con los hermanos, además de posibilitar el estado de gracia necesario para lucrar la Indulgencia. Con esta ocasión, quiero recordar a todos que «la doctrina y la práctica de las indulgencias en la Iglesia están estrechamente ligadas a los efectos del sacramento de la Penitencia. La indulgencia es la remisión ante Dios de la pena temporal de los pecados, ya perdonados, en cuanto a la culpa, que un fiel dispuesto y cumpliendo determinadas condiciones consigue por la mediación de la Iglesia, la cual, como administradora de la redención, distribuye y aplica con autoridad el tesoro de las satisfacciones de Cristo y de los santos. La indulgencia es parcial o plenaria según libre de la pena temporal debida por los pecados en parte o totalmente. Todo fiel puede lucrar para sí mismo o aplicar por los difuntos a manera de sufragio, las indulgencias tanto parciales como plenarias (Código de Derecho Canónico, can. 992-994)» (Catecismo de la Iglesia Católica, n. 1471).

Siguiendo la indicación de la Penitenciaria, pido especialmente al Cabildo de la Santa Iglesia Catedral, párrocos y rectores de iglesias que durante este tiempo sean especialmente generosos y diligentes en su disponibilidad para favorecer la administración individual del Sacramento de la Penitencia.

La celebración gozosa de este Año Jubilar nos obliga a responder a los retos del presente, promoviendo con ocasión de esta conmemoración, iniciativas especiales de catequesis y evangelización con niños, jóvenes y adultos, y de tipo caritativo y social con los más necesitados. De este modo, contribuirá al fortalecimiento de la fe y de la vida cristiana, así como de la aspiración a la santidad de vida de todos los fieles de la Diócesis.

Dado en Córdoba, a nueve de octubre del año dos mil dieciocho.

demetrio_fernandez_firma✠ Demetrio Fernández González, Obispo de Córdoba

Ante mí:

Joaquín Alberto Nieva García,
Canciller Secretario General

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s