Todos los Santos, preludio de nuestra misión diocesana EUNTES

Carta de
Mons. D.  Carlos Escribano Subías
Obispo de Calahorra y La Calzada–Logroño

carlos escribano

Domingo 28 de octubre de 2018

En la Solemnidad del 1 de noviembre celebramos a todos los santos de nuestra Iglesia, conocidos y desconocidos, con un sentimiento de alabanza al Señor y de gratitud a nuestros hermanos y hermanas que ya han alcanzado la gloria y que se convierten para nosotros en modelos e intercesores. A ellos debemos pedirles, en esta fiesta de Todos los Santos, que nos ayuden como Iglesia diocesana a vivir con intensidad y alegría nuestra relación con Cristo.

Como es habitual, la fiesta de Todos los Santos marca el inicio del mes de noviembre que, en esta ocasión, para los cristianos de La Rioja va a tener una especial relevancia. El día 17 celebraremos el inicio de nuestra Misión Diocesana EUNTES. En ese día significaremos, de un modo especial, el envío de los que tienen que ser los discípulos misioneros: la gente de nuestras parroquias y comunidades, que, acompañando a los santos de especial devoción en nuestra tierra, recibirán el encargo de anunciar el Evangelio en este momento de la historia en nuestra diócesis.

Contemplando el ejemplo de Todos los Santos y, singularmente, los de nuestra tierra, se puede suscitar en nuestro interior un gozoso reto: la primera tarea que nos tenemos que imponer todos los que de manera activa queramos participar en esta misión, es el tomar conciencia de la importancia que tiene nuestro seguimiento radical de Jesús. Y de que ese seguimiento no sólo nos afecta a nosotros, sino que a través nuestro el Señor quiere hacerse presente en la vida de nuestros contemporáneos para manifestarles su amor. En palabras del Papa Francisco: “Deja que la gracia de tu Bautismo fructifique en un camino de santidad. Deja que todo esté abierto a Dios y para ello opta por él, elige a Dios una y otra vez. No te desalientes, porque tienes la fuerza del Espíritu Santo para que sea posible, y la santidad, en el fondo, es el fruto del Espíritu Santo en tu vida (cf. Ga 5,22-23)”. (Gaudete et Exultate, 15).

Dejar fructificar la gracia de nuestro bautismo. Optar una y otra vez por el Señor. Estas son las mejores propuestas para concretar el perfil que debe tener un discípulo misionero: “Para un cristiano no es posible pensar en la propia misión en la tierra sin concebirla como un camino de santidad, porque «esta es la voluntad de Dios: vuestra santificación» (1 Ts 4,3). Cada santo es una misión; es un proyecto del Padre para reflejar y encarnar, en un momento determinado de la historia, un aspecto del Evangelio”. (Gaudete et Exultate, 19).

Acoger el reto de la Misión Diocesana supone tomar conciencia de que Dios nos ha elegido para encarnar en La Rioja de hoy y junto a nuestra gente un aspecto de su Evangelio. ¿Aceptas el reto? ¿Quieres participar en esta apasionante tarea? Pues te esperamos. Es más, te necesitamos. ¡Mucho ánimo!

escribano_firma
✠ Carlos Escribano Subías
Obispo de Calahorra y La Calzada-Logroño

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s