Decreto de convocatoria del Sínodo Diocesano

escudo-obispo-atilano-rodriguez

DON ATILANO RODRÍGUEZ MARTÍNEZ, POR LA GRACIA DE DIOS Y DE LA SEDE APOSTÓLICA, OBISPO DE SIGÜENZA-GUADALAJARA

El último Sínodo de la diócesis de Sigüenza tuvo lugar el año 1948 y fue presidido por el obispo Monseñor D. Luis Alonso Muñoyerro. Después de aquel importante acontecimiento eclesial, entre otras cosas, se llevó a cabo la erección canónica de la nueva diócesis de Sigüenza-Guadalajara y se celebró el Concilio Vaticano II, faro luminoso y brújula segura para la Iglesia universal.

Teniendo en cuenta las enseñanzas de dicho Concilio, así como las valiosas aportaciones teológicas, pastorales, litúrgicas y canónicas expuestas por los últimos Pontífices y, de modo especial, las propuestas programáticas del papa Francisco en la Exhortación Pastoral “Evangelii gaudium”. Considerando, además, los profundos cambios sociales, culturales y religiosos de los últimos decenios, después de escuchar a los miembros del Consejo Episcopal, del Consejo Presbiteral y del Consejo Pastoral Diocesano, junto a otras personas de probada virtud y juicio, he decidido

CONVOCAR

Un Sínodo diocesano en el que espero y deseo participen activamente los presbíteros, los miembros de la Vida consagrada, los Institutos de vida apostólica y los fieles laicos de nuestra querida Iglesia particular de Sigüenza-Guadalajara.

Estoy profundamente convencido de que, durante este tiempo de gracia, podremos afrontar con la iluminación del Espíritu Santo los retos pastorales que el Señor pone ante nosotros en este momento de la historia. La reflexión sosegada, el diálogo fraterno, la renovación espiritual y la oración constante de todos los diocesanos nos ayudarán a encontrar los  caminos que hemos de recorrer para evangelizar al hombre de hoy, desde la comunión y la corresponsabilidad eclesial.

Mi deseo, por tanto, es que este Sínodo diocesano sea una profunda experiencia de fe y un cauce adecuado para renovar la fidelidad al Evangelio, fortalecer la caridad y avivar la esperanza de todos los diocesanos.

El Sínodo se regirá por la normativa canónica vigente, fundamentalmente por el Derecho Canónico y la “Instrucción sobre los Sínodos Diocesanos” de la Congregación para los Obispos y la Congregación para la Evangelización de los Pueblos (1997). Ambos documentos señalan los dos momentos principales en el desarrollo del Sínodo.

La primera etapa estará dedicada a la escucha y reflexión común, con la participación de todos los bautizados de la Diócesis en la oración, la consulta y los grupos sinodales. La segunda etapa, en la que se desarrollará la Asamblea Sinodal propiamente dicha, estará centrada en la toma de decisiones y en la redacción de las conclusiones del Sínodo. En esta Asamblea estarán representados los laicos, religiosos y presbíteros, en la manera que indiquen los reglamentos que se aprobarán al respecto.

He elegido el primer domingo de Adviento, comienzo del año litúrgico, para la convocatoria oficial del Sínodo y para el inicio de los trabajos sinodales en la Diócesis.

En el camino que hemos de recorrer, necesitamos pedir la fuerza de lo alto. La Santísima Virgen, Madre de la Iglesia y Madre nuestra, nos acompañará durante el recorrido sinodal con la intercesión ante su Hijo y con la entrega servicial a los hermanos, especialmente a los más necesitados.

En Sigüenza a 2 de diciembre de 2018.

firma_atilano_rodriguez
✠ Atilano Rodríguez Martínez
Obispo de Sigüenza-Guadalajara

Por mandato de S. E. Rvdma. 

Juan José Calleja Plaza
Canciller Secretario

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s