¡Feliz y Santa Navidad!

Carta de
Mons. D. José Luis Retana Gozalo
Obispo de Plasencia

jose luis retama

Queridos diocesanos:

Dijo un día Francisco, el santo de Dios: “Deseo celebrar la memoria del niño que nació en Belén y quiero contemplar de alguna manera con mis ojos lo que sufrió en su invalidez de niño, cómo fue reclinado en el pesebre y cómo fue colocado sobre el heno entre el buey y el asno” (Relato de Tomás de Celano).

“A María le llegó el tiempo del parto y dio a luz a su hijo, lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre porque no tenía sitio en la posada” (Lc.2, 6-7).

Con cuánta preparación interior, con cuanta ternura, con cuánto amor, esperaría María aquel instante del nacimiento de su hijo. Todo estaba dispuesto, su corazón estaba preparado. Pero en la posada no había lugar para ellos. La humanidad estaba esperando a Dios. Pero cuando llega el momento, no tenía sitio para él, la humanidad estaba tan ocupada en sus cosas que no quedaba lugar ni para Dios mismo.

Este no encontrar sitio en la posada no sólo se refiere a Israel y a entonces. Se refiere también al ahora y a cada uno de nosotros, a la sociedad en su conjunto. Tampoco nosotros tenemos tiempo y lugar para el prójimo que tiene necesidad de mi palabra, de mi afecto. De mi tiempo, interés y cuidado para aquel que sufre y necesita ayuda. No tenemos siquiera tiempo y espacio para Dios. De verdad ¿Puede entrar Él en nuestra vida? ¿Encuentra el Señor un lugar en nosotros o tenemos ocupado todo nuestro tiempo, nuestro quehacer, toda nuestra vida, con nosotros mismos y en nuestras cosas?

Es cierto que el comercio se ha apoderado de esta fiesta convirtiéndola en una carrera vertiginosa de compras, adornos, regalos y comidas y la ha privado de su verdadera identidad.

Por eso es tan importante que nuestras comunidades cristianas hagan un esfuerzo para no sumergirse en unas “navidades celebradas por lo civil”, y celebrar la auténtica fiesta de la Navidad. De ahí mi invitación a celebrar juntos este instante fascinante e impensable en la Catedral en la misa del Gallo. Celebramos el mayor acontecimiento de la historia: la ENCARNACIÓN DE DIOS. Dios se hace hombre en la historia sin dejar de ser Dios. Dios se desborda en amor hacia el hombre. La Navidad es la fiesta de la humildad amante de Dios. Dios se hace cercano en la carne de un niño pequeño para que podamos abrazarle y acercarnos a Él.

“Pero a cuantos lo recibieron les da poder para ser hijos de Dios” (Jn 1, 12). Afortunadamente hay quienes lo acogen. Si somos capaces de ser pastores (sencillos) o sabios (inquietos), su luz y su mensaje nos llamarán a ponernos en camino, a salir de la cerrazón de nuestros solos deseos e intereses para ir al encuentro del Señor, ponernos de rodillas y adorarlo.

Os propongo tres actitudes para estos días: 1. La Alegría: no puede haber tristeza cuando nace la Vida. 2. Humildad: de nuestras actitudes prepotentes y jerarquías y hacernos sencillos. 3. Compartir: una auténtica Navidad nos exige incluir en nuestra nuestra casa a los excluidos del mundo. Tu Navidad será de la misma hondura y calidad de las que tengas el corazón. Los que seamos capaces de vivir desde estas claves la Navidad somos unos privilegiados. Y debemos estallar en gratitud.

Como nos dice el Papa Francisco, “Cada familia cristiana, como hicieron María y José, puede recibir a Jesús, escucharlo, hablar con Él, estar con Él; y así mejorar el mundo. Hagamos espacio en nuestros corazones y en nuestros días al Señor”.

Con la humildad de los pastores, pongámonos en camino, en esta Noche Santa, hacia el niño en el establo. Toquemos la humildad de Dios, el corazón de Dios. Entonces su alegría nos alcanzará y hará más luminosa nuestra vida y nuestro mundo.

Felicito la Navidad de un modo especial a todos los que tienen algún motivo importante para no disfrutar de esta alegría: enfermos y ancianos solos, familias rotas y con ausencias importantes, personas sin trabajo… a cuantos sufren de cualquier modo y por cualquier causa. Recordad que Dios os quiere y va con vosotros. El Señor viene también para abrazar vuestro dolor y vuestra dificultad.

¡Feliz y Santa Navidad a todos!

Con la bendición de vuestro Obispo.

retama_firma
✠ José Luis Retana Gozalo
Obispo de Plasencia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s