#Comunidade300

Carta de
Mons. D. José Leonardo Lemos Montanet
Obispo de Orense

JoseLeonardoLemosMontanet

En marzo de 1994, va hacer treinta y cinco años, bajo el pontificado de Mons. Diéguez Reboredo, comenzó la singladura de esta Publicación mensual de la Diócesis de Ourense y vio la luz en número 0 de Comunidade, bajo la dirección de D. Jorge Estévez. En este pasado mes de enero, apenas iniciado el nuevo año, se ha alcanzado el número trescientos. Durante todo este tiempo se ha podido comprobar que éste ha sido un instrumento de información al servicio de la Iglesia diocesana y, además, ha servido para hacer llegar a muchos lugares fuera de la Diócesis, y también de Galicia, una noticia acerca de la vida y las actividades de esta Iglesia particular que peregrina por estas hermosas tierras ourensanas. Continuar leyendo “#Comunidade300”

Anuncios

Transparentar el Evangelio

Carta de
Mons. D. José Rico Pavés
Obispo auxiliar de Getafe

2017_rico_paves_jose

La luz de Jesús que proviene de Belén ha iluminado de forma suave y discreta el comienzo del nuevo año, dejando un mes de enero cargado de eventos y enseñanzas intensas. La carta a los obispos de EEUU, el discurso al Cuerpo Diplomático, el 25º aniversario de la Pontificia Academia para la Vida, la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos y la JMJ de Panamá abrieron un año en que el Papa, una y otra vez, nos invita a poner la mirada en Jesucristo y abandonar todo aquello que no ayuda a transparentar su evangelio. Continuar leyendo “Transparentar el Evangelio”

La vida consagrada, presencia del amor de Dios

Carta de
Mons. D. Ginés García Beltrán
Obispo de Getafe

2017_Garcia_Beltran_GinesRamon

Quiero traer a este espacio una presencia viva y especialmente bella en la Iglesia y en el mundo. Me refiero a la vida consagrada, que es como ese árbol grande y multiforme en sus ramas, que hunde sus raíces en el Evangelio mismo y crece en el campo de la Iglesia como lugar de testimonio, acogida y salvación para el mundo. Continuar leyendo “La vida consagrada, presencia del amor de Dios”