El reto del primer anuncio del Evangelio en una Iglesia Misionera

Carta de
Mons. D.  Carlos Escribano Subías
Obispo de Calahorra y La Calzada–Logroño

carlos escribano

Domingo 24 de febrero de 2019

La ma­du­ra­ción de nues­tra Mi­sión Dio­ce­sa­na EUN­TES, que va­mos desa­rro­llan­do en co­mu­nión, es­toy se­gu­ro que nos va abrien­do ho­ri­zon­tes a la hora de plan­tear­nos nue­vos ca­mi­nos de evan­ge­li­za­ción. Hoy me gus­ta­ría po­ner el acen­to en una cues­tión que creo que es fun­da­men­tal y que en mu­chos en­cuen­tros y con­ver­sa­cio­nes con sa­cer­do­tes, ca­te­quis­tas y agen­tes de pas­to­ral, sur­ge siem­pre como un tema a te­ner en cuen­ta. Se tra­ta de la cues­tión del “pri­mer anun­cio del Evan­ge­lio”.

Es ver­dad que has­ta hace no mu­cho tiem­po, no se po­dría ha­ber he­cho una re­fle­xión bajo este tí­tu­lo, sen­ci­lla­men­te por­que no ten­dría sen­ti­do. En­tre no­so­tros, en efec­to, la pas­to­ral y la ca­te­que­sis se con­ce­bían de modo es­tá­ti­co, or­ga­ni­za­das a tra­vés de in­ter­ven­cio­nes di­ri­gi­das a los prac­ti­can­tes o a los miem­bros de nues­tras co­mu­ni­da­des en dis­tin­tos pro­ce­sos ca­te­qué­ti­cos o de for­ma­ción cris­tia­na. En tal óp­ti­ca, el “pri­mer anun­cio” se des­ti­na­ba a los no cre­yen­tes que ha­bi­ta­ban las tie­rras de mi­sión, sin que nues­tra pas­to­ral se pen­sa­ra para se­me­jan­tes des­ti­na­ta­rios pues­to que en nues­tra tie­rra ape­nas si exis­tían o no ter­mi­ná­ba­mos de per­ci­bir­los como ta­les. Es ver­dad que en muy po­cos años esto se ha tras­for­ma­do. Una de las cues­tio­nes que nos han he­cho po­ner en mar­cha nues­tra Mi­sión Dio­ce­sa­na EUN­TES, es el he­cho de sa­ber­nos ante una reali­dad re­li­gio­sa com­pli­ca­da, don­de no se pue­de dar nada por des­con­ta­do. Des­cu­bri­mos que en la ac­tua­li­dad exis­te la ne­ce­si­dad del “pri­mer anun­cio” del evan­ge­lio en nues­tra tie­rra rio­ja­na y, en oca­sio­nes, tam­bién den­tro de nues­tras co­mu­ni­da­des cris­tia­nas (vgr: en los ni­ños y en los  ado­les­cen­tes  que re­ci­ben los sa­cra­men­tos de ini­cia­ción cris­tia­na y en sus fa­mi­lias, o en los no­vios que se pre­pa­ran para ca­sar­se).

Con mo­ti­vo del Año de la Fe, el Papa Be­ne­dic­to XVI,  nos re­cor­da­ba que tan im­por­tan­te como cul­ti­var y tras­mi­tir los con­te­ni­dos de la fe, que in­ten­ta­mos desa­rro­llar­los en pro­ce­sos ca­te­qué­ti­cos o en iti­ne­ra­rios for­ma­ti­vos, es cui­dar el acto de fe, que sur­ge como res­pues­ta al pri­mer anun­cio y que hace que de­ci­da­mos co­men­zar a se­guir a Je­su­cris­to con ple­na li­ber­tad. (Cfr. Por­ta Fi­dei 10).

A la hora de ha­blar de “pri­mer anun­cio” po­dría­mos en­ten­der­lo en una do­ble ver­tien­te: como un es­ti­lo, se­gún el cual, se pro­po­ne la Igle­sia y como una prác­ti­ca evan­ge­li­za­do­ra con­cre­ta.

En el pri­mer su­pues­to, más que una ac­ción en­tre tan­tas otras, con el “pri­mer anun­cio” es­ta­mos aden­trán­do­nos en un es­ti­lo de ha­cer las co­sas, que des­cri­be y de­fi­ne el com­por­ta­mien­to que la Igle­sia en su con­jun­to asu­me en las si­tua­cio­nes de fron­te­ra, de en­cuen­tro con la reali­dad y con las per­so­nas que es­tán en si­tua­cio­nes ex­ter­nas a sus círcu­los ha­bi­tua­les; los que de­no­mi­na­mos ale­ja­dos y au­sen­tes (Cfr. Fran­cis­co, Evan­ge­lii Gau­dium 14). Esto ge­ne­ra una men­ta­li­dad, un es­ti­lo de pre­sen­tar­nos y de in­ter­ve­nir como Igle­sia ante una so­cie­dad post­cris­tia­na, que debe ser par­ti­cu­lar­men­te cui­da­da pues­to que, casi sin que­rer­lo, es la ima­gen y el pri­mer con­tac­to que mu­chos de nues­tros con­tem­po­rá­neos tie­nen con no­so­tros.

En el se­gun­do caso, el “pri­mer anun­cio” pue­de ser en­ten­di­do como una ac­ción pas­to­ral con­cre­ta en la prác­ti­ca co­ti­dia­na con per­so­nas y gru­pos par­ti­cu­la­res. Po­dría­mos de­fi­nir­la como “aque­llas ac­cio­nes evan­ge­li­za­do­ras es­pe­cí­fi­cas, es­pon­tá­neas u or­ga­ni­za­das, rea­li­za­das por per­so­nas o gru­pos con el fin de pro­po­ner el men­sa­je nu­clear del Evan­ge­lio –Cris­to re­su­ci­ta­do, me­dia­dor de la co­mu­nión con Dios– a quie­nes no co­no­cen a Je­sús, a los que ha­bién­do­le co­no­ci­do se han ale­ja­do y a quie­nes pien­san que lo co­no­cen pero vi­ven con una fe su­per­fi­cial; lo pro­po­nen, en fin, con la in­ten­ción de sus­ci­tar en ellos ese in­te­rés por Je­su­cris­to que pue­de con­du­cir a una pri­me­ra con­ver­sión y ad­he­sión a la fe o a un des­per­tar y re­no­va­ción de la fe en Él”. (Con­clu­sio­nes del “XI Con­gre­so de los Obis­pos eu­ro­peos y de los Di­rec­to­res na­cio­na­les de Ca­te­que­sis” so­bre la co­mu­ni­dad cris­tia­na y el pri­mer anun­cio (Roma, 4-7 Mayo 2009)”. Desa­rro­llar es­tas ac­cio­nes pas­to­ra­les con­cre­tas, va a su­po­ner­nos un es­fuer­zo que debe con­du­cir­nos a in­cre­men­tar la ca­li­dad a la hora de pro­po­ner nues­tros pro­ce­sos ca­te­qué­ti­cos y a crear un pór­ti­co ade­cua­do don­de tra­te­mos de ma­ne­ra crea­ti­va y pe­da­gó­gi­ca el “pri­mer anun­cio del Evan­ge­lio”.

Así pues, am­bas ver­tien­tes de lo que en­ten­de­mos por “pri­mer anun­cio”, van a ser muy úti­les a la hora de se­guir desa­rro­llan­do nues­tra Mi­sión Dio­ce­sa­na EUN­TES, es­pe­cial­men­te a la hora de di­se­ñar “es­tra­te­gias pas­to­ra­les” que nos per­mi­tan re­no­var­nos y ser crea­ti­vos, al aden­trar­nos en el anun­cio del Evan­ge­lio a los ale­ja­dos y au­sen­tes de nues­tras ciu­da­des y pue­blos rio­ja­nos.

escribano_firma
✠ Carlos Escribano Subías
Obispo de Calahorra y La Calzada-Logroño

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s